Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Juan Martín Nero: "Vengo a los golpes, pero hay que mirar para adelante"

Domingo 06 de noviembre de 2016
SEGUIR
PARA LA NACION
Juan Martín Nero, en accción
Juan Martín Nero, en accción.

Cuando entró a los palenques su mujer lo recibió con un beso y un abrazo largo y sentido. "Casi me muero", contó después Josefina Aldanondo. Su marido, Juan Martín Nero, había sufrido una caída que había paralizado a todo el público. Pero no había pasado del susto y el back de La Dolfina no había tardado en reincorporarse luego de la pronta asistencia de la ambulancia. Fue el antecedente reciente lo que encendió la alarma: Juanma había sufrido una conmoción cerebral en la primera fecha del Abierto de Hurlingham, frente a Cría Yatay, luego de un golpe similar que le costó perderse la segunda, ante La Aguada.

"Yo llegué más tarde y no vi la caída, pero cuando vi que estaba Sebastián Merlos con la 4 se me paró el corazón", recuerda Josefina. "No soy de ponerme nerviosa durante los partidos, sino sólo por el resultado. Pero esta vez me asusté por el golpazo del otro día. Encima cayó del otro lado de la tabla y no lo veía, no sabía qué le había pasado", dice.

El revolcón de Nero a los 4m24s del sexto chukker en el 14-11 sobre El Paraíso, que le valió a La Dolfina el pase a la final (se enfrentará con el ganador de Ellerstina vs. Alegría, que se jugará hoy a las 16.30), fue lo más saliente del partido, a la par de un par de acciones en las que Adolfo Cambiaso demostró por qué es de otra clase y la buena actuación del perdedor, que puso en aprietos al campeón y hasta el séptimo parcial estuvo a tiro, aunque el vencedor definitivo nunca estuvo en discusión.

"Vengo a los golpes", sonrió Nero. "Fue una jugada en que perdí la pierna y me caí, pero nada grave. Zafé", añadió tranquilo.

-¿Estabas asustado después de la caída anterior?

-Fue una jugada rara, con mala suerte. Magoo [Laprida] no pudo enderezar la yegua, me tocó y caí de espaldas. Recuerdo todo, pero cuando llegué a los palenques me mareé y me dolía la cabeza. Me hice estudios y resultó que no era nada grave. Tuve que descansar unos días y me perdí el partido pasado, pero ya estoy bien.

-¿Cuál fue tu golpe más fuerte jugando al polo?

-La del otro día fue brava, porque no la esperaba, no la vi venir. Fue de las más feas. Por suerte, no tuve tantas. Ahora he tenido tres seguidas, cosa que no es normal, pero ya está, hay que mirar para adelante.

-¿Éste, contra El Paraíso, fue su peor partido del año?

-Seguramente, pero tampoco se jugó tan mal. No hay que sacarle mérito al rival, que es un buen equipo.

-¿Por qué no jugaron como venían haciéndolo?

-Se ganó, lo que no es poco. Llegamos a la final de Hurlingham; no es algo fácil, tampoco. El Paraíso es un buen rival. La cancha no nos dejó tomar el ritmo que tenemos. Al no tener limpia la bocha, sino siempre picando, el partido se hace más complicado. No es una excusa, pero no nos favoreció para nada.

-¿Los preocupa para la final?

-No nos preocupa. Se ganó. No hay que sacarle méritos a El Paraíso. Sí tenemos que ver la forma de jugar mejor con la cancha así. No jugar tan de primera como acostumbramos. Por ahí hay que frenar un poquito más la bocha, porque si no, nos pasa lo de hoy.

En esta nota:
Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.