Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

7 libros de 7 escritoras argentinas para regalar en el Día de la Madre

Obras de Silvia Plager, Florencia Etcheves, Alicia Plante, María Martoccia, Ana María Shua, Susana Biset y Gilda Manso

Miércoles 12 de octubre de 2016 • 13:37
SEGUIR
LA NACION
0

Un ramo de rosas, 400 pesos. Una caja de bombones, 700. Un perfume francés, 1800. ¿Entonces eran sólo los libros los que estaban caros? Probablemente sea el sueldo el que no alcance, pero es imposible encontrar excusas para el Día de la Madre. Habrá que buscar en la ciudad, en el barrio o en el pueblo librerías con Ahora 12 o regatear o ajustarse el cinturón. Elegimos siete libros de siete escritoras argentinas para regalar en el Día de la Madre: una novela histórica situada en el siglo XVI, policiales de temática actual y una comedia de enredos que transcurre en las sierras cordobesas. Peripecias urbanas o dramas íntimos fueron abordados con maestría por autoras de trayectorias diversas pero con algo en común: el oficio de contar historias.

Complacer (Sudamericana), de Silvia Plager

"Complacer es un verbo que indica dar placer al otro -dice Silvia Plager, autora de la flamante novela Complacer-. Podríamos decir que tratamos de complacer para ser queridos, aceptados. Por distintas circunstancias llega el momento en que ansiamos hacer lo que nos complazca." En su ficción literaria, la autora reúne a cuatro protagonistas femeninas. "Hoy, que se prolongó la expectativa de vida, en una familia coinciden distintas edades y en distintas épocas la bisabuela, la abuela, y la hija que a su vez es madre de una adolescente -cuenta-. La juventud, la madurez y la vejez tienen un común denominador, el deseo. La vacilación crea intrigas que apelan a distintos géneros literarios, romántico, policial, folletinesco, de autoayuda... Hay intrigas que recién se revelan en el desenlace." Plager es una narradora experimentada para abordar el mundo femenino con perspicacia, humor y elegancia.

Cornelia (Planeta), de Florencia Etcheves

Una profesora de un colegio inglés de Buenos Aires viaja con cinco de sus alumnas a El Paraje, para estudiar cómo esa localidad del sur argentino ha resurgido luego de la erupción violenta del volcán Tunik. Allí desaparece Cornelia Villalba, hija de un reconocido médico. Diez años después, tras una misa a la que la familia convoca para mantener viva la memoria de Cornelia y la intervención de una extraña coleccionista de avisos fúnebres, el caso se reabre y, como consecuencia directa, desaparece otra de las cuatro ex alumnas. En Cornelia (Planeta), vuelven los dos investigadores de las novelas de Etcheves. Periodista además de narradora, la autora es consciente de que en sus ficciones la violencia de género ocupa un espacio central. "Tal vez desde la ficción se puede llegar a alguna mujer víctima de violencia machista y también colaborar para que se anime a salir de ese círculo de horror", dijo.

La sombra del otro (Adriana Hidalgo), de Alicia Plante

Una psicoanalista descubre el cuerpo de una vecina que ha intentado suicidarse. Aunque ya es tarde para salvarla, ella, convertida en una detective accidental, intentará averiguar cuáles fueron los móviles para que esa mujer tomara una decisión irreversible. Con la maestría que la caracteriza, Alicia Plante conduce a los lectores por una trama puntuada por instancias íntimas y personales que se conectan de manera poco evidente con la historia colectiva, la violencia social y una atmósfera de sospecha generalizada. La autora de la celebrada Trilogía del agua ambientó su nueva novela en una ciudad de Buenos Aires asfixiante y poblada de individuos tan seductores como siniestros.

Años de gracia (Tusquets), de María Martoccia

De regreso al ecosistema del ciclo de sus tres novelas anteriores, la autora de Los oficios sitúa la historia de su nueva novela en un pueblo de las sierras cordobesas. Allí, la convivencia entre extranjeros, nativos y personajes llegados de la ciudad de Buenos Aires desencadena tramas que se desarrollan sorpresivamente, a veces de manera cómica y otras, de manera fatal. El elenco de criaturas que protagoniza Años de gracia tiene tanto en común con los dramas teatrales de Anton Chejov como con las novelas corales de la mejor tradición inglesa. Esta nueva novela confirma una hipótesis: ningún narrador argentino escribe diálogos como María Martoccia.

Hija (Emecé), de Ana María Shua

Considerada por muchos la mejor novela de la autora hasta la fecha, Hija narra la historia de un matrimonio que regresa al país luego de un exilio forzado por la dictadura militar. Esa pareja, luego de desearlo mucho, tiene una hija. Shua combina en su nuevo libro aspectos del thriller, de la novela familiar y del testimonio histórico. "Esta novela es como una ucronía personal: son cosas que no me pasaron pero me podrían haber pasado -declaró la autora en una entrevista-. Mi hermana se fue en el 76, alcanzó a escaparse pero la podrían haber matado. Yo me fui a París, me quedé seis meses, pero podría haberme quedado seis años; trabajé en publicidad entre los 19 y los 34 años, pero podría no haberme dedicado a la literatura y seguir en publicidad toda la vida; me casé con un marido maravilloso pero podría haberme tocado un marido conflictivo como le sucedió a Esmé, mi personaje. Fui siguiendo mi historia personal como si me hubieran sucedido esas cosas terribles que no me sucedieron."

Y los dioses atropellaron (Vestales), de Susana Biset

Córdoba es tierra fértil en narradoras que novelizan la historia: Cristina Bajo, Viviana Rivero, Florencia Bonelli, Reyna Carranza. A ese listado hay que sumar el nombre de Susana Biset, oriunda de Río Cuarto. La autora del díptico Tierra india, también publicado por Vestales, cuenta en Y los dioses atropellaron la fundación de Buenos Aires desde el punto de vista de las comunidades indígenas que fueron masacradas por los conquistadores. Metáfora de la violencia de un acontecimiento que fue presentado como heroico, la novela centra su atención en el coraje de una querandí que no se resigna a ser parte de un séquito invasor. Biset vuelve a fundar Buenos Aires, ciudad que nació signada por un enfrentamiento entre dos mundos inconciliables.

Luminosa (Milena Caserola), de Gilda Manso

Fausta es una mujer soltera y sin hijos, de más de cuarenta años. Vive en una ciudad chica del interior de la provincia de Buenos Aires. Está en una buena posición económica y le da trabajo a mucha gente del lugar. Querida y respetada, goza del aprecio del pueblo. Pero una noche, el sonido insistente de un teléfono en la madrugada le trae algo que ella no esperaba. "La prosa exacta, sin recovecos de Gilda Manso nos lleva a la vida de Fausta, una mujer que en una madrugada escucha un timbre y debe responder. Alguien deja en su puerta un deseo y entonces el recuento de sus días y sus noches, de sus amores y sus dolores, de sus decisiones y sus renuncias, se hace necesario: el amor desnuda, paraliza y cuestiona", escribió Gabriela Margall sobre la nueva novela de Manso.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas