Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cedió el Gobierno y la aplicación de la boleta electrónica será parcial en 2017

Su uso en todo el país fue objetado; el escrutinio provisorio quedará a cargo de la CNE

Viernes 19 de agosto de 2016
SEGUIR
LA NACION
0

El Gobierno decidió ceder para avanzar. Ante las objeciones que presentaron la oposición, la justicia electoral y dirigentes de la sociedad civil, el oficialismo resolvió que la implementación de la boleta electrónica, eje de la reforma política que promueve la Casa Rosada, será gradual: alcanzará a todo el país sólo en 2019 y no en las próximas elecciones, como está previsto en el proyecto del Poder Ejecutivo.

La decisión, que fue adelantada el lunes por LA NACION, se tomó en los últimos días ante la dificultad del oficialismo de reunir la mayoría necesaria, de la mitad más uno del total de cada cámara. Con ese mismo objetivo, Cambiemos ayer anunció también que, en caso de sancionarse la reforma, el escrutinio provisorio, hoy a cargo del Ministerio del Interior, quedará a cargo de la Cámara Nacional Electoral.

La aplicación de la Boleta Única Electrónica será parcial en 2017
La aplicación de la Boleta Única Electrónica será parcial en 2017. Foto: Archivo / DYN

El anuncio lo hizo el presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales, el macrista Pablo Tonelli.

"Con el fin de dotar de la mayor transparencia posible todo el proceso electoral, hemos decidido propiciar un cambio: atribuirle la competencia para la realización del escrutinio provisorio y la difusión de estos resultados a la Cámara Nacional Electoral", dijo, en el inicio de una reunión de comisión, que enseguida se suspendió por falta de quórum.

El traspaso de esa tarea a la Justicia era un reclamo coincidente de las fuerzas que eran oposición hasta diciembre pasado. También de la Cámara Electoral, actor clave en el proceso electoral, por lo que la modificación podría allanar el camino para la aprobación de la reforma.

El encuentro de comisión no generaba expectativas porque el oficialismo todavía no alcanzó un acuerdo con el sector más dialoguista de la oposición para emitir dictamen.

Las negociaciones son intensas, pero se desarrollan en una mesa chica, en paralelo al trabajo de la comisión. Anteayer, el secretario de Asuntos Políticos, Adrián Pérez, visitó al presidente de la Cámara baja, Emilio Monzó, para acordar la estrategia legislativa. Cambiemos negocia modificaciones con el Frente Renovador y el Bloque Justicialista.

La idea del oficialismo es que la boleta electrónica se aplique el año que viene en un mínimo del 30 por ciento del padrón. Los primeros distritos en donde se aplicaría serían los que ya utilizan ese sistema de votación, Salta y la ciudad de Buenos Aires, y por aquellos que tengan la intención de sumarse.

En la Casa Rosada van a avanzar en consultas con los gobernadores de Río Negro y Tierra del Fuego, provincias que también podrían estar en la primera tanda. También Córdoba y Santa Fe, que usan la boleta única de papel. Las provincias en las que no se aplique el sistema electrónico continuarán con el sistema vigente, de boleta partidaria de papel.

En el oficialismo destacaban ayer que la posibilidad de que convivan los dos sistemas ya estaba prevista en el proyecto. Se contemplaba esa opción para las provincias que tuvieran dificultades para implementar el nuevo modelo de votación.

La aplicación gradual serviría, dijeron a LA NACION en el bloque de Cambiemos, para evitar las críticas por la falta de tiempo, y, además, el Gobierno podría llegar a 2019 con el objetivo cumplido de haber enterrado el actual sistema de votación.

Todavía quedan pendientes varios debates. Entre los puntos a discutir, surge la imposibilidad de cortar boleta en las PASO. Si bien el Gobierno mostró la semana pasada disposición para dar marcha atrás con esa reforma, en los últimos días tomó la decisión de insistir en ese punto del proyecto, que genera críticas entre la oposición.

Idas y venidas del proyecto

Apuro oficial

La reforma política que impulsa el Gobierno incluía como punto central la aplicación, en todo el país, de la boleta única electrónica (BUE) a partir de las elecciones legislativas del año que viene

Objeciones

Sin embargo, el oficialismo recibió numerosas objeciones, sobre todo a los tiempos del proyecto, ya que, argumentaron desde la oposición, el plazo hasta las legislativas no garantizaba una correcta aplicación

Nuevos plazos

Frente a los cuestionamientos, el Gobierno aceptó avanzar de manera gradual en la reforma, de modo de que recién en 2019 se utilizará en todo el país la boleta electrónica

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas