Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Una nueva mentalidad impulsa el cambio

Domingo 18 de septiembre de 2016
PARA LA NACION
0

La foto era fuerte: estaban sentados cuatro argentinos creadores de cuatro empresas que valen más de 1000 millones de dólares (mucho más) y emplean a miles de personas en todas las regiones del país. Cuatro empresas que, hasta hace muy poco, no existían. Mercado Libre, Globant, OLX y Despegar fueron el sueño de argentinos que creyeron que era posible y lo hicieron contra todos los pronósticos.

La foto se convirtió en una película de impacto cuando ingresó el presidente Mauricio Macri: se sumó al panel de cierre del Foro de Inversión y Negocios de Argentina para preguntarles en público a Marcos Galperín, Martín Migoya, Alec Oxenford y Roberto Souvirón cómo lo habían logrado y para darles un mensaje: "El Estado debe acompañar y no ser un obstáculo".

La misión es clara. En diciembre, el Estado comenzó a moverse para servir a la fuerza de las pymes y los emprendedores. Para ayudarlos a crecer, y dejar de obstaculizar las ganas de cambiar de los argentinos. En el tercer día del Foro, dedicado a la innovación, se escucharon explicaciones sobre la enorme capacidad de emprender que existe en nuestro país. La fuerza de nuestros abuelos inmigrantes, la capacidad de adaptación frente a las crisis y hasta la sociedad diversa y capacitada que creó la ley 1420. Lo importante es que esa fuerza existe y es el momento para que despegue. Es aquí, es ahora.

Desde el Estado estamos trabajando en capital humano, infraestructura y conectividad, pero la inversión es el principal déficit. Como lo hicieron Estados Unidos, Israel y Corea del Sur, necesitamos multiplicar la inversión privada en nuevos emprendimientos. El Estado apalanca, pero a partir de ahora crecerán los fondos de inversores argentinos e internacionales para acompañar el talento argentino.

Pocas reglas, pero muy firmes y que todos las cumplamos. La sanción de la ley pyme con consenso de todas las fuerzas políticas demostró que hay una sociedad que pide este cambio. Ahora presentamos al Congreso la ley de emprendedores que establece incentivos para la inversión, facilita los procesos de creación de nuevas empresas y abre un horizonte extraordinario para la creación de empleo de calidad.

Aquí no hay debate entre moderados y rupturistas. Estamos sacudiendo el tablero para que las ideas se conviertan en empresas que transformen no solo nuestra economía sino también nuestra sociedad. Porque los nuevos empresarios tienen plena conciencia del impacto social y ambiental que sus iniciativas deben contemplar.

Hay una nueva mentalidad tanto en el gobierno como en las empresas innovadoras. En diciembre no cambió solo un Presidente. Los argentinos ya habíamos comenzado a cambiar. Es otra cultura empresaria la que asoma, desde todas las regiones del país, con fuerza para innovar y sin miedos a las estructuras.

Como decían en el panel, "esto es solo la punta del iceberg". Detrás de los unicornios hay miles de argentinos impulsando el cambio. Arbusta, desde el Bajo Flores, capacita a jóvenes con escasas oportunidades para hacer testing de software y gestión de contenidos; Keclon, desde Rosario, desarrolla enzimas industriales junto al Conicet para mejorar la producción agroindustrial; uSound, desde Jujuy, convierte a un smartphone en un asistente auditivo para personas con hipoacusia. Son miles de historias en cada sector y en cada región. Detrás de cada una, hay emprendedores con vocación y fuerza para transformar.

¿Cuáles son los próximos unicornios? ¿Cómo vamos a formar a los jóvenes para que desarrollen toda su capacidad de transformación? ¿Cómo llegan estas oportunidades a todos los argentinos, sin dejar a nadie atrás? ¿Como ayudamos desde el Estado para que las pymes dejen de ser sobrevivientes y puedan ser protagonistas?

El futuro presenta dudas (y miedos). Pero aquí y ahora tenemos una certeza: Estado, pymes y emprendedores comparten el objetivo de crear empleo de calidad y construir un país inclusivo con donde todos puedan crecer y terminar con la pobreza en la Argentina. Sí, se puede. Hacia allá vamos. Argentina Emprende.

El autor es secretario de Emprendedores y Pymes de la Nación

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas