Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los padres varones que salen a trabajar, un desafío mayor

Mariano Páez, fue papá a los 16 y pudo terminar la escuela gracias al apoyo del Programa Conbeca

Jueves 15 de septiembre de 2016
0

Cuando la paternidad sucede a edades tempranas, los hombres se insertan masivamente en el mercado laboral sin importar la condición social de su hogar.

Según la Fundación Observatorio de la Maternidad, un promedio de 95,8% de los hombres que conviven con hijos declaran trabajar exclusivamente.

Mariano Páez tenía 16 años cuando se enteró de que iba a ser papá y su primer miedo fue cómo les diría a sus padres la novedad. Al no ser él quien vería los cambios físicos en su cuerpo, no tenía un cronómetro a contra reloj que lo apurara a contar su realidad.

Por ese entonces ya se encontraba participando del Programa Conbeca de Asociación Conciencia y Pablo Trevisán, su guía voluntario de la organización, lo acompañó en el proceso: "En el caso de Mariano, a todos estos desafíos normales que pueden presentársele a un padre adolescente, se le sumó la realidad de un contexto en el que la economía familiar no era abundante. Sin embargo, él estaba muy enfocado en poder terminar sus estudios secundarios, teniendoel doble desafío de mantener su beca obteniendo resultados académicos sobresalientes".

La primera sensación de Páez en relación a su paternidad fue sentir una gran responsabilidad y que iba a tener que madurar más rápido. "Mis amigos me felicitaban o me preguntaban qué iba a hacer con mi vida porque lo veían como una complicación, pero en mi casi mi hija fue siempreun aliento y un empujón para seguir adelante", cuenta Páez, quien pudo terminar la escuela y hoy es padre de Maia, una nena de dos años.

Durante sus últimos años de escuela en Ricardo Rojas, localidad de Tigre, hizo changas con su papá y su suegro y trabajó en una fábrica de alfarería a contraturno.

El programa Madres Alumnas en la ciudad de Buenos Aires está orientado tanto para madres como para padres adolescentes, aunque la gran mayoría de las participantes son mujeres: de los 1928 alumnos beneficiados en 2016, solamente 353 son hombres.

"Con los varones nos cuesta mucho llegar porque tienen otro pensamiento, algunos se desligan y es difícil hacerles entender que la responsabilidad no es solo de la mamá. Hay casos en que sí se involucran y les llevan las tareas a las novias, pero en general hay otra madurez entre hombres y mujeres teniendo la misma edad", explica Mariela Iattarelli, referente del Programa.

"Ser padre, por sí solo, es un enorme desafío para todo hombre. Ser padre adolescente es un desafío aún mayor. Estos chicos, todavía están terminando de construir su propia identidad. Sería razonable también que la pareja que forma ese hombre jóven con su mujer o novia esté también en proceso de mutuo conocimiento y consolidación", reflexiona Trevisán.

En relación con lo preparados que están los adolescentes para poder llevar adelante sus familias, Trevisán sostiene que "consolidar una familia a esa edad y criar hijos en dicho contexto es aún más complejo que hacerlo en el contexto de un matrimonio o pareja de personas adultas".

Parasaber más

Asociación Conciencia

conciencia.org

Programa Alumnas Madres

4343-5591/int. 605

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas