Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El gran desafío de los Pumas: saber manejar un triunfo

Las derrotas sobre la hora ante Sudáfrica son asiduas en el Championship; conservar un buen resultado es el reto

Viernes 26 de agosto de 2016
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Foto: LA NACION / Rodrigo Néspolo

SALTA.- Dos años atrás, en el mismo escenario en que Pumas y Springboks chocarán mañana, los argentinos desperdiciaron una ventaja de 12 puntos y terminaron cayendo por un penal a cuatro minutos del final. De hecho, apenas dos de los ocho partidos entre estos seleccionados por el Rugby Championship terminaron con diferencias mayores a 7 tantos en favor de los sudafricanos, que tres veces dieron vuelta el tanteador en los últimos 15 minutos y en otra alcanzaron un empate (2012). Algo similar a lo que sucedió el sábado pasado en Nelspruit. Sin embargo, las caras de los jugadores luego de la caída denotaban sentimientos distintos.

La situación parece repetirse, pero los Pumas sienten que responde a realidades distintas: aunque el desenlace del último partido fue el mismo, hoy están en una mejor posición como para ganarles a las potencias. Pesa el antecedente del año pasado en Durban, cuando consiguieron la primera victoria oficial ante los Springboks, así como el cuarto puesto en el Mundial. Sobre todo, y aunque ahora faltan algunos referentes de entonces, esta afirmación se sostiene en el hecho de tener mucho mejor asimilado el sistema de juego y en la confianza que ello les da.

"Antes, un triunfo era algo heroico, la excepción. En este momento el equipo siente que está en un pie de igualdad con Sudáfrica", afirmó Martín Landajo. "La del sábado fue la derrota que más nos dolió, porque aunque hace unos años perder por poco era bueno y nos íbamos más o menos contentos, hoy ya no lo es, hoy queremos ganarle. Ahora somos más protagonistas, lo dominamos. El equipo ya lo siente", amplió el medio-scrum.

Salvo el del 73-13 sufrido en Soweto en 2013 (la otra caída holgada fue por 27-6 en el debut absoluto de los Pumas en la competencia, un año antes), los partidos fueron parejos. El segundo, en Mendoza 2012, fue 16-16 por un try de Frans Steyn en el minuto 65. Al año siguiente y en el mismo lugar, la Argentina ganaba por 17-10 y cayó por 22-17 gracias a dos penales de Morné Steyn en los últimos nueve minutos. En Pretoria 2014, la intensa lluvia impidió un juego vistoso y un error en el inicio propició el único try y la derrota por 13-6. Y al sábado siguiente, la mencionada caída en el estadio Martearena, sitio de la revancha de mañana a las 16.40.

El sábado pasado, los Pumas vencían por 23-13 a falta de 10 minutos. Y parecían dominar estratégica y psicológicamente a los Springboks. Allí radica la principal diferencia respecto a las anteriores victorias que se escaparon. "Tienen que dolernos esas derrotas. Debemos acostumbrarnos a estar ganando y aprovechar la ventaja", advirtió Santiago González Iglesias. "Estamos en condiciones de dar ese paso, de cuidar el resultado. Trasladarle la presión al rival. La desesperación debe ser del que va perdiendo, no del que va ganando", subrayó el centro.

En el triunfo en Mendoza sobre Australia en 2014, la histórica victoria en Durban y el éxito contra Irlanda en un cuarto de final del Mundial este equipo logró llevar a cabo con eficiencia el plan y sobreponerse a la presión. El objetivo ahora es hacerlo con más consistencia.

Otro factor no menor es la actualidad del adversario. Sudáfrica pasa por una transición profunda: nuevo entrenador, renovación de medio plantel, una pareja de medios joven y sin experiencia (Faf de Klerk y Elton Jantjies), un estilo más aggiornado al rugby dinámico del hemisferio Sur. Australia, defensor del título y subcampeón mundial, perdió algunos jugadores a manos del rugby europeo y acumula cinco derrotas seguidas, su peor racha en los últimos 11 años. En contraste, Nueva Zelanda, que también atraviesa un recambio, sigue aplastando.

Los Pumas, pese a que perdieron algunos baluartes (Marcos Ayerza, Juan Martín Fernández Lobbe, Marcelo Bosch, Juan Figallo), no quieren hablar de transición. Más bien, valoran el crecimiento que experimentan por haber jugado juntos el Súper Rugby, por Jaguares. "Por un buen lapso del partido sometimos a Sudáfrica. No es poco", rescató Juan Manuel Leguizamón, que mañana cumplirá 70 caps. "Estamos convencidos de que si cumplimos el plan de juego, tenemos muchas chances de ganar, sin olvidar el poderío de Sudáfrica y sus jugadores desequilibrantes", añadió el ala.

Los Pumas se sienten más cerca de las potencias. Deberán demostrarlo en la cancha. Mañana tendrán una chance.

Por primera vez se repite la formación

En 30 partidos al frente de los Pumas Daniel Hourcade había utilizado 30 alineaciones. La racha se cortará mañana, cuando por primera vez repita la formación inicial, según quedó confirmado luego del ensayo de ayer en el Jockey Club de Salta. El DT prescindió de Matías Moroni, que se reincorporó esta semana tras actuar en los Juegos Olímpicos, y Matías Orlando seguirá como segundo centro. Lucas Noguera Paz será suplente tras una lesión de ligamentos cruzados en una rodilla sufrida en febrero. El equipo: Tuculet; Cordero, Orlando, Hernández y Montero; Sánchez y Landajo; Leguizamón, Isa y Matera; Lavanini y Alemanno; Herrera, Creevy (c.) y Tetaz Chaparro.

am/jt

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas