Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El Cadillac Presidencial: la historia del auto que sedujo desde Perón hasta Macri

Anécdotas sobre el Cadillac descapotable de 1955 que está en proceso de restauración para pasar a ser parte del Museo de la Casa Rosada

La inclusión del Cadillac en la película de Desanzo vino a alimentar varios equívocos
La inclusión del Cadillac en la película de Desanzo vino a alimentar varios equívocos. Foto: LA NACION / Maxie Amena
Lunes 14 de noviembre de 2016 • 00:01

La historia, se sabe, suele cocinarse con hechos objetivos, pero la sazonan leyendas, mitos y la memoria imperfecta de los humanos. Reconstruir el pasado de este Cadillac descapotable modelo 55 de Presidencia de la Nación es un ejemplo cabal de eso

Ahora que está por iniciar el último viaje, basta repasar la hoja de ruta que tuvo para comprobar mojones reales y ficticios, pasajeros que van de jefes de Estado democráticos y dictadores, argentinos y extranjeros a protagonistas de una película.

El vehículo es restaurado en un taller ubicado en el barrio porteño de Villa Real (a pasitos de Beiró y General Paz) como paso previo a formar parte del inventario del Museo de la Casa Rosada. Pero antes de hablar de eso, es menester terminar de arranque con la etiqueta "Cadillac de Perón" y con que haya sido donación o regalo. Aclaremos el tema.

"Este no es un auto convencional, es un auto histórico. Y queremos preservar al máximo las piezas originales", explica Spadafora, director del Museo del Automóvil
"Este no es un auto convencional, es un auto histórico. Y queremos preservar al máximo las piezas originales", explica Spadafora, director del Museo del Automóvil. Foto: LA NACION / Maxie Amena

¿El Cadillac de Perón?

El fundador del Partido Justicialista sí ordenó adquirirlo, pero nunca llegó a utilizarlo porque llegó después del 16 de septiembre de 1955, cuando fue derrocado por la autoproclamada Revolución Libertadora. Al menos en Internet no hay fotografías que lo muestren arriba de él cuando regresó a la Argentina y en las imágenes de la asunción del tercer mandato (12 de octubre de 1973) se lo ve subido al Rambler Ambassador -fabricado en la Argentina por IKA- que hoy atesora el Complejo Museográfico Provincial "Enrique Udaondo" de Luján.

Algunos como Gustavo Feder, historiador de la industria automotriz argentina, apuntan que Perón tenía un marcado interés por los autos y de hecho antes de que lo desalojaran a cañonazos tuvo una relación estrecha con automotrices locales y foráneas. En 1951 la Presidencia sí recibió un Cadillac 75 Limousine de General Motors -que los comercializaba-, que Perón utilizó con frecuencia. Este coche terminaría en manos privadas luego de un lastimoso ir y venir que incluyó dos subastas entre 2014 y 2016.

Sus conductores y un papel en el cine

El Cadillac descapotable recién comenzaría a ser utilizado por los miembros de la Libertadora; luego por Arturo Frondizi; Arturo Illia; Jorge Videla; Raúl Alfonsín, en la asunción; y hasta Hugo Chávez, quien en 2006 dio un paseo breve por los jardines de Olivos junto al entonces ministro Julio De Vido. Pero entonces el vehículo arrastraba problemas de temperatura que en un desfile obligaron al chofer a colocarle una bolsa con hielo en la bomba de nafta y más tarde a injertarle un improvisado electro ventilador.

A mediados de los 90, el Cadillac había participado en la película Eva Perón de Juan Carlos Desanzo, cuyo asistente de dirección, Claudio Reiter, recuerda ahora que el vehículo "andaba perfecto" y lo utilizaron varios días sin inconvenientes, siempre a cargo de un chofer de Presidencia (Luis Acuña, fallecido el año pasado). Rieter asegura que al Cadillac lo sacaban de una cochera de la CGT en la calle Azopardo, sin embargo también es un mal recuerdo. Es más probable que estuviera en el garaje de Presidencia de Leandro N. Alem, entre Córdoba y Tres Sargentos, donde todavía se guarda un Lincoln Continental blindado que fue donado por Ford o en la misma Quinta de Olivos, donde habrá compartido el paso del tiempo con un Renault 25 que Alfonsín adoraba.

El vehículo es restaurado en un taller ubicado en el barrio porteño de Villa Real. Foto: LA NACION / Maxie Amena
El vehículo es restaurado en un taller ubicado en el barrio porteño de Villa Real. Foto: LA NACION / Maxie Amena
El vehículo es restaurado en un taller ubicado en el barrio porteño de Villa Real. Foto: LA NACION / Maxie Amena
El vehículo es restaurado en un taller ubicado en el barrio porteño de Villa Real. Foto: LA NACION / Maxie Amena
El vehículo es restaurado en un taller ubicado en el barrio porteño de Villa Real. Foto: LA NACION / Maxie Amena
El vehículo es restaurado en un taller ubicado en el barrio porteño de Villa Real. Foto: LA NACION / Maxie Amena
El vehículo es restaurado en un taller ubicado en el barrio porteño de Villa Real. Foto: LA NACION / Maxie Amena
El vehículo es restaurado en un taller ubicado en el barrio porteño de Villa Real. Foto: LA NACION / Maxie Amena
El vehículo es restaurado en un taller ubicado en el barrio porteño de Villa Real. Foto: LA NACION / Maxie Amena
El vehículo es restaurado en un taller ubicado en el barrio porteño de Villa Real. Foto: LA NACION / Maxie Amena

La inclusión del Cadillac en la película de Desanzo vino a alimentar varios equívocos. El vehículo aparece al recrearse el momento en que Perón asume el segundo mandato (4 de junio de 1952). El primer equívoco es que el vehículo todavía no había sido fabricado y en aquella oportunidad el jefe de Estado utilizó otro descapotable, un Packard 1939 Super 8 All Weather Phaeton. Este último vehículo había sido comprado por la gestión de Edelmiro Farrell, era de la flota del estadounidense Franklin Roosevelt y -por causas nunca esclarecidas- terminó en poder de un coleccionista norteamericano. En la película -protagonizada por Esther Goris y Víctor Laplace- también se muestra que Evita estaba tan débil que hubo que improvisarle un arnés para mantenerla de pie mientras saludaban a la multitud. Sin embargo, hay fotografías que la muestran parada, pero también sentada en el asiento trasero de ese Packard.

En 2012, el Cadillac reapareció impecable como parte de la exhibición Autoclásica y el presidente Mauricio Macri quiso usarlo el día de la asunción, pero los mecánicos lo desaconsejaron.

La restauración

Lo primero que quiere aclarar Luis Spadafora, director del Museo del Automóvil, es que la puesta en valor del Cadillac fue convocada por el Gobierno y no representará gasto alguno para el Estado. La secretaría general de la Presidencia llamó a la entidad al comienzo de este segundo semestre y ellos lo retiraron de Olivos con un protocolo celoso que incluyó camioneta camilla propia y dos patrulleros de custodia. Spadafora se comprometió a terminar los trabajos antes de los 120 días, pero al iniciarlos encontraron imponderables que obligarán a retrasarlos dos meses. "Pensábamos que tenía la pintura original (negra), e íbamos a neutralizarla para repintarla con productos más modernos, pero encontramos que se había removido, entonces tuvimos que ir a la chapa", relata. El código del color de la pintura está en una chapa ubicada en el motor donde también figura el número de style 556267X (año de fabricación, 55; serie 62; y modelo 67X). Hay que decir que en su momento se lo pensó para satisfacción de millonarios y en aquellos años 50 era el auto de lujo más vendido.

La carrocería tenía una abolladura en el capot producto de la patada de un caballo de Granaderos (custodia presidencial) y un raspón al costado gentileza de la tranquera de la Sociedad Rural. También tiene grabado en pintura blanca el dominio con el que fue patentado (434676), que en la época de Illia llevaba colgado en las chapas reglamentarias y no como ahora que luce tremenda placa de bronce con escudo argentino.

El Cadillac Presidencial: la historia del auto que sedujo desde Perón a Macri
El Cadillac Presidencial: la historia del auto que sedujo desde Perón a Macri. Foto: LA NACION / Maxie Amena

El resto se mantiene intacto: chasis, paragolpes, baguetas, tablero, vidrios, ópticas, manijas en general y parte de la capota; no así el tapizado de fábrica, oculto por una cuerina de mala calidad colocada en los últimos años. Si bien recuperarán el cuero original casi en su totalidad, hay partes donde será preciso reemplazarlo por una imitación.

"Este no es un auto convencional, es un auto histórico. Y queremos mantener el espíritu del auto y preservar al máximo las piezas originales", explica Spadafora, mientras alrededor seis personas meten mano en el vehículo como verdaderos artesanos.

El motor -un V8 de casi siete litros de cilindrada y un árbol de levas que podía desplegar hasta 180 km/h- acusa poco más de 18 mil kilómetros y aunque no tiene grandes inconvenientes recibirá un reemplazo de correas, mangueras, kit de carburación, sistema hidráulico, dirección y frenos.

Las cubiertas Firestone (tamaño 820/15, tazas con el logo de Cadillac y ¡llantas vulgares de chapa!) no son las originales -por supuesto- y también serán reemplazadas, al igual que el tanque de nafta (de 70 litros) y el caño de escape por piezas en acero inoxidable.

El baúl -que para dimensionar el tamaño bastaría decir que lleva el auxilio "parado"- corona una carrocería que con los paragolpes y adornos mide 6,80 metros, pero con los años de historia que atesora son muchísimos más.

¿Curiosidades?

El recipiente del agua para el sapito del limpiaparabrisas es el original de fábrica y en vidrio transparente.

Otra: la caja de cambios -una palanca ridícula a la derecha del volante- es automática, pero no tiene sistema Parking (de bloqueo total).

La tercera: para cargar combustible hay que levantar la óptica trasera izquierda.

La última: pese a ser del 55 tiene levanta vidrios automático.

Pronto deslumbrará desde el Museo de la Casa Rosada.

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.