Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El Sindicato de Autores Argentinos se solidarizó con Claudia Bono, guionista de Educando a Nina

La asociación gremial se manifestó por la polémica desatada a partir de un "chiste" dicho fuera de libreto

Sábado 08 de octubre de 2016 • 16:24
0

Luego de que un "chiste" sobre una violación emitido en Educando a Nina generara una polémica acerca de los límites del humor en televisión, una de las guionistas del ciclo, Claudia Bono, apuntó directamente a los actores como responsables del desagradable diálogo. Lo cierto es que su acusación no fue recibida puertas adentro de Underground Producciones, y la autora denunció ayer que fue amenazada por su titular, Sebastián Ortega .

A través de un comunicado, el Sindicato de Autores Argentinos respaldó a Bono. "Entiendo la reacción de mi colega. El autor (o los autores) es el dueño y responsable del texto: de su fracaso y también de su éxito. Y estamos cansados de ser los chivos expiatorios en un el primer caso y ninguneados a la hora del reconocimiento.", expresó en una carta Oscar Tabernise, secretario general de la asociación gremial.

EL TEXTO COMPLETO PUBLICADO POR EL SINDICATO DE AUTORES ARGENTINOS

SOLIDARIDAD CON CLAUDIA BONO

AUTOR: AUSENTE EN EL EXITO, RESPONSABLES DEL FRACASO

El incidente que involucró a la autora Claudia Bono por un diálogo en Educando a Nina muestra claramente lo que sucede cotidianamente con nuestro trabajo.

A la hora de repartir elogios por el éxito de un programa, el autor suele ser un desaparecido o, a lo sumo, el último orejón del tarro de "ese gran equipo" que nombran Gustavo Yankelevich y Pablo Culell, dos de los mejores productores de ficción de nuestro país. Dicho esto para no personalizar, ya que esa opinión es la que, lamentablemente, comparten la mayoría de productores y periodistas y está instalada en la opinión pública.

De hecho Claudia Bono pasó de ser "la autora" cuando estaba a punto de ser quemada en la hoguera, a "la guionista" cuando se descubrió que la frase fue una improvisación de una excelente actriz, que se acostumbró, lamentablemente, como casi todos, a "improvisar", "ablandar el texto", o "enriquecer" una obra. Recurso válido que desde hace varias décadas peca de abusivo. No todos tienen la capacidad de hacerlo, y aunque la tengan, no siempre ese "agregado" es oportuno o conveniente. Y lo abusivo conlleva sus peligros, uno de ellos es desnaturalizar la obra de la que el autor, tiene la visión de conjunto.

Entiendo la reacción de mi colega. El autor (o los autores) es el dueño y responsable del texto: de su fracaso y también de su éxito. Y estamos cansados de ser los chivos expiatorios en un el primer caso y ninguneados a la hora del reconocimiento.

De hecho, nos enteramos que Claudia Bono escribe Educando a Nina por un escándalo, en lugar de saber de ella porque figura en las promociones, como debería.

OSCAR TABERNISE

Secretario General del Sindicato Argentino de Autores

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas