Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Jorge Batlle: exponente de una familia única en el mundo

Ligada a la política y al Estado, desde la época colonial hasta el presente

SEGUIR
Corresponsal en Uruguay
Martes 25 de octubre de 2016 • 00:03
Foto: EFE / ADRIANO MACHADO
0

Ayer por la tarde, el ex presidente uruguayo Jorge Batlle falleció a causa de una caída que le ocasionó un daño cerebral severo. Estuvo 10 días internado, tenía 88 años de edad. Recordado e Argentina por su famosa frase "los argentinos son una manga de ladrones, del primero hasta el último", Batlle habría cumplido 89 años hoy.

Battle, demócrata y liberal, motor de ideas de vanguardia, creativo en las ocurrencias más divertidas, con una vida entera dedicada a la política, y con una sangre que atraviesa la historia entera del Uruguay, desde antes de la formación del Estado.

Defensor de la democracia, para la República y para los partidos en su interna, fue motor de votaciones dentro de su Partido Colorado y dentro de su propia corriente partidaria. Liberal en lo político y en lo económico, asumió el costo de presentar ideas que muchas veces fueron ridiculizadas, pero finalmente terminaron siendo adoptadas con el tiempo.

Batlle integró una familia ligada a la política y al Estado, desde la época colonial hasta el presente. Este caso sería único en el mundo, si no fuera porque hay otra familia con rasgos similares, de línea directa desde la campaña por la independencia hasta hoy, que también es uruguaya, la de los Herrera.

Pero el caso de los Batlle tiene una particularidad que le da rasgo propio sin comparación: ha dado cuatro presidentes de la República, en línea directa de sangre.

Foto: Reuters / ANDRES STAPFF

José Batlle y Carreó (1773-1854) fue un comerciante catalán que el 3 de diciembre de 1799 salió de Cádiz en el buque "Nuestra Señora de Regla", con un cargamento de mercaderías para vender en Montevideo.

Instalado en Montevideo, no sólo fue comerciante, sino que estuvo en la resistencia a las invasiones inglesas, y fue encargado de la administración del Hospital de Caridad (que hoy es el Hospital Maciel).

Uno de sus hijos fue Lorenzo Batlle y Grau (1810-1887) que ingresó al Ejército en 1833 y tuvo activa participación durante la Guerra Grande, que fue diputado desde 1842, ministro de Guerra y Marina en 1847 y en varias ocasiones, y presidente del Uruguay entre 1868 y 1872.

Lorenzo Batlle tuvo dos hijos: José que también sería presidente, y Luis, que sería padre y abuelo de presidentes.

José Batlle y Ordoñez fue diputado por Salto (1891-94), presidente interino de la República (1899), Senador por Montevideo (1899-1903), presidente del Uruguay (1903-1907 y 1911-1915)

El sobrino de éste, que se crió en su casa y como si fuera otro hijo por quedar huérfano de adolescente, fue Luis Batlle Berres que fue diputado por Minas (1923-5), por Durazno (1925-6), por Montevideo (1926-1933 y 1943-1947), Senador (1947), vicepresidente de la República (marzo-agosto 1947), presidente del Uruguay (1947-51), Presidente del Consejo Nacional de Gobierno (1955-6), consejero Nacional de Gobierno (1955-59), y senador (1959-64)

Jorge Batlle seguiría una carrera; fue diputado por Montevideo (1959-1963, reelecto para 1963-67), senador (1985 -1989 y 1995-99) y presidente de la República (2000-5).

Foto: AFP / CRIS BOURONCLE

Aquel Batlle y Carreó, que llegó de España en el verano de 1800, tuvo una influencia clave en el desarrollo de aquella Provincia Oriental, y administró un hospital del Estado. Tuvo un hijo, Lorenzo, que estuvo ligado al primer gobierno del Uruguay, y que fue presidente en un momento clave, en el que hubo que enfrentar una severa crisis económica y financiera, también política, para entregar un país ordenado.

Ese tuvo otro hijo, José, "Don Pepe", que fue el principal estadista del Uruguay, que marcó a fuego la política de este país, fue presidente en dos períodos, y que sentó las bases del Estado moderno.

Un sobrino de este, y nieto de Lorenzo, también fue muy popular y fue presidente del país en los años cincuenta. Antes, Luis Batlle Berres había sido perseguido por la dictadura de los años 30 y se exilió en Argentina. Cuentan sus amigos que tenia un solo pantalón, y que esperaba detrás de un mostrador del local de un sastre amigo, para que este porteño se lo planchara y pudiera seguir con elegancia pese a su vida modesta. En ese hogar, que fue de Montevideo a Buenos Aires y que luego volvió a la capital orienta, hizo política Jorge Batlle.

Y este hijo, hizo honor a la sangre batllista para ser presidente desde el 2000, también como el primero tuvo que liderar la salida de una dura crisis.

Hoy en el Senado, otro Batlle, José Amorín Batlle, es uno de los 30 miembros de la Cámara Alta del Poder Legislativo uruguayo.

Jorge Batlle murió muy poco antes de cumplir los 90 años. Tuvo un accidente cuando estaba de recorrida por el interior del país haciendo campaña para su Partido Colorado.

Días antes de ese episodio, habló con este corresponsal sobre la estrategia política para levantar a su partido, y convencido de que la campaña de 2019 es para victoria de los partidos tradicionales. Y habló de aquel primer presidente Batlle, con entusiasmo y con una memoria privilegiada, que le permitía ir al detalle de la esencia y de la anécdota.

Sus palabras y acciones siempre estaban vinculadas con la democracia y la libertad.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas