Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La chica de las recaídas pide otra oportunidad

PARA LA NACION
SEGUIR
Diego Sehinkman
Domingo 18 de septiembre de 2016
0

Cuando creíamos haber visto todo con Pablo Escobar, que en el paroxismo del derroche y la ostentación coleccionó hipopótamos en el estanque de su finca, el funcionario sciolista Walter Carbone puso un dragón en la pileta. Eso sí, es un dragón herbívoro: todo verde. Comía y comía el dragón, hasta que una noche su amo recibió un llamado y de apuro le hizo un lavaje de estómago. ¿Por qué el animalito agachó la cabeza y no lanzó fuego cuando el amo malo le sacaba sus recursos? Porque es un dragón sciolista.

A estas alturas hay que decirlo: así como en los años 2000 surgieron los edificios con gimnasio y piscina, la última década puso de moda un nuevo amenity: la caja fuerte. El modelo de acumulación de matriz diversificada, plasmado en la arquitectura. Carbone fue el que firmó el informe de egresos e ingresos de la campaña del FPV. Como en las películas, la caja de valores siempre se esconde detrás del cuadro. Del cuadro político.

Foro de Inversiones y Negocios en el CCK. Cientos de empresarios expectantes con los discursos. Primero habló Macri y después le tocó subir a ella, la gran figura. La señora República Argentina miró a los CEO y con voz acongojada pero firme dijo así: "Sé que tengo que hacer mi autocrítica. Que padecí el Rodrigazo en el 75, la hiperinflación en el 89, el tequila en el 95, el corralito, el corralón, las devaluaciones. Reconozco que en los últimos 50 años la moneda nacional perdió 13 ceros. Que me dejé seducir por Guillermo Moreno. Tengo problemas de identidad: me creí norteamericana en los años 90, latinoamericana la década pasada y ahora no sé bien qué soy. Me dieron un diagnóstico. Tengo rasgos border: soy impulsiva, inestable y transgresora. Pero siento que conocí al hombre que va a curarme. ¡Créanme, voy a cambiar! ¡Seré confiable y previsible! ¿Van a invertir en mí?".

Argentina es la chica de las recaídas que pide una oportunidad. ¿Qué harán los empresarios? Las dudas son comprensibles: ¿las nuevas reglas son "larga vida" o este producto no peronista tiene fecha de vencimiento? Para los que vacilan, atención con la profecía autocumplida. "No invierto ahora porque quiero asegurarme de que no vuelvan ?los imprevisibles'". ¿Y si con esa lógica nadie invierte, la economía no arranca y los imprevisibles terminan volviendo?

La decisión no es fácil. La Argentina es tierra de contrastes. A pocos metros del CCK, donde el Gobierno intenta convencer a los empresarios para que traigan los dólares, en Plaza de Mayo los productores de verduras regalan mercadería porque ya no dan los costos. La gente desespera. En Plaza de Mayo, por eso verde que bajan de los cajones. Y en el CCK, por eso verde que aún no baja de las casas matrices.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas