Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Capital Federal: prohíben la publicidad de bebidas alcohólicas en la vía pública

En la Legislatura porteña se aprobó una ley para regular la promoción de los productos; las empresas que elijan seguir haciéndolo deberán priorizar en sus avisos mensajes que alerten sobre los riesgos de consumir alcohol

Jueves 24 de noviembre de 2016 • 17:38
0

Los grandes carteles publicitarios con cuidadosas producciones para captar la atención de los consumidores de bebidas alcohólicas comenzarán a ser parte del pasado. Es que esta tarde se aprobó en la Legislatura porteña la prohibición para que las marcas de cerveza, vinos y bebidas espirituosas realicen publicidad en la vía pública de la Ciudad de Buenos Aires.

La norma implica también la prohibición de toda "publicidad, promoción, patrocinio o financiación de actividades culturales, deportivas o educativas con acceso libre y gratuito, por parte de las marcas de bebidas alcohólicas", de acuerdo al texto de la propuesta que fue consensuado por todos los bloques.

El nuevo escenario plantea una excepción. Las marcas podrán realizar publicidad en la vía pública teniendo en cuenta que el 75% del espacio del aviso debe ser ocupado por frases que adviertan sobre los riesgos de consumir alcohol, por ejemplo, "el alcohol al volante mata", "el consumo excesivo de alcohol es perjudicial para la salud", "no bebas alcohol durante el embarazo", o "tomar alcohol en exceso te acorta la vida". El 25% restante podrá contener el nombre o el logo de la marca.

A partir que se reglamente la ley y comience a regir (seguramente, a partir del año próximo), las empresas deberán adecuarse a las normas o deberán afrontar severas multas. La nueva reglamentación, que surge a raíz de un proyecto del diputado Roy Cortina (Partido Socialista) apoyada por el Gobierno, establece multas que van desde las 15.000 Unidades Fijas (UF) a la 100.000 UF. Cada UF tiene un valor cercano a los $10 por lo que las sanciones van desde los $150.000 a un millón de pesos; también se prevé el decomiso de la mercadería y la inhabilitación para desarrollar la actividad comercial.

"Es un camino gradual. Así como el problema del tabaco no se arregló con una ley mágica, con el alcohol pasará lo mismo. Por eso no nos desesperó que sea una ley durísima de entrada, pero se puede avanzar más, por ejemplo en una ley provincial o nacional", le dijo Cortina a La Nación.

La sanción de esta ley es una consecuencia directa de lo que ocurrió meses atrás en la tragedia de Time Warp en la que murieron cinco jóvenes por consumir drogas sintéticas. Luego de ese episodio se formó una mesa de diálogo en la que el Ejecutivo planteó la necesidad de atacar el problema de las adicciones con el consumo de alcohol y drogas. En simultáneo el proyecto se Cortina esperaba avanzar en la Legislatura, algo que ocurrió cuando contó con el aval del Ejecutivo y del bloque oficialista.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas