Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Atletismo para runners: la técnica de carrera, una puerta hacia la mejora

Razones y motivos para darle importancia y espacio al trabajo de técnica de carrera, a cargo del entrenador IAAF Fernando Díaz Sánchez

Jueves 27 de julio de 2017 • 19:04
0

En su mayoría, aquellos atletas y runners que comienzan a incorporar a sus entrenamientos planificaciones de forma regular son muy receptivos a las mejoras en sus tiempos de pasadas, fondos o competencias de una repetida distancia. Este aspecto no está mal, por supuesto. No obstante, no es el único dato que se debe tener en cuenta para tus futuras mejoras.

Para seguir mejorando debés considerar que tu técnica de carrera debe evolucionar de forma progresiva y constante; es un componente clave dentro de tu entrenamiento.

Además de mejorar tu gesto específico, también evitarás lesiones, o lograr incrementar tu calidad y volumen, incorporando una planificación cada vez más certera.

¿Gesto natural o espontáneo?

Muchas veces uno escucha "correr mejor es correr con naturalidad". Sin embargo, estimo que el término "naturalidad" está mal aplicado. La gestualidad es un conjunto de múltiples adaptaciones derivadas del esquema corporal; con un historial de lesiones, actividades o deportes que hayas realizado. Sumado a los nuevos estímulos que se asimilarán con esta técnica, se formará un criterio biomecánico mucho más integrado y efectivo que economizarán sensiblemente la carrera.

¿Cuál es el momento indicado para hacer la técnica?

En favor de la misma, se puede ajustar en diferentes modalidades dentro de tu semana de entrenamiento. El entrenador puede incluir diferentes ejercicios indicados para tu desarrollo técnico, como por ejemplo en la entrada en calor después de la parte más general (el trote clásico), sumando encadenadamente gestos y ejercicios básicos de paso y braceo; sumando complejidad a medida que pasa la sesión.

Al momento de hablar de la cantidad de veces a realizar, se podría pensar entre tres y cuatro por semana, dado que realizar una buena dosificación de estos ejercicios sin superponerse y sumar fatiga articular; también se puede incluir una variante de skipping, multisaltos, braceo y pliometría, todo planificado por tu coach.

Vale agregar que este tipo de trabajos siempre los debes realizar preferentemente sobre una superficie blanda para cuidar los pies.

Hoy se pueden utilizar variantes para agregar a tu rutina de técnica, como vallas de coordinación, escaleras, conos, trineos, bandas y paracaídas de arrastre. Todo esto favorecerá la variabilidad, lo que hace muy llevadero el trabajo y engloba varias capacidades aplicables.

Pone tu mejor voluntad y atención a este bloque de tu entrenamiento, ya que los avances genuinos y satisfactorios no se harán esperar.

Por Fernando Díaz Sánchez, entrenador IAAF, ex-atleta de elite y actual entrenador de la Agrupación Atlética Los Ñandúes y del Team NB elite.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas