Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Suspenso endeble y tramposo

Jueves 17 de noviembre de 2016
SEGUIR
PARA LA NACION
0

La chica del tren / Dirección: Tate Taylor / Guión: Erin Cressida Wilson, basado en la novela de Paula Hawkins / Fotografía: Charlotte Bruus Christensen / Edición: Andrew Buckland y Michael McCusker / Elenco : Emily Blunt, Haley Bennett, Rebecca Ferguson / Duración: 112 minutos / Calificación: apta para mayores de 16 años / Nuestra opinión: regular

cerrar

Basado en un best seller, este thriller del director Tate Taylor (The Help - Historias cruzadas) muestra sus debilidades desde el inicio, abrumadoramente explicativo, en el que se nos cuenta cómo es cada personaje, qué le pasó antes y por qué está como está, como si nos estuvieran preparando para un gran misterio.

Una mujer alcohólica abandonada por su marido está obsesionada por la vida de su ex con su nueva mujer; otra tiene un pasado tortuoso que la vuelve una insatisfecha constante. Hay una desaparición, y un psiquiatra y una mujer policía, y conexiones entre ellos. Se nos ofrecen diversos puntos de vista, saltos temporales constantes -quizá para disfrazar la incapacidad para construir climas de suspenso-, inconsistencias múltiples y el posible descubrimiento de la resolución por la mitad (si uno no leyó el libro pero vio unos cuantos policiales). La violencia de género se plantea con un maniqueísmo y un didactismo casi risibles. La información que se brinda es visualmente tramposa y la resolución se despliega con métodos mentales por lo menos discutibles.

Un cine que mira de lejos referencias como De Palma y Hitchcock, desde muy lejos y sin observar bien, como desde la ventanilla de un tren. Las actrices protagonistas tienen carisma, fotogenia y dignidad gestual, sobre todo Haley Bennett (Emily Blunt carga con un maquillaje que subraya sin matices su estado de ánimo), y los actores están condenados, tal vez por el trazado de sus personajes, a una pétrea unidimensionalidad.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas