Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Obama acelera el traslado de presos de Guantánamo

Aprobó la mayor transferencia de detenidos; 15 personas fueron a Emiratos Árabes

SEGUIR
LA NACION
Miércoles 17 de agosto de 2016
0

NUEVA YORK.- El gobierno de Estados Unidos anunció el traslado de 15 prisioneros de la prisión de Guantánamo, en Cuba, a los Emiratos Árabes Unidos. Es la mayor transferencia de detenidos desde que el presidente Barack Obama firmó el decreto para cerrar la prisión, un ícono de violaciones de derechos humanos.

El traslado de los prisioneros, 12 yemeníes y tres afganos, fue anunciado antenoche por el Pentágono, y redujo la población carcelaria de Guantánamo a 61 prisioneros. El gobierno federal prevé el pronto traslado de otros 20 prisioneros.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama. Foto: AFP / Archivo

"Estados Unidos agradece al gobierno de los Emiratos Árabes Unidos por su gesto humanitario y disposición para apoyar los esfuerzos de Estados Unidos para cerrar el centro de detención de Guantánamo", indicó un comunicado del Pentágono.

En su último año al frente de Estados Unidos, la administración de Obama ha ultimado los esfuerzos para cumplir con una de las principales promesas de la campaña presidencial de 2007 y 2008 del mandatario. Pocos días después de llegar a la Casa Blanca, el 22 de junio de 2009, Obama firmó el decreto que ordenó el cierre de la prisión donde la CIA torturó prisioneros para obtener información sobre terroristas, entre ellos el abatido líder de Al-Qaeda, Osama ben Laden.

Por el momento, nada garantiza que Obama lograra cumplir con su promesa antes de dejar la Casa Blanca, a pesar de los esfuerzos de su gobierno por acelerar el traslado de prisioneros fuera de la isla. El gobierno federal decide el destino de cada prisionero en una "revisión periódica", caso por caso, que involucra a todas las agencias que velan por la seguridad nacional del país.

Guantánamo es aún un tema de debate en Estados Unidos. Para sus defensores, es un pilar de la seguridad nacional y la lucha contra el terrorismo. Anteayer, Donald Trump, candidato presidencial de los republicanos, dijo que mantendrá la prisión abierta. La candidata demócrata, Hillary Clinton, ha respaldado el plan para cerrar la cárcel. Para sus detractores, el centro de Guantánamo es una vergüenza nacional que daña la imagen de Estados Unidos, que además es caro, y les brinda una "herramienta de reclutamiento" a los terroristas. Obama ha calificado la prisión como una "mancha" para el país.

La cárcel llegó a albergar casi 800 prisioneros, la mayoría de ellos supuestos terroristas capturados en Afganistán luego de los ataques del 11 de septiembre de 2001. Con el tiempo, la prisión se convirtió en un sinónimo tortura por el uso del "submarino" para extraer información de los prisioneros, a quienes se les ha negado un juicio en Estados Unidos.

La gran mayoría de los prisioneros fue trasladada durante la presidencia de George W. Bush. Nueve murieron allí. Otros fueron sometidos a juicios en comisiones militares. Ninguno de los 15 detenidos transferidos el último fin de semana fue formalmente acusado en un juicio durante los más de 14 años que cada uno de ellos permaneció bajo custodia en Cuba.

El principal destino de los prisioneros ha sido Medio Oriente: Omán y, luego de este último traslado, los Emiratos Árabes Unidos han sido los dos países que más detenidos han recibido, pero la lista también incluye a Gran Bretaña, Ghana, Bosnia, Eslovaquia, Estonia, Uruguay -que tomó seis prisioneros-, España, Italia, Portugal, Serbia, Kazakhstán y El Salvador, entre otros países.

Obama presentó su último plan para terminar de "vaciar" la cárcel a principios de este año, sólo para toparse con la misma oposición de siempre de los republicanos en el Congreso, que no quieren permitir el ingreso al país de ninguno de los detenidos. De allí que el Pentágono y el Departamento de Estado busquen trasladarlos a otros países, un proceso que conlleva más tiempo.

"Es en contra de la ley, y seguirá siendo en contra de la ley, transferir a terroristas detenidos a suelo norteamericano", dijo a principios de este año el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, el republicano de mayor rango del Congreso.

Peter King, un congresista republicano que ha sido uno de los más acérrimos defensores de la prisión, dijo después de que se conoció el último traslado de prisioneros que la "obsesión" de Obama por cerrar el centro de detención es peligrosa para el país.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas