Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El acuerdo del clima es ley

La Argentina forma parte de un convenio mundial para lograr un nuevo modelo de desarrollo con menos emisiones de carbono para combatir el cambio climático

Martes 06 de septiembre de 2016
0

La Cámara de Diputados convirtió en ley la adhesión de la Argentina al acuerdo sobre cambio climático suscripto en París el 12 de diciembre del año pasado.

Con la presencia del ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Sergio Bergman, la iniciativa se aprobó por amplia mayoría y muestra la voluntad de la Argentina de ser parte de un esfuerzo para luchar contra el cambio climático generado por las actividades del hombre. Se trata del desafío más grande que por primera vez enfrentan los dirigentes de Estado de todo el mundo, ya que implica promover un nuevo modelo de crecimiento con menores emisiones de dióxido de carbono

El acuerdo de París fija como objetivo principal que el aumento de la temperatura media del planeta se estabilice "muy por debajo" de los 2°C con respecto a los niveles preindustriales. Señala también que deben realizarse esfuerzos para no superar los 1,5°C. En un texto a veces diluido por la presión de las energías fósiles, se establece que todos los países deberán alcanzar un techo en sus emisiones de gases de efecto invernadero "lo antes posible". Determina igualmente que durante la segunda mitad de este siglo se alcance un equilibrio entre las emisiones y la capacidad de absorber esos gases.

Se reducirá así la vulnerabilidad actual y futura al cambio climático. Por último, en el acuerdo se adopta el compromiso de "movilizar" a partir de 2020 un fondo de 100.000 millones de dólares anuales destinado a los Estados con menos recursos para que puedan crecer económicamente, pero bajando las emisiones de dióxido de carbono. A diferencia del Protocolo de Kyoto, la Cumbre de París aspira a lograr el compromiso y la contribución de todos los Estados y no sólo la intervención de los desarrollados.

Desde la cumbre de París celebrada en 2015, nuestro país ha dado un vuelco positivo en la lucha contra el cambio climático: ha firmado en Nueva York el Día de la Tierra, y el Acuerdo de París, y se ha desvinculado del grupo al que pertenecía para las negociaciones internacionales del clima liderado por los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, que siempre procuraron evitar cláusulas vinculantes que condujeran a la reducción del consumo de combustibles fósiles y han intentado postergar la adopción de compromisos en materia de mitigación de las emisiones gaseosas contaminantes.

Recientemente, el gobierno de Mauricio Macri ha creado el Gabinete Nacional de Cambio Climático, para implementar políticas que avancen en ese campo, integrado por casi todos los ministerios, y cuyo objetivo es articular los procesos participativos entre las diferentes áreas del gobierno nacional, las provincias y la ciudad autónoma de Buenos Aires.

El convenio no será vinculante hasta que sea ratificado por al menos 55 países. Sin embargo, es importante que la Argentina llegue a la próxima cumbre sobre el clima, por celebrarse en Marrakech a fines de este año, con el histórico Acuerdo de París convertido en ley. Es una demostración de que quiere ser parte del planeta y de que ha comprendido que, sean cuales fueren las diferencias ideológicas y culturales, las naciones del mundo deben trabajar juntas no solamente para afrontar el cambio climático, sino también para promover el desarrollo sostenible, porque ambas acciones van de la mano.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas