Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Usan plástico de caña de azúcar para la impresora 3D de la Estación Espacial Internacional

Cambiaron el material que venían usando por uno hecho con el etanol que se obtiene de la caña de azúcar; es reciclable y de una fuente sustentable; se fabrica en Brasil

Viernes 04 de noviembre de 2016 • 13:00
0
La impresora 3D que la NASA envió al espacio
La impresora 3D que la NASA envió al espacio. Foto: Gentileza Made in Space

Los astronautas de la Estación Espacial Internacional utilizan plástico "verde" oriundo de Brasil para fabricar las piezas y herramientas que necesitan en impresoras 3D, informó hoy la petroquímica brasileña Braskem, que produce la materia prima a partir de caña de azúcar.

La producción de piezas en el espacio con el plástico fabricado a partir de etanol de caña de azúcar es una iniciativa de Braskem, una subsidiaria del grupo brasileño Odebrecht, y de la estadounidense Made in Space, productor de la impresora 3D usada en la Estación Espacial y un abastecedor de la NASA. La impresión en 3D en la Estación comenzó en 2014 con unas pruebas de viabilidad .

Las herramientas y piezas en plástico demandadas por los astronautas en sus diversas actividades son diseñadas por ingenieros en la Tierra y los modelos finales son enviados por correo electrónico a la Estación Espacial, en donde son fabricados gracias a la impresora en 3D que opera en gravedad cero.

El astronauta Butch Willmore muestra una pequeña pieza hecha con una impresora 3D en el espacio
El astronauta Butch Willmore muestra una pequeña pieza hecha con una impresora 3D en el espacio. Foto: NASA

La tecnología para producir las piezas en plástico ecológico en el espacio fue desarrollada hace un año por Braskem y Made in Space, pero el primer lote de la materia prima llegó a la Estación Espacial en marzo de este año a bordo de un transbordador enviado desde la base de Cabo Cañaveral (en Estados Unidos).

La primera pieza producida en el espacio con la nueva tecnología, una conexión de tubos para regar vegetales, fue fabricado en septiembre pasado, informó Braskem en un comunicado.

"La tecnología tiene potencial de impactar la cadena de plástico gracias a que hace viable aplicaciones nuevas y personales a partir de la resina hecha con una materia prima de fuente renovable", aseguró el director de Químicos Renovables de Braskem, Gustavo Sergi, citado en el comunicado.

La empresa aseguró que su plástico verde fue escogido para el proyecto por reunir características como "flexibilidad y resistencia química y por ser reciclable y procedente de una fuente renovable", que no emite gases contaminantes.

Agencia EFE

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas