Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Caos vial en Constitución por el cierre de un centro comercial

El Paseo La Estación cerró el domingo sin avisar; los puesteros interrumpen el tránsito para protestar por la medida

SEGUIR
LA NACION
Jueves 18 de agosto de 2016
Salta y Brasil se convirtió en un campamento improvisado
Salta y Brasil se convirtió en un campamento improvisado. Foto: DyN
0

Hace cuatro días que puesteros de un centro comercial privado de Constitución cortan el cruce de Brasil y Lima, a media cuadra de la terminal ferroviaria, para reclamar por sus lugares de trabajo. Los dueños del predio Paseo La Estación cerraron las persianas de la feria el domingo último sin previo aviso a sus inquilinos y, desde entonces, 800 familias se quedaron en la calle y con su mercadería guardada en los locales.

La manifestación, que incluyó la instalación de una carpa en la que los vendedores pasan la noche, provoca problemas de tránsito en la zona, sobre todo en la calle Salta, por donde se deben desviar los automóviles y colectivos que llegan desde el Sur hacia el centro de transbordo de Plaza Constitución. La Policía Federal custodia los accesos y el caos vehicular se hace sentir en horario pico, según constató LA NACION. Por momentos, hay tensión con los uniformados.

"Los dueños nos quieren meter presión para que aceptemos que cada seis meses el alquiler de los puestos suba un 20%. Eso no era lo que habíamos arreglado de palabra. Ya estamos en cifras cercanas a los $ 30.000 mensuales", dijo a LA NACION Scott Velarde, uno de los referentes de los comerciantes. El delegado denunció que la administradora del predio, a la que identificó como Ana María Martínez, "se quedó con la mercadería y no contesta el teléfono".

Foto: LA NACION

El lugar tiene 10.000 m2, cuenta con dos plantas y alrededor de 450 pequeños locales. El paseo comercial tal como es conocido ahora tiene tres años de antigüedad, pero el espacio funciona desde hace unos ocho años. Ante la manifestación de los vendedores para exigir que se reabra el espacio, la Policía Federal montó un operativo de custodia. Desde la Subsecretaría de Tránsito porteña se ocupan del reordenamiento de la circulación vehicular.

"No queremos participar de ningún disturbio. Sólo queremos seguir trabajando y que nos expliquen por qué nos cerraron las puertas. Ya pagué el alquiler de mi puesto por agosto", se quejó a LA NACION Eduardo, uno de los primeros vendedores de este galpón comercial. Por su local de tres por dos metros abona $ 25.000 por mes. El hombre mantiene a su mujer y sus cinco hijos con la venta de camperas y pantalones.

Hasta ayer, sólo representantes de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad se habían acercado al lugar del conflicto con la intención de interceder entre las partes y gestionar una mediación. Los manifestantes, en tanto, se presentaron anteayer en el Juzgado de Instrucción N° 8 para dar a conocer su situación.

Desde el gobierno porteño se indicó que el predio no está clausurado, sino que "está en proceso de análisis documental" por los reiterados cambios de socios que registra.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas