Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

¿A quién le preocupa que se pare el fútbol?

LA NACION
SEGUIR
Pablo Vignone
Lunes 31 de octubre de 2016
0

La ladina teoría que esbozaba Julio Grondona, esa de que el país no resistía dos domingos seguidos sin fútbol, pudo haber pasado a mejor vida junto con su predicador. Entre el 29 de mayo, cuando Lanús goleó a San Lorenzo, y el 26 de agosto, cuando arrancó el actual torneo, la sociedad toleró tres meses privada de fútbol de primera sin por ello salir a producir desmanes e incendiar las calles. En el paréntesis hubo Copa América y Juegos Olímpicos, pero no alcanzaron el nivel de atenuantes; sin embargo, ni siquiera otra final perdida encendió la locura de los hinchas privados de fútbol.

Es algo que debieran tener en cuenta ahora los dirigentes que maquinan un lock-out en defensa de las cuentas de sus clubes, llevados acaso por la desesperación; también debieran recordar que los paros del rubro son potentes y decisivos solo cuando lo deciden los futbolistas. Pasó en 1948, cuando los jugadores reclamaron por sus salarios, o en 1975, cuando reclamaron el convenio colectivo de trabajo. La decisión de las bases siempre genera otra empatía.

Que un lock-out futbolístico afecte al gobierno está por verse. Primero, porque aún si Boca y River se paran en la misma vereda -lo que no ha venido ocurriendo en los últimos meses- el foco más rebelde no incluye a las instituciones de mayor convocatoria. Segundo, porque aunque los clubes y el gobierno reclamen, con mayor o menor énfasis, elecciones en la AFA, los episodios del jueves muestran hasta qué punto la casa mayor del fútbol argentino responde a los indicaciones de la Rosada.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas