Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Ilimitada y gratis

¿Qué sucedería si la energía, eje de problemas actuales, fuera abundante y sin costo?

Domingo 16 de octubre de 2016
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Foto: Alma Larroca

Sí, ya sé que suena absurda esa pregunta, especialmente en este momento complicado donde en nuestro país se discuten los aumentos tarifarios que sinceren el alto costo actual de la energía y donde convivimos con el temor a los cortes de luz, la escasez de gas o las colas en las estaciones de servicio por falta de nafta.

Es ridículo pensar que algo que es caro y escaso sea ilimitado y gratis. Tan ridículo como podía parecer en julio de 2003 que alguien escribiera sobre la posibilidad de hablar sin costo ilimitadamente con cualquier persona en el lugar del planeta que se nos ocurra. Ah, me olvidaba: no sólo hablar, sino hacer videoconferencias. En ese momento las llamadas internacionales eran extremadamente caras. Hablábamos cuidando cada segundo. Y eran más costosas cuanto más lejos estuviera el receptor.

La fecha que elegí no es caprichosa: justo el mes siguiente un grupo de emprendedores nórdicos lanzaron Skype. Y todo, todo cambió. Un poco más de diez años después vivimos en el reino del revés: lo que resulta absurdo es pensar que teníamos que pagar para hablar con otra persona. Hablamos tanto como queremos, con quien se nos antoje, esté donde esté, usando video, y completamente gratis.

La teoría económica nos enseña que el precio de los bienes es, en general, un reflejo de su escasez relativa y su costo marginal. Y es precisamente esa característica la que permite pensar en un futuro cercano donde lo mismo que pasó con las comunicaciones suceda con la energía. Porque, en definitiva, no sólo no es escasa, es casi ilimitada. El sol y la tierra nos regalan diariamente varias miles de veces el consumo energético actual del planeta entero. El obsequio nos llega en la forma de luz, radiación, vientos, mareas o calor proveniente de las entrañas del planeta.

Los combustibles fósiles no son otra cosa que energía solar de hace millones de años, capturada por plantas y algas que fueron alimento de animales cuyos restos, bajo ciertas condiciones de presión extrema, se convirtieron en ese material oleoso. Es decir: hoy quemamos petróleo para aprovechar la luz solar de tiempos remotos porque somos incapaces de capturar y aprovechar el cuasi infinito regalo energético que recibimos actualmente cada día.

Hay varias señales de que podemos estar cerca de una fecha bisagra para la energía como aquel mes de agosto de 2003 lo fue para las comunicaciones. Las mejoras en los mecanismos de captación y almacenamiento recientes están permitiendo a muchos lugares del mundo alcanzar la paridad solar: el punto donde el costo de generar electricidad usando paneles se vuelve igual o menor al precio pagado para recibirla de la red. Y la Argentina, con su soleado y diáfano norte y su ventoso sur, tiene la oportunidad de ser el Arabia Saudita de las energías renovables.

"Las próximas guerras serán por el agua", vaticinan funestos quienes no vislumbran aún la dinámica profunda que generan estos cambios. ¡Si algo abunda en este planeta es agua! Sólo que casi toda es salada y desalinizarla es caro porque consume mucha energía. Pero., ¿y si la energía fuera gratis? Si no tuviera costo (o solo un valor fijo, como sucede hoy con Internet), carecería de sentido pelear por petróleo o por agua.

Seguramente en unos años recordemos con una sonrisa el difícil momento actual, en que el problema era la disputa por el nivel de subsidio a la costosísima energía y los cortes en el suministro. Resultará difícil de creer que, allá por 2016, discutimos con tanta pasión y preocupación algo que estaba tan próximo a dejar de ser un tema relevante.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas