Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Alberto Dalla Vía: "La Cámara Nacional Electoral no cederá el control de las elecciones"

El juez cuestiona el proyecto de boleta única electrónica que impulsa el Gobierno

Lunes 22 de agosto de 2016
SEGUIR
LA NACION
0
Foto: LA NACION / Soledad Aznarez

La incorporación de una urna que expida la boleta única electrónica (BUE), una máquina, a la hora de votar garantiza la celeridad, pero no la transparencia. Por eso, los jueces y la Cámara Electoral no podemos ni debemos renunciar a ejercer funciones de control." Así lo afirma Alberto Dalla Vía, en su carácter de presidente de la Cámara Nacional Electoral, y sus afirmaciones, en buena medida, dejan traslucir el malestar que sienten muchos jueces federales por la intención del Gobierno de avanzar rápidamente con un proyecto para incorporar la boleta única electrónica.

En efecto, la idea original de crear un organismo electoral dentro del Poder Ejecutivo fue dejada de lado por las quejas de los magistrados. El Ejecutivo también pretendía unificar el calendario electoral nacional y provincial en sólo dos domingos, pero los gobernadores le explicaron que tienen sus necesidades.

Así, aquel proyecto amplio quedó reducido tan sólo a la introducción de la BUE, similar a la que se usó en Salta y en la Capital Federal, y a un proyecto para tornar obligatorios los debates presidenciales. Pero aun así los jueces siguen siendo muy críticos del proyecto oficial por incorporar la BUE.

-¿Por qué objeta la BUE, si en la Capital permitió un recuento rápido y la gente quedó satisfecha?

-Porque el proyecto no nos permite a los jueces ejercer suficientes controles. Fíjese: ese proyecto establece que nosotros tendremos la facultad de controlar el hardware, es decir, las máquinas que comprará el Poder Ejecutivo; el software que usarán las máquinas y que comprará el Gobierno; el escrutinio de los votos, y la trazabilidad de la distribución de las urnas. Sin embargo, no sólo nosotros no diseñamos ese sistema -a diferencia de Brasil, donde la justicia desarrolla el software y las máquinas, para evitar trampas-, sino que no nos dan los recursos necesarios para hacerlo. Es decir, estaríamos trabajando a ciegas. Y nosotros, los jueces, no podemos privatizar la soberanía popular y rendirnos frente a una urna electrónica.

-Sin embargo, el Gobierno acaba de ceder y le entregó a la Justicia la realización del escrutinio provisional, que actualmente está en manos de Interior. Esto agrega transparencia.

-Sí, esa modificación es positiva, pero no alcanza. Tenemos que poder auditar todos los pasos de la elección, para seguridad de la población. La Argentina tiene una tradición de control judicial y no debemos desaprovechar esa experiencia.

-¿Cuántas urnas serían necesarias para cubrir una elección?

-Tantas como mesas hay en el país, es decir, unas 100.000 urnas.

-¿Qué es lo que ustedes necesitarían?

-Nosotros, para poder auditar todo el sistema, necesitamos que la futura ley nos asigne un presupuesto propio y que esas partidas estén garantizadas en el presupuesto nacional y no dependa de la voluntad del titular de Hacienda. Necesitamos contratar ingenieros y personal que audite las urnas, y un técnico y un fiscal por cada establecimiento de votación, para seguir la distribución de las urnas y solucionar cualquier problema que surja. Actualmente, por ejemplo, el Renaper toma fotos y huellas y nos pasa esa información para que hagamos los padrones y nosotros debemos confiar en su veracidad, porque no tenemos forma de chequearla. Ahora nos va a pasar lo mismo con la urna electrónica?

-¿Cuánto tiempo tienen para hacer la auditoría?

-Le aclaro que todavía no sabemos qué es lo que tenemos que auditar, pero el proyecto ya fijó un plazo: 120 días antes de la elección, es decir, el 15 de abril.

-Sin embargo, a los ciudadanos les parece eficiente y positivo dejar atrás las boletas de papel.

-En la mayor parte del mundo se sigue votando con papel. La CNE siempre sostuvo que hay que dejar de lado la lista sábana y pasar a una boleta única, de papel o electrónica. El problema no está en el sistema, sino en asignarle a esa BUE un efecto mágico, ilusorio y de transparencia, que no lo tiene. El escrutinio será más rápido, pero no más transparente.

-Las listas sábana seguirán vigentes.

-La boleta electrónica reduce el efecto arrastre que se nota cuando hay boletas en las mesas. Pero sí la lista sábana continuará, porque no se modifica el sistema proporcional ni el método D'Hont de distribución de bancas, aunque en la BUE aparezcan sólo las cabezas de esas listas. El proyecto tampoco encara una verdadera reforma política, porque no modifica la ley de partidos políticos, que deberían ser fortalecidos.

-¿Cuáles son los aspectos positivos que le ve al proyecto?

-Se fueron solucionando algunos temas. Por ejemplo, originariamente el Gobierno proponía que las PASO fueran voluntarias, pero la UCR y el PJ reclamaron que siguieran siendo obligatorias. Ese proyecto también pretendía que cada ciudadano pudiera votar sólo dentro de un único partido, pero esto también se corrigió, para darles más libertad a los electores, como tienen ahora, y podrán votar por distintos partidos cuando elijan diputados, senadores o presidente. El proyecto siempre es perfectible. Otro de los aspectos positivos es que habrá un fiscal ante la Cámara Nacional Electoral, y el número de peritos contadores, que inspeccionan el financiamiento de los partidos, subirá de 8 a 24. Pero el tema central es que el proyecto debilita el control judicial. En 2009 el Gobierno nos sacó atribuciones para transferirlas a la Dirección Nacional Electoral y al Ministerio del Interior y ahora siguen dentro del Ejecutivo. Los jueces queremos recuperar las facultades que nos sacaron.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas