Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Prevén que la canasta de Navidad llegará con un aumento del 32%

Es el alza que les pidió el Gobierno a los empresarios, admitió el director de Georgalos

Sábado 01 de octubre de 2016
0

CÓRDOBA.- Arrancó el tercer trimestre del año y, para muchas compañías, comienza la temporada alta de ventas. Tal es el caso de Georgalos, la empresa que en el país produce desde golosinas como Flynn Paff o Nucrem, pero también es una de las líderes en la comercialización de confituras y turrones, dos productos estrella de toda canasta navideña.

Este año, anticipó a LA NACION Guillermo Rimoldi, director ejecutivo de Georgalos, la canasta de turrones y confituras no debería llegar con aumentos de más del 32%, esto es casi ocho puntos por debajo de la inflación proyectada para 2016 por la mayoría del mercado.

"Nosotros ya estamos vendiendo la canasta navideña a esos precios", explicó Rimoldi, quien reconoció que también hubo un pedido desde el Gobierno para que haya una oferta navideña accesible a los consumidores. "La canasta va a venir por debajo de la inflación. Hubo que sacrificar algunas contribuciones para eso", dijo el ejecutivo en la 37° Convención Anual del Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF), que se realizó hasta ayer en esta ciudad.

Prevén un aumento en la canasta navideña
Prevén un aumento en la canasta navideña. Foto: Archivo

Las ventas de Georgalos dependen en más de un 90% del mercado interno. Y pese a que muchas empresas reconocieron que este año fue, tal vez, el peor en mucho tiempo en términos de consumo, según Rimoldi, en su caso las ventas no están mal. "En toneladas, estamos apenas 0,2% abajo que en septiembre del año pasado, que de por sí fue un año bueno, porque el Gobierno anterior fomentaba el consumo", afirmó.

Después de un abril y mayo flojos en la comercialización de sus productos, de un junio al que describió como "errático" en las góndolas, Rimoldi aseguró que en septiembre evidenciaron un muy buen nivel de ventas. "Ahora, a medida que la inflación baje, cambia la ecuación económica del negocio para todos. Porque la inflación disfraza las ineficiencias", anticipó.

Así y todo, Rimoldi se mostró optimista. Incluso consideró que todavía, en su industria, no hay un ingreso masivo de importados. Todo lo contrario. "Nosotros fabricábamos unos chupetines en Brasil, y después, cuando fue lo de las DJAI [por las declaraciones juradas anticipadas de importación, que se usaban en la gestión anterior para frenar las importaciones], empezamos a hacerlos acá. Y todavía vemos que sigue siendo competitivo hacerlo", apuntó el empresario. "Nosotros, a su vez, producimos para empresas multinacionales. Si encontraran que es más conveniente importar, nos hubieran dejado de comprar. Y no está pasando eso", confió.

De acuerdo con varias consultoras privadas, el consumo registró en agosto uno de los peores números en ventas, incluso por encima del 7% interanual. No obstante, tanto en el Gobierno como entre los consultores, prevén que a fin de año comenzarán a verse mejores números de la mano de la desaceleración de la inflación y gracias a una mejora del poder adquisitivo. A eso apuestan también los empresarios para esta Navidad.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas