Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Psicología: cambios de ánimo y de carácter en el corredor

La Doctora en Psicología Carla D´Aiello afirma que correr le trae un impacto diferente a cada persona y que modifica muchos aspectos de su vida cuando abraza esta actividad; el ánimo y la predisposición para la vida se torna más positiva, la autoestima se ve nutrida por logros personales que no dependen de otros

.
.. Foto: Diego Winitzky
Miércoles 04 de octubre de 2017 • 14:14
0

Cuando me pongo a pensar en los cambios de ánimo y carácter que acompañan a un corredor, primero pienso que debería hablar del carácter que tiene la persona que contempla correr, correr de manera consistente y con propósito.

¿Qué es lo que lleva a millones de personas por el mundo a calzarse unas zapatillas y salir a la calle, pista o hasta las montañas? ¿Que hay dentro de cada uno de los corredores que los motiva a correr?

Van en búsqueda de algo específico o simplemente confían en que el correr le devolverá algo nutritivo.

Quizás hay un temperamento especial para cada corredor. Quizá un corredor puede querer un desafío, querer superarse, ver dónde puede llegar con su cuerpo y mente, y algunos hasta quieren sentir cómo pueden controlar su propio cuerpo y llevarlo al límite. Lo que sí ya está establecido es que cuando una persona toma la decisión de correr, ya la decisión en sí misma le hace sentir mejor. ¿Será efecto placebo? Puede ser, pero no es tan así. Hay más, por supuesto. Es real que un corredor tras otro te dice "desde el momento que decidí a salir a entrenarme empecé a sentirme mejor".

Además de los efectos fisiológicos que sí existen después de correr, ¿de qué otra manera nos cambia el hecho de correr? No es bueno generalizar porque todo corredor es diferente y el correr le trae un impacto diferente a cada uno. Lo que sí sabemos es que la persona cambia. El ánimo y la predisposición para la vida es más positiva, la autoestima se ve nutrida por logros personales que no dependen de otros. El hecho de salir a correr le da un espacio muy especial al corredor para poder entenderse a sí mismo con mayor profundidad y así poder cambiar hasta su personalidad. Puede llegar a cambiar la manera en que ve la vida, con un poco más de entusiasmo y más optimismo. También hay que decir que exagerar u obsesionarse con el entrenamiento puede producir el efecto contrario. Cuando uno se sobreentrena pierde lo positivo que se gana con un entrenamiento dentro del umbral. Cada corredor debe saber dónde está ese umbral.

El carácter de la persona también puede cambiar porque se produce un efecto dominó. Corro, me cuido más con las comidas, me ocupo de mi salud y la de mi familia, encuentro mayor felicidad al sentirme saludable, me va mejor en el trabajo y las consecuencias positivas y favorables se amplían. Podemos seguir con muchos otros cambios, pero mejor sería que cada persona se convierta en un corredor y después nos diga en qué cambió su carácter o personalidad. En definitiva, la verdad está en cada uno como una unidad de acción que se beneficia por el sólo hecho de salir a correr.

Por Carla D´Aiello, Doctora en Psicóloga (matrícula NY- 015346) y corredora amateur.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas