Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Diputados avanza con la boleta electrónica para las elecciones 2017

Anoche se disponía a darle media sanción al proyecto que incluye la paridad de género; hasta última hora el oficialismo seguía negociando aspectos clave, como el "corralito" a las PASO

Jueves 20 de octubre de 2016
SEGUIR
LA NACION
0
Monzó, Negri y Massot, eje del poder oficialista en Diputados
Monzó, Negri y Massot, eje del poder oficialista en Diputados. Foto: Télam / Fernando Sturla

La Cámara de Diputados se aprestaba anoche a dar media sanción al proyecto para instrumentar la boleta electrónica como nueva forma de votación en todo el país, en reemplazo de las polémicas listas sábana. La iniciativa, promovida por el Gobierno, incluye también la paridad de género en las listas electorales nacionales, propuesta que tuvo ayer el apoyo del Senado.

Esta reforma electoral, si bien fue concebida en el Poder Ejecutivo, tuvo numerosas modificaciones en su articulado durante el debate en comisión, concesiones que debió hacer el oficialismo para alcanzar la mayoría agravada de 129 votos que exige la Constitución Nacional. Logró así el apoyo del Frente Renovador, de Sergio Massa, del Bloque Justicialista y del Frente Amplio Progresista que, no obstante, se disponían a proponer nuevos cambios al cierre de esta edición.

Uno de ellos, el más medular, tiene que ver con el sistema de primarias: mientras el Gobierno pretende que el votante sólo pueda votar en la interna de un espacio político, algunos bloques de la oposición -como el Bloque Justicialista- insistían en mantener el sistema tal como está, esto es, permitir al elector combinar candidatos de diferentes frentes electorales. Anoche el oficialismo negociaba modificaciones.

En la posición más intransigente se ubicaron el kirchnerismo y los bloques de izquierda, que anticiparon su rechazo al proyecto. Alegaron que el sistema electrónico de votación será mucho más caro que el actual, no garantiza el secreto del voto y, además, es pasible de ser hackeado.

Otro de los puntos del proyecto que mayor expectativa concitaba anoche es la cláusula de paridad de género, esto es, la obligación para los partidos políticos de intercalar a representantes de diferente género en sus listas de candidatos a legisladores nacionales y a parlamentarios del Mercosur. Se trata de una bandera que agitan legisladoras de todos los colores políticos en ambas cámaras y que ayer, ante el temor de que no se consiguiera la mayoría en la Cámara baja, apuraron una media sanción en el Senado (ver aparte).

"La paridad es necesaria porque la igualdad no se da en forma natural -enfatizó la diputada Carla Carrizo (Cambiemos). Queremos más número porque son necesarias más leyes de género."

En el arranque de la sesión, el diputado Pablo Tonelli (Pro), presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales, insistió en que el nuevo sistema aportará "transparencia y seguridad" a los electores, y refutó las críticas de la oposición. "No es un sistema de voto electrónico; en este caso, es la máquina la que computa el voto y el elector no se lleva ninguna constancia. En cambio, con la boleta electrónica la máquina imprimirá la boleta, el elector puede controlar su voto y el cómputo no lo realiza la máquina, sino el presidente de mesa, asistido por los fiscales", enfatizó.

Más caro

Desde el kirchnerismo, la diputada Diana Conti criticó el proyecto. "Es inseguro, da lugar al fraude y al negocio, y es caro. Se estima que este sistema costará 300 millones de dólares; el actual sistema cuesta 26 millones", enfatizó.

"Se consagra un sistema que mediatiza el voto porque entre el elector y el voto habrá una máquina que puede ser hackeada y una boleta con un chip que no garantiza el secreto del voto", advirtió Néstor Pitrola (FIT).

Otro punto importante de la iniciativa es la prohibición de las candidaturas múltiples, es decir que los candidatos deberán participar en una sola categoría de cargos electivos. También se prohíben las llamadas listas colectoras. Además, el proyecto establece que en las primarias presidenciales no se elegirá una fórmula, sino sólo candidato a presidente y será éste quien designe a su compañero de fórmula.

Por último, la iniciativa otorga amplias facultades a la Cámara Nacional Electoral (CNE) para efectuar la auditoría del sistema, que deberá realizarse en forma previa, simultánea y posterior a la fecha electoral. Además estará a cargo del escrutinio provisional, hoy en manos del Poder Ejecutivo.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas