Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Multan a más de 1500 mendocinos por contratar servicios sexuales

Los ciudadanos deberán pagar alrededor de 3 mil pesos, ya que la práctica está prohibida por el Código de Convivencia; autoridades hacen recorridos sorpresivos por las calles

Martes 23 de agosto de 2016 • 10:28
SEGUIR
PARA LA NACION
Multan a más de 1500 mendocinos por contratar prostitutas
Multan a más de 1500 mendocinos por contratar prostitutas. Foto: Archivo / Rodrigo Néspolo / LA NACION

Contratar servicios sexuales en Mendoza puede salir muy caro. Así las cosas, quienes pagaron por sexo en la vía pública y fueron advertidos por los inspectores de la comuna de Capital tuvieron que hacerle frente a una dura sanción, ya que esta práctica está prohibida por el Código de Convivencia de la comuna, en sus artículos 41 y 42.

Según datos suministrados por la Municipalidad de la Ciudad de Mendoza, en lo que va del año ya son 1504 los ciudadanos multados, con unos 3000 pesos por infracción. Esta situación ha generado el ingreso a las arcas municipales de 1 millón de pesos. El mes de marzo fue el que registró la mayor cantidad de casos: 257 infractores, mientras que la tendencia viene en baja, por lo que agosto apenas supera los 100.

Del total de actas, un tercio fueron pagadas (535 multas), mientras que 169 infractores presentaron un descargo y 800 fueron notificados en sus domicilios.

"Con la aplicación de la norma y la presencia municipal, se observa una disminución de la oferta sexual en la vía pública. Todos los días se realizan operativos con puestos fijos y móviles con la presencia de preventores, policía departamental de Capital e inspectores de tránsito, en determinadas zonas de la ciudad", explicó Raúl Levrino, secretario de Seguridad Ciudadana, en relación a las zonas más calientes, como la Tercera y Cuarta Secciones.

Los preventores abocados a esta tarea realizan recorridos especiales y sorpresivos por las calles donde se registra mayor movimiento de prostitutas y clientes. Una vez que detectan al infractor, lo identifican (por lo general se toma registro del vehículo) y se realiza la correspondiente acta.

Según indicaron desde la comuna, la sanción es de 2000 Unidades Tributarias Municipales (U.T.M.) de $1,49 cada una, equivalente a 2980 pesos. De esta manera, si la persona multada cumple con el pago dentro de los 5 días hábiles obtiene un descuento de 30%, por lo que termina abonado unos 2000 pesos. Sin embargo, para el infractor que evade esta instancia, el dolor de cabeza puede ser mayor: la Secretaría de Seguridad Ciudadana lo notifica en el domicilio particular.

El Código de Convivencia en la Ciudad de Mendoza, bajo la ordenanza 3877/14, se sancionó en octubre del 2014. Un año después, en cuanto a la prohibición de los servicios sexuales callejeros, la comuna decidió comenzar a sancionar a los infractores con operativos especiales. Esta normativa además regula el uso del espacio público, bajo estrictas sanciones: prohíbe actividades en los semáforos, la venta ambulante y limita las protestas sociales.

En cuanto a la oferta sexual, el Código deja en claro su alcance en dos artículos:

Artículo 41: Normas de Conducta.

Se prohíben el ofrecimiento, solicitud, negociación y aceptación directa o indirectamente de servicios sexuales retribuidos en el espacio público de la Ciudad de Mendoza, en todo su radio municipal y de forma especial cuando excluyan o limiten la compatibilidad de los diferentes usos de dicho espacio público.

Artículo 42: Régimen de Sanciones.

La autoridad municipal se limitará inicialmente a recordar a las personas que incumplieran este precepto, que dichas prácticas están prohibidas por la normativa vigente. Si estas personas persistieran en su actividad, se procederá al inicio del correspondiente procedimiento administrativo sancionador y a toda aquella actuación que legalmente corresponda derivada de la identificación de dichas personas.

Así las cosas, para las autoridades comunales, el accionar oficial ha logrado que la oferta sexual en la vía pública muestre una evidente disminución. Con los controles sorpresivos y las intimaciones a domicilio, parece que la decisión de pagar por sexo viene cada vez más en baja, al menos en las calles de la capital mendocina. Puertas adentro, la situación parece no cambiar demasiado, a pesar de que en diciembre de 2012 el Concejo Deliberante de la Ciudad de Mendoza aprobó una ordenanza que prohibió la habilitación y funcionamiento de locales donde pueda ejercerse la prostitución.

En esta nota:
Te puede interesar