Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Innovación textil

Diseñadores, fabricantes e investigadores argentinosdesarrollan modernos tratamientos y texturas hastaahora desconocidas que buscan ser cada vez mássustentables

Tramando
Tramando.
SEGUIR
PARA LA NACION
Sábado 05 de noviembre de 2016
0

Materia prima, tecnología y talento son las claves del desarrollo textil nacional. En los últimos años crecieron las inversiones del sector en busca de la mejora del producto y la sustentabilidad. En indumentaria, diseñadores y empresas se aliaron con resultados innovadores y nuevas texturas surgen a partir experimentaciones y del desarrollo de materias primas de origen natural.

¿Qué hay de nuevo en la industria textil en la Argentina? Mucho y variado, las principales empresas textiles del país invirtieron en maquinaria para modernizar los procesos, hacerlos más rápidos, mejorar las fibras, los acabados y calidad del producto final. Principalmente se modernizaron hilanderías y tejedurías de plano y de punto. Pero también, atendiendo a la necesidad de volver al sector hacia la sustentabilidad, muchas de las maquinarias adquiridas realizan sus funciones cuidando el medio ambiente. A esto se suman nuevos desarrollos en indumentaria a partir de alianzas y experimentaciones, que dan lugar a nuevos materiales y texturas.

Con todo, se lograron nuevas sublimaciones y bondeados, un tejido de sal cristalizada, se destacan los techie con tecnología Dual Fx de Lycra, otras fibras más finas o de lujo, 3D y nuevas texturas a partir de láser.

"En los últimos años se hicieron fuertes inversiones en maquinarias de última generación, tanto referidas a la industria textil como de indumentaria, con la incorporación de equipos con procesos de alta calidad. Entre otros, la automatización de la costura que mejora tiempos y calidad. La regulación de las importaciones trajo aparejado un fuerte crecimiento de la industria desde el hilado hasta el diseño y branding" dice Claudio Descher, presidente de la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (CIAI).

Entre 2002 y 2015, la industria textil en su conjunto invirtió fuertemente -3500 millones de dólares- y está a la vanguardia de la producción mundial, según explica Jorge Sorabilla, presidente de Fundación Pro Tejer. "Argentina se encuentra dentro de los países que agregan valor a sus productos a través de la moda, el diseño y el desarrollo tecnológico, mientras que en otros países y regiones, como Estados Unidos, Europa y países del Sudeste Asiático, el sector textil está conformado por la deslocalización de la producción basada en la constante búsqueda de mano de obra barata".

"El efecto traccionador de la demanda interna, junto con la regulación de importaciones generaron un marco de estabilidad que brindó el estímulo necesario para el desarrollo de inversiones y la innovación tecnológica", asegura Sorabilla. "La administración inteligente de lo que ingresa al país es fundamental para algunos sectores que compiten con prácticas desleales de comercio, o con la producción en países con mano de obra barata y/o sin cuidado del medio ambiente", agrega.

Para Carlos Peñarrocha, director comercial de Alpargatas Textil, cuando se habla de regulaciones hay que aclarar que el 50% del universo de textiles en Argentina ya contaba con productos importados (insumos y producto terminado).

"Hoy la situación empeoró ya que la participación del importado creció al 60% en un escenario de muy baja demanda para el sector. A su vez, en estos años se avanzó muchísimo en el desarrollo de nuevos textiles. Es un proceso que no debemos permitir que finalice en este contexto", sostiene.

Pero además, la modernización no olvidó el eje de la sustentabilidad. Para Patricia Marino, directora del Centro de Investigación y Desarrollo Textil del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), las nuevas tecnologías adquiridas llevan adelante procesos que bajan notablemente el impacto de la huella de carbono a partir del uso de menos agua y emisiones hacia la atmósfera o la reducción del consumo energético. Tal como sucede con el estampado digital incorporado y renovado en los últimos años, que permite reducir muchísimo los tiempos y el impacto ambiental, las máquinas de tintura que consumen un 40% menos de agua o las de lavado continuo con capacidad del 90% de recuperación o en la industria del denim el uso de ozono o láser en los acabados que reduce el consumo de agua.

Vanesa Krongold
Vanesa Krongold.

Lo nuevo

En moda, la novedad viene de la mano de diseñadores en alianzas con empresas que aportan lo último en tecnología, también por la experimentación con materiales no convencionales, por la mejora en las fibras, tejidos, gracias a nuevas maquinarias o procesos. Se destacan las siguientes novedades:

Nueva sublimación. Es la que lograron Epson y la diseñadora Vanesa Krongold a partir de las últimas tecnologías desarrolladas por la marca. "En esta sublimación digital intervienen factores importantes como un cabezal precisión Core, tintas de sublimacion HDK, junto con un hardware y software especialmente concebido que otorga mayor definición", explica Carolina Brunt, supervisora de marketing de Epson. Lo que hace que la imagen se traslade en alta definición a la prenda. Además, Krongold usó esta sublimación sobre telas no convencionales, como piqué, siré, gasas, neoprene, microtul y telas deportivas. "Esta tecnología invita a la transformación, se puede cambiar una tela hacia una textura visual completamente nueva", dice.

Bondeado. Se trata de pegar dos telas distintas para generar un nuevo textil. Las ventajas son el ahorro de tiempo y el logro de una mejor calidad. Por ejemplo, se puede superponer jean con tejido de punto, jean con polar, polar con red o lo que sea. "La máquina de bondeado la tenemos hace dos años pero recién ahora se usa para moda", cuenta María Granara, licenciada e integrante de la familia fundadora de Texcom. Martín Churba usó está tecnología en las dos últimas colecciones de Tramando, "Usamos organza con tela tornasol, logramos darle a la organza una estructura que antes no se podía lograr. Esto en la Argentina es un lujo", dice Churba.

Impresión 3D. Aunque es incipiente, la impresión 3D se hace un lugar en la moda local, por lo menos de manera experimental. En junio último, en Córdoba, se realizó el 3D Fashion Day, el primer desfile de ropa impresa en 3D de Latinoamérica, organizado por la Cámara Argentina de Impresión 3D y Fabricaciones Digitales que convocó a 14 diseñadores entre ellos Benito Fernández y Ricky Sarkany. "De un dibujo de dos dimensiones a través de un software y de la impresora se llega a un objeto 3D. La impresora 3D deposita capa por capa de plástico (el material más usual) para crear un objeto físico a partir del boceto del diseñador", dice Irene Presti, presidenta de la cámara.

Tejidos de sal cristalizada. Chain García Bello en su colección Resuma Seco del verano 2016, presentó un tejido a mano con algodón crudo sin ningún tipo de proceso químico que pasa por un proceso de cristalización. Este fue realizado por la artista Florentina Rodríguez Traverso, que tomó el tejido, lo sumergió en agua salada hasta que la sal adquirió forma de cristales. "Lo utilizamos solo para nuestras piezas de joyería textil ya que es un tejido que no podría lavarse en un lavarropas porque los cristales cambiarían su forma. Creamos piezas únicas, accesorios textiles, joyería", dicen Lucía Chain y Juliana García Bello.

Láser. Una novedosa forma de aplicar esta técnica es la que usó la diseñadora María Eugenia Diaco, en su proyecto Efecto Fractal, junto a apliques de materiales, como melamina y acrílico y técnicas mixtas, como serigrafía o secado con calor de horno o pistola, y logró un nuevo textil de carácter tridimensional. También Biótico, el proyecto de la diseñadora Jessica Pullo, que a partir de descartes -bolsas plásticas, sachet de leche, desechos textiles-, aplica la tecnología de corte láser para obtener tiras de los plásticos blandos que luego teje para formar paños textiles. Además, desarrolla figuras vectoriales en computadora para luego cortar los archivos con láser y así encastrar módulos y generar tramas.

Fibras de lujo. Se trata de materia prima considerada fina, con altas cualidades de suavidad y muy valorada en el mercado internacional como la vicuña, llama o guanaco. "Se está dando impulso a estas fibras con una alta capacidad de exportación. Los avances e inversiones vienen por el lado de la mejora en los procesos de descardado y descerdado", dice Drescher. "Hay una gran tendencia en el mercado mundial a revalorizar las fibras naturales por sus propiedades de sustentabilidad. Existen a nivel gubernamental programas para incentivar la cadena de valor de estas fibras en origen (Ministerio de Ciencia y Técnica e Innovación Productiva, Producción y Agricultura) así como la incorporación de tecnologías de punta en su procesamiento", agrega Marino.

Los más tecnológicos. La nueva tecnología Dual FX de Lycra ingresó al mercado argentino este último año, en el sector de denim pero también en camisería; la novedad es que logra una fibra de mejor mano, más suave, con mayor strech y flexibilidad pero conservando ajuste y forma por más tiempo. Ansilta, líder nacional en indumentaria outdoor, reemplazó las costuras tradicionales por uniones pegadas que mejora la impermeabilidad de las prendas y reduce el peso; en algunos casos reemplazó el corte manual por el corte láser con mayor rapidez y precisión. Las innovaciones tienen que ver con conseguir prendas de poco peso, gran capacidad de abrigo, suaves y que no absorban la humedad. Este año Koshkil sacó a la venta la remera de piqué de lana merino orgánica. La prenda se realiza en la misma máquina de piqué de algodón pero con graduaciones especiales de temperatura y movimiento adaptadas a la lana. "La textura es suave, tiene propiedades contra las radiaciones solares, es hipoalergénica y es ecowash -se lava con menos frecuencia porque no absorbe olores", dice Silvina Tirachini, diseñadora y directora de la marca.

Futuro textil

El INTI investiga y experimenta para el desarrollo de textiles funcionales. Por ejemplo los que utilizan la nanotecnología, que permite incorporar nanopartículas a las fibras. Actualmente sigue trabajando en la microencapsulación de sustancias repelentes de insectos, en microcápsulas ignífugas para calzado de seguridad, en la producción de nanofibras para aplicaciones médicas y en el tratamiento plasma de fibras naturales animales para obtener un efecto antiencogible.

Desafíos

"Argentina es un país textil tanto por la diversidad de fibras que se producen como por el gran entramado productivo que llega a todos los rincones del país, también por su historia y recursos humanos", dice Patricia Marino. El potencial lo dan las materias primas, los recursos tecnológicos y el talento humano. En indumentaria, para Drescher, el nivel de propuesta que tiene la Argentina y que se observa en sus vidrieras es el mejor de América latina. "Si se bajara la presión impositiva sobre los precios al consumidor, tendríamos una propuesta superlativa", sentencia.

Para el titular de Fundación Pro Tejer, el 2016 dejó un escenario complejo a raíz de la contracción -en un 25% respecto al 2015- de las principales variables como el nivel de actividad, capacidad instalada, exportaciones, nivel de empleo y horas trabajadas. "Esto se debe a la caída del poder adquisitivo con la consecuente reducción del mercado interno y del incremento de las importaciones sustitutivas de la producción nacional, que aumentaron un 15% en toneladas en lo que va del año", agrega Sorabilla. Es necesario generar herramientas para recuperar el mercado, mejorar las variables económicas que impulsen la demanda interna y recuperen el poder adquisitivo. "También mantener las medidas que resguarden la producción nacional de la competencia desleal (más del 63% de las importaciones provienen de Asia, de países que pagan salarios de menos de 300 dólares mensuales), para continuar con el desarrollo de la competitividad e incorporación de tecnología", finaliza.

Para Carlos Peñarrocha, la industria está preocupada por dos factores: el gran aumento de las importaciones y la baja demanda. "El desafío es ayudar a construir un puente que le dé tiempo al gobierno para administrar de una manera eficaz el comercio exterior y corregir los desvíos macroeconómicos que hacen a la industria argentina poco competitiva frente al resto del mundo. Los empresarios tenemos la obligación de seguir invirtiendo, innovando y generando valor a la sociedad para colocar a la industria textil en el lugar de liderazgo que merece dentro de la región.

En la misma línea, Alberto Graffigna, titular de Ansilta, asegura que el desafío es hacer a la industria competitiva internacionalmente, sin bajar precios porque ello lleva a la precarización de las condiciones laborales para reducir costos. Tenemos que hacerlo aprovechando nuestras ventajas comparativas, que son la creatividad y el diseño, logrando que nuestros productos se compren internacionalmente por su estética, funcionalidad y sobre todo su calidad", finaliza.

Sublimación digital

Sobre telas que habitualmente no admiten sublimación, como iqué, siré, gasas, neoprene, microtul y telas deportivas, se estampan dibujos -propios- con mayor definición, mediante una impresora de última generación. Vanesa Krongold.

Cristalización de sal

Tejidos realizados a partir de la cristalización de sal, exclusivo para la colección Rezuma Seco, de Chain García Bello.

Trama sustentable

Trama fabricada a partir de material de descarte textil y de bolsas de plástico que se reciclan para generar un entramado de recortes geométricos modulares, cortados a láser. Biótico.

3D

Mediante una impresora 3D que deposita capa por capa de plástico, el material más usual, se crea un objeto físico a partir del boceto del diseñador. En este caso, un zapato arty. Sarkany.

Láser

Géneros con poliéster, resistentes al calor, cortados a láser, con aplique de melamina y acrílico y técnicas mixtas, como serigrafía o secado en horno o pistola, para un nuevo textil de carácter tridimensional. Fractal.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas