Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Del golpe del comienzo a las tres victorias seguidas

Independiente se encarriló tras haber sido eliminado en la Copa Argentina; en el primer partido de Milito como DT en el Libertadores de América, venció a Godoy Cruz por 2-0

Domingo 11 de septiembre de 2016
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Cuesta, Benítez y Rigoni acompañan al goleador Vera, que abrió la cuenta
Cuesta, Benítez y Rigoni acompañan al goleador Vera, que abrió la cuenta. Foto: M. Alfieri

Gabriel Milito, hijo pródigo del club, tenía anoche los ojos estrábicos cuando pisó por primera vez como DT de Independiente el mismo césped que besó en su despedida como futbolista. Lo había hecho con la reserva y lo había hecho, también, el domingo 30 de agosto del año pasado, cuando dirigía a Estudiantes, en un partido que terminó 1 a 1, pero no había comparación con lo que le ocurría esta vez. Tras tres partidos en el semestre, los tres afuera de su cancha, tenía en ese instante el bautismo en su casa, el primer roce directo con su público. Poco menos de dos horas más tarde, en el mismo escenario, ante su gente, el Mariscal elegiría la mesura para celebrar el triunfo 2 a 0 sobre Godoy Cruz, su tercera victoria consecutiva.

Si los tres partidos anteriores fueron sorpresivos, anoche se dio el resultado esperado: después de un inicio de temporada un tanto extraño, donde perdió ante Defensa y Justicia y derrotó -como visitante- a Lanús y a Belgrano, había poco espacio para que el Tomba, con buenas intenciones pero sin tanto talento, diera el golpe. La incertidumbre pasaba por el propio Independiente, que a pesar de los buenos resultados conseguidos en las últimas semanas todavía no había encontrado un funcionamiento que respaldara sus victorias.

Más allá de algunos momentos puntuales, sobre todo en el primer tiempo, el de Milito volvió a ser un equipo eficaz pero al que no le sobra nada. Como si fuera un equilibrista, el local -inyectado de un estilo que empieza a notarse pero que todavía tiene fallas en su sistema operativo- sostuvo los tres puntos tras caminar siempre por la cornisa. La virtud, tal vez, estuvo en volver a mantener su arco en cero, algo que consiguió en los dos triunfos anteriores, y en las buenas actuaciones de sus jugadores, como el Cebolla Rodríguez, que hizo un buen trabajo pero que se fue con molestias físicas y algunas lágrimas en sus ojos.

Luego de un primer tiempo que se apagó en un empate, el segundo era un nuevo examen para Independiente, que entendió que debía mejorar para poner en apuros a Godoy Cruz. El gol lo logró rápido, en el amanecer de la segunda parte, cuando Diego Vera, siempre sacrificado, rompió el molde de lo que hasta esa altura era un partido cargado de movimientos, pero en la llanura del cero. El gol pareció la dosis de adrenalina que necesitaban los Rojos para dar el salto de calidad, pero lo que en verdad ocurrió fue un efecto rebote. Como si a partir de ese momento el miedo a que se lo empataran se hubiera apoderado de los jugadores, Independiente no sólo que no mejoró, sino que quedó por momentos a merced de su rival.

Recién sobre el final, cuando el Tomba luchaba desesperado por llegar al empate, Independiente estiró la diferencia con un gran gol de Ezequiel Barco, la joven promesa, quien puso el 2 a 0 en la última jugada y se llevó una ovación.

Hubo, a pesar de todo, poco espacio para el festejo. El miércoles, ante Lanús, otra vez en el Libertadores de América, Independiente buscará cerrar la clasificación a los octavos de final de la Copa Sudamericana.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas