Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

En el oficialismo no descartan una gradual aplicación del sistema

En el Senado aceptan que la demora en aprobar la reforma podría afectar su ejecución en todo el país

Viernes 04 de noviembre de 2016
SEGUIR
LA NACION
0

En medio de la presión del Poder Ejecutivo por acelerar la sanción de la reforma electoral, en el Senado comenzaron a surgir las primeras voces del oficialismo en favor de avanzar con la implementación de un régimen de votación a nivel nacional, pero aplicándolo de manera gradual y no en todo el país, como pretende el presidente Mauricio Macri.

"No vería inconveniente una cláusula transitoria que capacite a la autoridad electoral a decidir el grado de avance, si para agosto de 2017 [la reforma] no se puede aplicar en todo el país", afirmó el senador Ernesto Martínez (Frente Cívico-Córdoba), integrante del interbloque Pro.

En la misma sintonía se manifestó ayer la jueza federal con competencia electoral María Romilda Servini de Cubría. "Hay que instalar el sistema en forma gradual, podría ser en las grandes ciudades", afirmó la magistrada, al exponer ante un plenario de tres comisiones en la segunda jornada de debate en la Cámara alta sobre la reforma electoral.

Boleta única electrónica
Boleta única electrónica. Foto: Archivo

Además de Servini, expusieron los jueces Alberto Dalla Vía y Santiago Corcuera, integrantes de la Cámara Nacional Electoral, órgano de aplicación y control del nuevo sistema electoral, de acuerdo al proyecto aprobado por la Cámara baja.

Los magistrados evitaron entrar en la polémica sobre qué tipo de boleta usar en la elección (con o sin chip), argumentando que ésa es una decisión política que deberá adoptar el Congreso. "Nosotros somos jueces y vamos a aplicar la ley que ustedes aprueben", afirmó Dalla Vía.

Sin embargo, ambos les reclamaron a los senadores -y al Congreso en general- celeridad en el tratamiento del proyecto para poder aplicar la reforma el año próximo. "Vemos como plazo razonable de discusión parlamentaria hasta fin de año", opinó Corcuera ante la consulta de la salteña María Cristina Fiore Viñuales. También Servini opinó sobre los plazos de debate legislativo. "Si la quieren aplicar el año que viene tiene que salir rápido."

A pesar de la insistencia de algunos legisladores, los jueces de la Cámara Nacional Electoral eludieron entrar en la polémica sobre las ventajas o falencias de la Boleta Única Electrónica (BUE). "No tengo opinión ni a favor ni en contra", replicó Dalla Vía ante la consulta de la ultrakirchnerista Virginia García acerca de si el uso de ése sistema violaba el secreto del voto. El presidente del tribunal electoral insistió: "No tenemos ningún prejuicio en la medida que lo podamos controlar".

Precisamente, el del control fue uno de los temas en que hicieron hincapié ambos jueces de la Cámara, para lo cual insistieron en la necesidad de "una fuerte inversión".

Durante la jornada de ayer también expusieron más de una docena de "expertos informáticos", que casi en su totalidad rechazaron la BUE por su vulnerabilidad ante posibles hackeos y manipulaciones, destacando que su uso fue dejado de lado en países más desarrollados, como Alemania.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas