Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Las ciudades del interior tienen muy pocos vuelos comparadas con la región

La falta de rutas que unan destinos sin pasar por Buenos Aires genera escasa oferta en Córdoba, Tucumán, Rosario, Mar del Plata o Mendoza

Lunes 22 de agosto de 2016
SEGUIR
LA NACION
0

Varias generaciones de argentinos se quejaban de que la traza ferroviaria no beneficiaba el federalismo, ya que una gran parte de ella terminaba en forma concéntrica en Buenos Aires. Más de un siglo después, el dibujo de las rutas aéreas argentinas replica un esquema similar.

El sesgo aéreo argentino, que torna muy compleja la posibilidad de moverse por el país en avión sin pasar por Buenos Aires, ha dejado a grandes ciudades del interior con muchas menos frecuencias de vuelos que otras de tamaño parecido en América latina.

Tucumán, Mar del Plata, Córdoba, Rosario y Mendoza, por poner cinco ejemplos, cuentan con menos vuelos que otras poblaciones comparables. Según el Censo 2010, la ciudad de Córdoba tiene 1,33 millones de habitantes y podría llegar a 1,6 millones actualmente con su zona de influencia. Cuenta, en promedio anual, con 147 frecuencias por semana y es la segunda ciudad argentina, después de Buenos Aires, en cantidad de despegues y aterrizajes. Ahora bien: Natal, una ciudad de Brasil que tiene 903.000 habitantes, pero que llega con su zona de influencia a 1,4 millones, para ese mismo tiempo reporta 193 frecuencias.

Si de Brasil se trata, Florianópolis, con alrededor de un millón de habitantes, tiene 313 vuelos semanales en promedio, aunque, claro está, es una ciudad eminentemente turística. Aquí bien podría compararse con Mar del Plata, con 614.000 habitantes. El balneario bonaerense tiene 31 vuelos semanales en promedio, una cifra muy baja si se cuenta que en verano hay mayor cantidad de servicios por la temporada alta. Lo que es peor, prácticamente no hay servicios regulares a Mar del Plata desde el interior. Allí se llega por ómnibus o en auto.

Siempre según datos del Indec de 2010, el Gran Rosario, un aglomerado urbano que incluye a las localidades vecinas, tiene 1,236 millones de habitantes, de los cuales alrededor de 950.000 son propiamente de Rosario. Allí hay 44 vuelos semanales, y desde que Sol Líneas Aéreas dejó de volar hace ya varios meses, los servicios que no pasan por Buenos Aires son escasos. El caso de Rosario y sus 44 frecuencias se podría comparar con Bucaramanga, una ciudad del norte de Colombia que tiene 521.000 habitantes y 1,132 millones si lo que se toma es la zona metropolitana. Es una ciudad eminentemente empresaria y tiene 152 vuelos semanales, tres veces los que llegan y parten desde Rosario.

Las comparaciones podrían seguir. Campo Grande, en pleno Mato Grosso brasileño, tiene alrededor de 840.000 habitantes y 149 frecuencias semanales, un número que no cuenta ninguna de las ciudades importantes del interior.

El poco desarrollo del mercado aerocomercial en el interior es algo que el nuevo gobierno y las autoridades de las aerolíneas no han dejado pasar por alto. Por caso, la CEO de Aerolíneas Argentinas, Isela Costantini, ya presentó una carta formal al gremio que agrupa a los pilotos de Austral (UALA) para basar comandantes en Córdoba y montar un segundo centro de operaciones importantes en la ciudad. Algo similar miraron los empresarios que manejan la llegada de Avianca. Aunque por ahora con los planes algo demorados, la empresa colombiana también había decidido empezar a operar con una importante localización en Córdoba.

Diego Fargosi, abogado del estudio Fargosi, Klein & Sasia, dice que hay que promover la aviación regional, como lo hicieron Australia y Brasil. "Pare eso debe crecer el mercado. Es preferible tener el 80% de 20 millones de pasajeros que de nueve", finalizó.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas