Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Agresivos, apurados e infractores: cómo somos los argentinos al manejar

La agresividad es moneda corriente en las calles y superar las velocidades máximas está entre las infracciones más comunes; por qué conducir es una actividad emocional

Sábado 17 de septiembre de 2016
SEGUIR
LA NACION
0

Para muchos, manejar es una actividad de distensión. Otros, en cambio, se fastidian ante los congestionamientos, bocinazos y demoras recurrentes en el tránsito de la ciudad. Hay quienes al volante siempre mantienen la calma pero existen aquellos que cualquier maniobra inesperada en el entorno les motiva un insulto. En una radiografía de los hábitos de los ciudadanos al manejar realizada el año último, la London School of Economics tipificó en siete personalidades a los conductores europeos. Entre ellos aparecen modelos como el justiciero (castiga y pretende pelear a los que, según su opinión, hicieron una mala maniobra), el fugitivo (no interactúa con su entorno y se aísla en su auto con música) o el competitivo (viaja apurado y busca siempre la manera de adelantarse a los demás), esquemas que presentan rasgos muy familiares entre los conductores que recorren las calles y rutas en esta parte del mundo.

Más allá de estas características, para el antropólogo del Conicet e investigador en temas de ciudadanía vial Pablo Wright, el perfil de los argentinos al volante está directamente ligado a sus hábitos culturales en los diferentes aspectos de la vida cotidiana. "Cómo sos como ciudadano, cuánto respetamos las normas son cosas que se aprenden. Los argentinos manejamos como somos en general. Como ciudadanos hacemos una interpretación muy creativa de las normas, somos muy caprichosos y totalmente individualistas -describe Wright, quien obtuvo su doctorado en la universidad de Temple (EE.UU.) con investigaciones sobre la temática y actualmente es docente en la UBA-. Entonces, la ciudadanía vial es coherente y coincide exactamente con cualquier otra forma de ciudadanía en la Argentina. Así como somos con los impuestos o con las leyes, somos en relación a las reglas viales y eso se ve en rasgos como el desdén a la norma o el comportamiento riesgoso", agrega.

En esa misma línea se ubica el ingeniero Fabián Pons, presidente del Observatorio Vial Latinoamericano (Ovilam), entidad especializada en la investigación y análisis de las problemáticas viales. "Lo que se ve en general en las grandes ciudades del país es un alto nivel de agresividad en el manejo y que somos muy irrespetuosos hacia el prójimo. Eso se demuestra al circular por banquinas, moverse sin indicar el giro con las luces, cometer errores e insultar a la persona que se perjudicó o no por respetar las señales de tránsito", sostiene el especialista.

En la calle

Recientes datos empíricos están en línea con este diagnóstico. De acuerdo con un estudio producido por la Universidad Siglo 21 difundido a comienzos de este mes, 9 de cada 10 argentinos mayores de 18 años reconoce que comete infracciones de tránsito al manejar un auto o una moto. De acuerdo con ese informe, para el cual se encuestaron a 1000 personas, no detenerse cuando un cartel lo indica, exceder el máximo de velocidad en calles o avenidas y utilizar el teléfono celular al conducir son tres de las infracciones más habituales. Las cifras de la Secretaría de Tránsito porteña verifican esta radiografía: según los datos del organismo, manejar con exceso de velocidad en autopistas y vías rápidas fue el motivo más habitual en las multas labradas entre enero y julio de 2016, seguido por el estacionamiento en lugares indebidos y el uso del teléfono móvil al manejar.

"El argentino es bastante irrespetuoso de los demás. Eso nos define como somos", sostiene Agustín Canapino, campeón del Turismo Carretera en 2010. "En la ciudad se maneja peor. En la calle vi muchas cosas feas al andar por todo el país. En las rutas hay más respeto por el riesgo que existe, pero siempre hay algún vivo que hace algo fuera de lugar y pone en peligro su vida y la de los otros", agrega el piloto de 26 años, que disputó su primera carrera a los 15.

En ese contexto, no sorprende que la violación de las normas de tránsito sea la explicación más frecuente en los accidentes urbanos. "El 62% de los choques en Capital se producen en las bocacalles, y para que haya un choque, alguien tiene que haberse pasado por alto la prioridad de paso", ilustra Pons, en un escenario que suma peligrosidad si quien está al volante conduce a alta velocidad o llega al cruce de las calles distraído con su teléfono.

Asimismo, desde Cesvi indican que la tendencia a pasar por alto normas como la velocidad máxima también se presenta en los cursos y capacitaciones que dictan en la institución. "A veces se corrigen cuestiones vinculadas a técnicas de conducción, pero lo que más se ve es el exceso en las consignas. Si se plantea determinada maniobra a 60 km/h, es muy común que la respuesta sea: Probé a 65 km/h y me salió", ilustra el ingeniero Gustavo Brambati, subgerente de Seguridad Vial de la institución, al describir una actitud que luego suele verse replicada en la calle. "Además, hay una falta de respeto del automovilista hacia el peatón y a la inversa. Entonces, cuando se cruza esta cuestión con la agresividad se da mucho el choque y la pelea callejera, especialmente en las grandes ciudades", completa Pons.

Ese clima, a su vez, aleja a muchos del hábito de manejar, que optan por no manejar para evitar las demoras al trasladarse desde o hacia el trabajo en auto o bien porque se ven acobardados por el clima hostil en las calles. "A veces, mucha gente se siente amedrentada, especialmente entre las personas que están empezando, y pueden generarse fobias", explica Brambati, en referencia al temor al manejo que, en rigor, recibe el término de amaxofobia. "Esa actitud agresiva es un verdadero problema y uno lo ve cuando a muchos chicos les cuesta más que antes iniciarse en el manejo", completa.

Las brechas

Pese al diagnóstico que muestra que entre los argentinos suelen no respetarse las normas de tránsito, existe una llamativa brecha en la percepción que cada ciudadano tiene sobre sus hábitos al manejar. En el mencionado estudio académico, por ejemplo, se le pidió a los encuestados que autoevaluaran su desempeño al volante con puntajes del 1 a 10, y el puntaje promedio final fue 8,1, una calificación que no se condice con las estadísticas, ya que según el relevamiento de la Asociación Civil Luchemos por la Vida, en 2015 murieron en promedio 21 personas diarias por accidentes de tránsito. En su análisis, Pons agrega: "Suele haber culto a dos características. Una característica es la omnipotencia, de pensar a mí nunca me va a pasar nada. Y la otra es la impunidad. Tenemos leyes antiguas y controles casi inexistentes; entonces el conductor sabe que es muy difícil que llegue a ser castigado". El combo se completa con la negativa percepción que los argentinos admiten tener hacia los demás en la calle: según el estudio, se calificó con un promedio de 5,2 el desempeño de los demás al manejar.

En este contexto, los expertos sostienen que el rol del Estado es una variable clave para desarrollar mejores hábitos al conducir, con mejores condiciones de calles y rutas, controles más eficientes y campañas de concientización. Para Wright, eso es una cuenta pendiente: "En Argentina no hay un plan maestro para formar ciudadanos responsables en materia vial. Eso se logra con un plan a largo plazo, con educación vial consciente, campañas de publicidad coherentes con ese plan y multas que sean pedagógicas, no sólo en dinero. Tenemos un problema en cómo se internalizan las normas, y eso se logra con un proceso a largo plazo que no tiene que tener marcha atrás", finaliza el académico.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas