Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

5 libros para conocer a John Berger

Literatura y política del siglo XX en la mirada de un autor brillante

Miércoles 16 de noviembre de 2016 • 16:19
5 libros para conocer a John Berger
5 libros para conocer a John Berger.
0

El pasado 5 de noviembre cumplió noventa años quien quizá sea el representante más cabal de la literatura de izquierda del siglo XX. Nacido en un barrio de Londres, en 1926, John Berger dedicó el primer tercio de su vida a la pintura, la enseñanza de las artes plásticas y la crítica de arte. A mediados de la década de 1950, cuando comenzó a publicar artículos en la revista Tribune, bajo la supervisión de George Orwell, trabó sus primeras relaciones con el Partido Comunista Británico y comenzó a forjar su mirada marxista del arte, centrada en la defensa del realismo como forma expresiva y en el análisis de los modos del trabajo tanto en sus ficciones como en su crítica de artes visuales. A partir de su primera novela publicada en 1958, Un pintor de hoy, Berger cambió los pinceles por la pluma y se dedicó de allí en más solo a la narrativa, la poesía y el ensayo, creando una obra sólida y original que le llevó a ganar el Booker Prize, en 1972, con su novela G., recompensa que donó en parte al Partido de las Panteras Negras británico.

Un pintor de hoy

(1958)

A punto de inaugurar la exposición que le deparará el reconocimiento definitivo, el pintor húngaro Janos Lavin desaparece. A través de las páginas de su diario personal, recuperado por un amigo, la historia del artista exiliado en Londres desde 1919 comienza a revelarse: sus conflictos de militante de izquierda, la culpa del exilio, el recuerdo de los camaradas perdidos, su matrimonio difícil, toda su experiencia vital converge en la transformación de los colores en las formas de sus cuadros, mientras Janos reflexiona sobre la técnica, la historia de la pintura y la relación siempre conflictiva entre la creación artística y el compromiso político.

G

(1972)

Mas que un personaje, G. es el punto de reflejo de una época, el fin del siglo XIX y el comienzo del siglo XX, la decadencia de la aristocracia y el inicio de los movimientos nacionalistas que llevarían a la Primera Guerra Mundial. Hijo de la relación adúltera de un mercader italiano y de una angloamericana descarriada que abandonó a su marido millonario, el joven criado por una gobernanta que le enseñó a tocar el piano y también despertó su instinto lujurioso se transforma en un Casanova moderno que, en un relato de fragmentos intervenidos por el narrador, recorre Europa mientras seduce mujeres de todas las clases y condiciones sociales. En sus andanzas picarescas, más que condenar, libera a las mujeres seducidas, y con el despertar de ellas descubre las trampas sociales que las condicionan y a la vez le dan sentido a los conflictos históricos de su tiempo, las luchas proletarias, la moral burguesa, el imperialismo y los crecientes nacionalismos.

Puerca tierra

(1979)

Durante la década de 1960, Berger abandonó su Inglaterra natal y se afincó en un pequeño pueblo rural de los Alpes franceses. De esa experiencia de vida aún comunitaria, surgió la trilogía de De sus fatigas que incluye los libros Puerca tierra, Una vez en Europa (1987) y Lila y Flag (1990), un extensa investigación narrativa sobre los restos de la vida campesina y su desaparición definitiva en pos del traslado a las ciudades. Los relatos breves y extensos, poemas y ensayos de Puerca tierra recuperan los últimos vestigios de un modo de vida al borde de la desaparición. Desde los movimientos precisos y arduos del faenado de un animal hasta la narración extensa de las posibilidades e imposibles de una vida, Berger se detiene en los detalles materiales e imaginarios que construyen un modo de ver el mundo, una concepción del valor del hombre y de la vida, una conciencia de la perduración del pasado en el presente que pronto desaparecerían.

Mirar

(1980)

Un detalle en la composición de un cuadro que habla del cambio radical en la historia de la pintura, los modos en el que el uso de las fotografías exhibe la transformación de la distancia entre lo público y lo privado, la huella del cambio del hombre en su mirada sobre los animales, cada capítulo de este ensayo del autor británico revela una intensa reflexión sobre la experiencia estética como marca identitaria de la humanidad en su cambio histórico. Junto con el imprescindible Modos de ver, Mirar muestra la potencia de un crítico marxista capaz de observar los fenómenos estéticos con una firme conciencia histórica y material, sin nunca caer en el reduccionismo dogmático.

Documental de 1972, creado por Berger para la BBC, basado en su ensayo Modos de ver. (1° parte)

Hacia la boda

(1995)

Con una prosa solo en apariencia leve, Berger descarga su potente mirada sobre la recomposición de Europa en los años noventa, de cara al nuevo siglo. Lo hace a través de los viajes de un ferroviario y una científica -él desde Francia, en moto, y ella desde Eslovaquia, en ómnibus- que los conducen hacia la boda de su hija Ninon en un pueblo italiano. Si la descomposición del Este europeo tras la caída del Muro de Berlín y el avance de la posmodernidad encarnada en el capitalismo globalizado señalan un horizonte oscuro, teñido por la omnipresente amenaza del SIDA como estigma mortal, las diferentes voces del relato encuentran a cada paso la contrapartida a ese panorama en las persistentes relaciones particulares humanas, retratadas por Berger siempre desde su aspecto encarnado, ajeno a todo romanticismo idealista.

Segunda parte del documental que Berger dirigió en 1972 para la BBC, basado en su ensayo Modos de ver.

¿Estás de acuerdo con la selección? ¿Qué título agregarías?

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas