Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

¿Debe el running aportar al atletismo?

Una encuesta de LNCorre intenta abrir un debate necesario entre todas las partes: atletas, organizadores, sponsors, dirigentes, entrenadores y corredores amateurs; resultados que marcan una postura

Viernes 26 de agosto de 2016 • 00:25
SEGUIR
PARA LA NACION
0

Terminaron los Juegos Olímpicos de Río 2016 y con ello mermó el furor por los deportes que no sean fútbol, básquetbol, tenis... Para quienes corren, corremos, el estado de ebullición que propició la dispar actuación de los 6 maratonistas y de Belén Casetta en 3000 metros obstáculos motivó un sinfín de opiniones, fundadas y no tanto, sobre qué pasará con este envión que se generó en Río de Janeiro, donde, por primera vez, se completó el cupo de atletas argentinos que corrieron los 42,195km.

La pregunta simple (¿Te gustaría que un % de las inscripciones a las #carreras de calle y #trail se inyecten en el #atletismo?) que se realizó el miércoles de la semana pasada en la cuenta de Twitter de LNCorre no buscó más que conocer la opinión de los seguidores. La idea, en verdad, no es otra que abrir un debate que convoque a todas las partes que componen los universos del atletismo y del running, dos polos que verdaderamente se necesitan: los atletas, los verdaderos protagonistas, los entrenadores, los dirigentes, los organizadores, los sponsors y los corredores amateurs.

Los resultados marcan que votaron 3187 personas en total. Un 78% votó afirmativamente (2486) que estaría de acuerdo o le gustaría que un porcentaje del valor de las inscripciones a las carreras de calle y trail running sirvan para fomentar el atletismo. Mientras que un 22% (701) votó negativamente. Los números, fríos y gráficos a la vez, muestran claramente una postura.

Es evidente, que el apoyo a los deportistas en general ha mejorado sensiblemente desde la creación del Enard en 2009 (empezó a funcionar en agosto de 2010). El impuesto del 1% de la facturación de la telefonía celular se derramó en los deportistas que ya tienen credenciales para ser olímpicos o lo son. El punto es que, en el caso del atletismo, la base de la pirámide es cada vez más chica.

Un informe de LNCorre , en su edición impresa de octubre de 2015, detalló que en la Argentina existen poco más de 240 pistas. Pero, ¿cuántas son realmente utilizadas? ¿Cuántas están aptas y en condiciones? Por caso, en Capital Federal, a dos años de los Juegos Olímpicos de la Juventud, existe por el momento una sola pista de tartán con 8 andariveles y está en el Cenard. Esta tarde, el subsecretario de Deportes porteño Luis Lobo confirmó que la pista de Parque Chacabuco será renovada con solado sintético y mantendrá la gratuidad. La promesa del área olímpica en la zona sur de la ciudad de Buenos Aires aún es un proyecto que se entremezcla con intereses inmobiliarios poco claros que sueñan con tomar posesión del Cenard para trasladar las 11 hectáreas actuales en el norte rico de la Ciudad por 40 en el sur, en Villa Soldati, la zona más postergada de la capital.

Tomando casos testigo, por ejemplo, participar de la media maratón de Buenos Aires sale $420 y se estiman más de 20.000 inscriptos (el cupo máximo es de 25.000), mientras que el maratón de Buenos Aires cuesta $490 y se esperan más de 10.000 inscriptos (el cupo máximo es de 12.000). Sin contabilizar el ingreso de sponsors, la Asociación Civil Carreras y Maratones Ñandú, que organiza los 21 y los 42k, se garantizará un piso no menor a $13.500.000 de ingresos por inscripciones. Recordemos que las dos carreras más convocantes del calendario argentino, una vez más, no otorgarán premios dinerados. Por su parte, El Cruce, ideada por el Club de Corredores, en las últimas ediciones tuvo entre 2500 y 3000 corredores. Para la edición 2017 tendrá un costo de $10.500 (U$S700 en el caso de extranjeros) que le garantizan aproximadamente $26.250.000 de ingresos a una de las empresas pioneras en la organización de carreras en el país. Por supuesto que hay carreras mucho más pequeñas que son realizadas a pulmón como las solidarias o las del interior como la Maratón 6 Ciudades, en la localidad de 30 de Agosto, partido de Trenque Lauquen, cuya inscripción es de $100.

Los casos son dispares, es cierto. El punto es buscar un equilibrio que ayude al atletismo a ensanchar la base para que en un futuro no muy lejano puedan aparecer exponentes como Mariano Mastromarino, Luis Molina, Federico Bruno, Viviana Chávez, Rosa Godoy, María Peralta... En todo esto también vale preguntare qué papel juega y jugará la COMPAC (Cámara de Organizadores de Carreras). La respuesta es aún una incógnita. Próxima a tener su reconocimiento legal, la COMPAC busca nuclear a todos los organizadores del país para trabajar en conjunto en variados aspectos: permisos, seguridad, garantías, costo de los servicios, de la sanidad, las cuestiones impositivas, los seguros, etc. La búsqueda de trabajar en bloque aparece como auspiciosa. Su rol, en este camino de generar y aportar, será clave para destrabar, aunar criterios y franquear posturas díscolas que se muestran casi irreconciliables.

De una forma u otra, lo primordial es fortalecer la base, la estructura de una pirámide a partir de un trabajo mancomunado que tome al atletismo como una materia troncal imprescindible desde la escuela primaria. De esa manera es probable que más chicos se vuelquen al atletismo. Y aquí el running puede dejar su sello. Será cuestión de abrir aún más el debate. Con respeto y tolerancia. Siempre.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas