Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Populista no se nace, se hace... a fin de año

Diego Sehinkman

SEGUIR
PARA LA NACION@diegosehinkman
Domingo 27 de noviembre de 2016
0

Sucedió hace pocos días en Oxford. Sobre su silla de ruedas y a través de un sistema de comunicación que él activa con los músculos de su mejilla, Stephen Hawking postró a la humanidad: dijo que, salvo que se mude a otro planeta, al ser humano le quedan mil años de vida. Dicen que esa misma noche Mauricio Macri, enterado de la profecía del físico británico, tuvo un sueño angustiante: Hawking y el economista Keynes bebían cerveza en una taberna y, abrazados y alegres, le sugerían a coro: "Macri, hazte populista. En el largo plazo todos estaremos muertos".

Ningún pibe nace chorro. Y ningún político nace populista. Es el "determinismo social" que los va haciendo. En un momento, ese adolescente que podría haber elegido el camino del esfuerzo y la disciplina, toma un arma y sale a robar. Igual que el político, que toma deuda y sale a repartir. O que te "mete máquina" (impresora de billetes) y te empapela. Todos ellos comparten la tragedia: toman un arma, toman deuda o te meten máquina para "gastos corrientes". Es desgarrador el testimonio de un joven salido de un asentamiento pegado a las vías del tren llamado Barrio Parque, a quien sus padres habían intentado educar y que sin embargo encañonó a unos extranjeros al grito de "¡arriba las manos, esto es una toma de deuda, denme todos los dólares que tengan!".

"No actúo solo -dijo el muchacho barrioparquista-. Me mandan a subir el déficit el Papa, la Corte, la mayoría en el Congreso que no controlo, los sindicatos, las organizaciones sociales y el 32% de pobreza". Para evitar la condena, el bienviviente del asentamiento adujo enfermedad. Dice tener "angustia de diciembre". ¿A qué se refiere? Los manuales de psicopatología política refieren que los funcionarios argentinos, cuando se acercan las Fiestas, padecen los siguientes síntomas: agitación respiratoria, sudoración fría e ideas catastróficas. Es el miedo a los exámenes del conurbano. Para evitar el "bochazo social", Cambiemos compró a la mesa examinadora: 30.000 millones para los movimientos sociales a cuenta de la ley de emergencia social. Mientras, una parte de la oposición vive en un adolescente Mayo del 68: "Seamos realistas, pidamos lo imposible".

Hace un mes el presidente proponía apertura comercial, apostando a que los países europeos y Estados Unidos celebrarían el giro. Pero con Trump llegó la sorpresa proteccionista. Cuando Macri estiró la mano para acariciarlo, el mundo se plegó como un erizo y levantó las púas.

Largo plazo y apertura son dos especies en extinción que viven en el ecoparque de Olivos, donde los veterinarios macristas intentan reproducirlos. Por ahora sin éxito.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas