Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Eran compañeros de facultad y revolucionaron la experiencia de salir a cenar

En 2011, Frank Martin y Franco Silvetti fundaron Restorando, un proyecto que introdujo tecnología al hábito de reservar mesas en restaurantes; hoy tienen 160 empleados en Argentina, Brasil y Chile

Jueves 20 de octubre de 2016 • 20:19

cerrar

0

Salir a comer es, para muchos, una experiencia inigualable. Durante décadas, la rutina siempre fue muy similar. Elegir el restaurant de confianza, llamar por teléfono para la reserva y luego concretar el almuerzo o la cena en el destino. El desarrollo de la tecnología, sin embargo, abrió la puerta a nuevas ideas en ese hábito, y allí se concentraron Frank Martín y Franco Silvetti, dos compañeros universitarios que en 2011 crearon Restorando con el objetivo de conectar restaurantes y comensales por nuevos caminos.

La empresa, que nació en Buenos Aires y hoy cuenta con oficinas en Argentina, México y Brasil, permite reservar mesas en diferentes tipos de establecimientos en tiempo real, utilizando una computadora o un teléfono móvil. "Una de las cosas que más me gustan es ver cómo la tecnología empieza a cambiar la forma que tienen los comercios de operar y los clientes de comprar", asegura Martin, confundador y CEO del proyecto.

Cuando promediaba su carrera universitaria, recuerda, fue el momento en que decidió dar luz verde al proyecto junto a quien fue su primer compañero de banco. "Nos conocimos en la facultad, nos hicimos muy amigos y en tercer año empezamos a pensar en emprender juntos. La decisión fue bastante fácil pero difícil a la vez, porque hacía mucho tiempo veníamos pensando en ideas y sabíamos que compartíamos el mimo sueño, pero fue difícil porque nos llevo bastante tiempo encontrar el momento justo para hacerlo", recuerda.

A la distancia, ambos se muestran conformes con la decisión. "No teníamos mucha experiencia en emprender. Éramos más jóvenes que ahora y eso tenía un desafío mucho más grande porque había que escuchar muchos clientes y distintas culturas", analiza Franco Silvetti, el otro cofundador de Restorando, en referencia a un proyecto que desde el principio pretendió entregar nuevas alternativas a restaurantes y a consumidores.

"De emprender no te podes aburrir nunca porque todo el tiempo tenés desafíos nuevos", completa Martin. "Pasar de cero a 500 mil personas sentadas por mes es un montón y te demuestra que el desafío que había gran parte fue facilitado por el contexto. La industria mobile está mucho más madura que antes y salir a comer es una experiencia mobile también", añade.

Más allá de la idea, ambos siempre pensaron en grande. Desde el comienzo, recuerda Martin, estuvo presente la ambición de expandirse más allá de las fronteras del país: "Veíamos que había muchas compañías con éxito regional partiendo de construir operaciones en la Argentina y eso nos atraía muchísimo porque podes tener facturación en múltiples monedas e invertir mucho en producto porque sabés que lo van a usar un montón de mercados".

Otro desafío, cuentan, fue la elección del plantel y la gestión de un equipo multidisciplinario y expandido por toda la región. "Es un proceso súper enriquecedor", destaca Silvetti. "Desde el primer momento quisimos traer a las mejores personas, sumar gente mejor que nosotros y aprendimos con ellos un montón", concluye.

En ese proceso, enfatiza Martin, un pilar es asumir la posibilidad del error y capitalizar cada traspié: "Fomentamos que gente se equivoque. Todos nos equivocamos y es importante no que se celebre el equivocarse pero sí fomentar que nos equivoquemos lo más rápido que podamos, porque cuanto más rápido lo hagas, más rápido vas a aprender y capitalizar ese error".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas