Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Altos del Muro, el mejor negocio inmobiliario de Trump

Diego Sehinkman

SEGUIR
PARA LA NACION@diegosehinkman
Domingo 13 de noviembre de 2016
0

Hacia 1930 y para salir de la Gran Depresión, Franklin Roosevelt construyó miles de kilómetros, de rutas, cientos de puentes y edificios públicos para reactivar la economía. Trump, más pragmático, también apostó al cemento, aunque con menos poesía: un muro. Hacia la frontera con México peregrinarían los camiones mezcladores. El gobierno chino fusilaba disidentes y le hacía pagar la bala a la familia. Trump amenaza con hacerle pagar los ladrillos al vecino. El muro en Trump no es sólo xenofobia sino también la traducción arquitectónica de una concepción geopolítica: el proteccionismo. Si Trump cumple lo que prometió en campaña, desde el espacio se verán dos cosas: la muralla china. Y la muralla a China.

En 1986, mientras la Argentina salía campeón del mundo en México, un diputado radical llamado Raúl Eduardo Baglini ganaba un imaginario torneo internacional de frases célebres. Baglini levantó la copa cuando ese año dijo: "El grado de responsabilidad de las propuestas de un partido o dirigente político es inversamente proporcional a su distancia al poder". Eso quiere decir que, cuanto más lejos se está del poder, más fácil es hacer propuestas excéntricas, formular declaraciones rimbombantes y demagógicas. Y cuanto más cerca, más sensatos y razonables se vuelven necesariamente los planteos. Con ustedes, el famoso "teorema de Baglini". El diputado radical matematizó en una fórmula la conflictiva relación entre la cercanía al poder y la pérdida de libertad que sufre quien se acerca a él. Llegamos al punto: ¿se "baglinizará" Donald Trump al traspasar la puerta de la Casa Blanca?

Algunas pistas: en los últimos días de campaña sus asesores le sacaron el manejo de su cuenta de Twitter, se intuye, para dejarlo a salvo de sus propias "desregulaciones emocionales" (todos los asistentes de los políticos son, en definitiva, acompañantes terapéuticos). Otra pista: en su primer discurso luego de ser electo fue moderado y ya habló de un país para todos: "Hay un movimiento de estadounidenses de todas las razas, religiones, antecedentes y creencias, que quieren y tienen la expectativa de que nuestro gobierno sirva a la gente, y así será". En diciembre de 2015 el Trump pre-Baglini había pedido que prohibieran la entrada de todos los musulmanes a Estados Unidos.

¿Quién es el verdadero Trump? ¿Cuánta influencia tendrá sobre sus decisiones el dividido Partido Republicano? El pájaro se conoce en el vuelo. La única certeza hasta aquí es que el magnate del real estate, con ese emprendimiento llamado Altos del Muro tuvo tanto retorno de inversión que logró alquilar cuatro años la Casa Blanca. El negocio inmobiliario de su vida.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas