Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Solo en escena

Viernes 30 de septiembre de 2016
0
Foto: Gentileza Ezequiel Demaestri

El unipersonal es como la figurita difícil del teatro. Muchos actores la quieren tener en su álbum, pero no todos lo logran. De los que sí, un porcentaje sale airoso. Otros se hunden en la complejidad de las aguas que presenta: sostener el conflicto durante x tiempo, solo. Nadar mariposa hace honor a su título y Fernando Sayago logra lo que Meolans, volar por encima del agua con alas desplegadas. Y gracias a una simple, concreta y eficaz puesta de Lucas Lagré (también autor del precioso texto), la obra toma vida. Suma mucho el correcto uso del espacio, lo mínimo semiótico para contar esa pileta, certeros efectos sonoros creando ambiente y los recursos lumínicos. Uno se encuentra buceando las aguas de esa pileta del club y compartiendo la frustración de este profe al que en el fondo, le hubiera gustado ser olímpico. Vi a este gran actor en propuestas muy variadas. El exitoso Shangai, de Muscari; Los invertidos, en versión de Mariano Dossena. Compartí con él las tablas de Parque Lezama, bajo la brillante batuta de Campanella. Y tuve la dicha de dirigirlo en Gilda. Podría decir que conozco a Sayago como actor. Lo que despliega en Nadar mariposa es único y sublime. Compone como nunca. Conmueve. ¡Chapeaux Sayago!

Nadar mariposa

Espacio Polonia (Fitz Roy 1477).

Los sábados, a las 20.30

Iván Espeche es actor / Producción Julia Montesoro

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas