Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El arreglo del Irizar ya costó más que un nuevo rompehielos

Por la restauración del barco militar se gastaron US$ 284 millones; un buque similar cuesta unos US$ 250 millones

Martes 23 de agosto de 2016
SEGUIR
LA NACION
0
El Irizar quedó inutilizado en 2007 por un incendio
El Irizar quedó inutilizado en 2007 por un incendio. Foto: Archivo

Con la restauración del rompehielos Irizar -inutilizado por un incendio en abril de 2007- y los alquileres sucesivos de buques para sustituirlo en las campañas antárticas, hubiera sido más barato y más rápido construir uno nuevo. Se llevan gastados US$ 284 millones, cuando construir un rompehielos "cero kilómetro" habría costado US$ 250 millones y estado listo en tres años, según estiman fuentes navales.

Así lo confirmaron a la nacion altas fuentes del Ministerio de Defensa, que confían en que el emblemático rompehielos ingresó ya en la última etapa del proceso de recuperación. Sólo esperan que se den las condiciones para someterlo a las pruebas de agua y, más tarde, a las pruebas de hielo.

Los US$ 284 millones invertidos hasta ahora se discriminan así: US$ 147 millones en la restauración específica del buque -US$ 143 millones durante el gobierno kirchnerista y otros US$ 4 millones en la actual gestión macrista- y US$ 137 millones por el alquiler de los buques polares Vasily Golovnin (ruso) y Timca (holandés), que reemplazaron al Irizar en las sucesivas campañas anuales de abastecimiento de las bases antárticas. A ello habrá que sumar a fin de año otros US$ 17 millones para alquilar barcos apropiados para la campaña 2016/2017.

Ese nuevo arrendamiento llevará el importe final de gastos a US$ 301 millones, pero la suma de inconvenientes no se detiene. El mes pasado, el rompehielos Irizar debía ser sometido a las pruebas de agua, pero no fue posible. Se advirtió que el barco no podía ser sacado de los astilleros del complejo Tandanor porque es imperioso realizar obras de dragado para que pueda desplazarse sin correr riesgos. Esa obra es responsabilidad de la Subsecretaría de Puertos y Vías Navegables, que depende del Ministerio de Transporte, y requerirá una inversión adicional de $ 20 millones.

La recuperación

En el interior del Irizar, los trabajos de modernización están casi terminados. El jefe de la Armada, vicealmirante Marcelo Hipólito Srur, estimó en un 90% el avance de las obras. En el Ministerio de Defensa informaron que se hicieron el recambio y la repotenciación de los motores de impulsión; fueron actualizados los sistemas de navegación; se renovaron los circuitos eléctricos, neumáticos e hidráulicos; hay 60 nuevos camarotes para transportar principalmente a científicos, y se construyeron 40 laboratorios para permitir el trabajo de investigadores en alta mar. "Sobre el casco se fabricó prácticamente un nuevo rompehielos", resumió el ingeniero Walter Ceballos, secretario de Logística, Cooperación en Emergencias y Gestión Cultural del Ministerio de Defensa, que tiene a su cargo el proyecto Irizar.

Ceballos confirmó a la nacion que para la próxima campaña antártica el país deberá recurrir a otros barcos. "Todavía no resolvimos si vamos a alquilar o a comprar un buque polar. Pero en cualquiera de los dos casos el presupuesto no superará los US$ 17 millones", afirmó el funcionario. Los buques polares son barcos con el casco reforzado, lo que les permite navegar en zonas de hielo. Pero no pueden cumplir la función específica de un rompehielos, que es lograr abrir el paso entre los témpanos, en medio de temperaturas bajas y en condiciones rigurosas.

La expectativa del Gobierno es que el Irizar pueda acompañar a los barcos que realicen la próxima campaña antártica exclusivamente para realizar las pruebas de hielo, que debe superar antes de lograr su habilitación. Fuentes navales indicaron a la nacion que antes de iniciar las obras de reparación del rompehielos Irizar el gobierno kirchnerista pidió condiciones a los astilleros Wärtsilä, de Helsinki, que pasó un presupuesto de US$ 132 millones, para un trabajo de 30 meses.

Según pudo saber la nacion, ese monto era entonces casi cinco veces mayor que el costo aproximado de un barco usado.

Así lo reveló el actual ministro de Defensa, Julio Martínez, cuando era diputado nacional, en un pedido de informes presentado hace dos años a la gestión del kirchnerista Agustín Rossi. "Un rompehielos usado de un tipo similar al Irizar, como el Admiral Makarov, de 1975, se ofrece en el mercado en US$ 19 millones", advertía el legislador radical.

Sudáfrica, en tanto, hizo lo que la Argentina no pudo. En noviembre de 2009, encargó a un astillero finlandés la construcción del rompehielos Agulhas II. Costó US$ 146 millones y en abril de 2012 ya estaba listo para navegar.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas