Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

¿Qué nos pasa cuando sentimos todo el tiempo acidez?

Casi todos nosotros hemos sentido acidez alguna vez. Ese ardor o quemazón en el pecho, que algunas veces se hace sentir hasta la garganta, o que arde y algunas veces hasta duele en la boca del estómago. Es un síntoma tan frecuente que muchas personas se acostumbran y lo integran como un fenómeno normal.

Martes 01 de noviembre de 2016 • 14:56

Bueno, tengo algo para decirles, no es "normal". Es justamente un síntoma que expresa una enfermedad. Recordemos aquello que siempre decimos,un síntoma no es solamente un síntoma, también es información que el cuerpo nos envía para que digamos que algo malo sucede.

La acidez: ese ardor en el pecho que algunas veces se hace sentir en la garganta y en la boca del estómago
La acidez: ese ardor en el pecho que algunas veces se hace sentir en la garganta y en la boca del estómago.

Las causas de la acidez

Falla del esfínter esofágico inferior: resulta que el esófago es una suerte de tubo o cañería que conecta la garganta con el estómago. Justo en ese punto, donde el esófago se conecta con el estómago hay una suerte de válvula, llamada esfínter esofágico inferior, cuya función como válvula es impedir que el contenido del estómago regrese al esófago. Es decir que el alimento que masticamos pasa por el esófago y llega al estómago, pero una vez ahí en pleno proceso digestivo no debe regresar al esófago. Si por algún motivo esa válvula o esfinges esofágica inferior falla, el contenido alimenticio del estómago más el ácido clorhídrico que contiene irritará y literalmente "quemará" la mucosa del esófago que no está naturalmente preparada para resistir el contenido ácido del estómago. Entonces usted sentirá una suerte de acidez en el pecho que puede subir hasta la garganta como consecuencia de la irritación, quemadura o lesión que el ácido gástrico ejerce en el esófago.

Hernia hiatal: es la segunda causa de acidez que quiero comentarles. El esófago pasa por el tórax, detrás de los pulmones hasta que llega a un orificio o "hiato" en el musculo diafragma, que es una suerte de músculo en forma de cúpula que separa el tórax del abdomen. Vale decir que en condiciones normales el estómago se encuentra en el abdomen por debajo del músculo diafragma. Sucede que algunas veces ese hiato u orificio por donde pasa el esófago para conectarse con el estómago se "agranda" permitiendo que la parte superior del estómago se deslice a través de ese orificio ingresando así a la cavidad torácica. Esto es lo que se denomina hernia de hiato. Cuando se da esta circunstancia también pasará parte del contenido ácido del estómago al esófago provocando esa desagradable y molesta acidez.

Hipersecreción de ácido. Una tercera causa que es conveniente mencionar como causa de acidez es la hipersecreción de ácido por parte del estómago aumentando la acidez de su contenido provocando la lesión de la mucosa gástrica que irritada e inflamada se convertirá en "gastritis". No pocas veces esta gastritis puede ser también condicionada y favorecida por la presencia de una bacteria que algunas veces puede encontrarse en el estómago, el helicobacter pylori. Estas circunstancias patológicas también pueden provocar otras lesiones, además de la gastritis, tales como las úlceras de estómago o de duodeno.

El duodeno es la primera porción del intestino y sigue al estómago. En este momento es bueno señalar que las tensiones, los cuadros de nervios y de estrés aumentan la secreción ácida gástrica facilitando la aparición de cuadros de acidez. No es raro que se asocien cuadros clínicos de estrés o cuadros de ansiedad con síntomas digestivos ya que el sistema nervioso y el sistema digestivo se encuentran fuertemente relacionados. Podríamos decir que lo que nos pasa en la cabeza nos pasa también en el sistema digestivo. Es más, el sistema digestivo es la parte del cuerpo donde hay más neuronas después del sistema nervioso central.

Así hemos tratado de explicar el por qué y las causas de acidez gástrica, pero nos quedan varias cosas por comentar tales como qué alimentos la condicionan, algunos mitos de la medicina y las recomendaciones generales para su tratamiento. Por lo pronto esto es un buen comienzo, comenzamos por saber de qué se trata, en una próxima columna, entonces sí, hablaremos sobre el cuidado y el tratamiento adecuado.

No sea cosa que tomemos antiácidos continuamente y un día se nos complique el cuadro clínico de acidez gástrica con una úlcera gastroduodenal o algo peor.

Recuerde que tener acidez gástrica no es normal, es un síntoma y un síntoma, disculpe que insista, un síntoma es "información" que nos indica que algo anormal sucede en nuestro cuerpo o en nuestra mente.

Hasta entonces..

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.