Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Las cárceles argentinas, en números: mitos y realidades sobre la población penitenciaria

¿Hay muchos presos extranjeros? ¿Cuál es el principal delito de los detenidos?; en una producción especial, LA NACION analiza las cifras de las prisiones del país

Viernes 25 de noviembre de 2016 • 09:45
SEGUIR
LA NACION
0

cerrar

¿Hay muchos presos extranjeros? ¿Dónde se concentran la mayoría de los detenidos? ¿Qué nivel de sobrepoblación tienen las cárceles argentinas? Para responder a estos interrogantes, LA NACION analizó las cifras provistas por los informes anuales del Sistema Nacional de Estadísticas de Ejecución de la Pena (Sneep), del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación.

En la Argentina hay 285 unidades de detención. La jurisdicción que más cárceles tiene es la provincia de Buenos Aires (54), en tanto hay 33 prisiones federales.

Según el informe Sneep del 2015 (último año disponible), para el 31 de diciembre del año pasado, había 71.464 personas detenidas en cárceles del país. Es decir que la tasa de detenidos en el país es de 166 cada 100.000 habitantes.

Del 2002 al año pasado, la población carcelaria aumentó un 58,9%. Sin embargo, sigue siendo una de las tasas más bajas de la región. Brasil, por ejemplo, tiene una tasa de 307, Chile 241, Uruguay 291, y los EE.UU., de 693.

La provincia de Buenos Aires aloja a 31.760 presos en sus cárceles, y en 7 alcaidías, a 1317 internos. En conjunto representan aproximadamente el 45% de los detenidos de todo el país. En tanto, hay unas 2300 personas en comisarías y 1200 con monitoreo electrónico.

Además, el sistema recibe por año unos 2200 presos, mientras que la tasa de recambio es de 600. Cuenta con unas 26.000 plazas, lo que resulta en una sobrepoblación de 7000 internos, que asciende a 9000 contando los alojados en comisarías.

Un 95,8 por ciento de los detenidos son hombres, mientras que un 4,14 % son mujeres. Un dato novedoso es que por primera vez el informe SNEEP detalla la cantidad de personas transexuales alojadas en las cárceles argentinas, que son 33 (0,04% de la población).

Gran parte de la población penitenciaria es más bien joven: el 38,8 % tiene entre 25 y 34 años. La pequeña cifra de menores de 18 que figura en el gráfico corresponde a menores alojados en instituciones que están bajo la órbita del Servicio Penitenciario Federal pero no son cárceles, según explicaron a LA NACION fuentes del Ministerio de Justicia. En cuanto a las nacionalidades, el 94% de los detenidos son argentinos, mientras que sólo el 6% son extranjeros, principalmente de origen paraguayo, peruano y boliviano.

Tipo de delito

A nivel histórico, en los últimos 10 años, el delito más común cometido por los detenidos es el robo o tentativa de robo, mientras que en segundo lugar se encuentran los homicidios dolosos. Infracción a la ley de drogas, violaciones y hurtos se intercalan para ocupar el tercer puesto en la última década, aunque el último delito mencionado bajó considerablemente el año pasado, al menos en relación a los detenidos.

Con respecto a la ley de drogas, según la Procuraduría de Narcocriminalidad, el 44% de los 50317 expedientes iniciados el año pasado corresponde a casos vinculados a drogas. Sin embargo, la mitad corresponde a casos por tenencia simple o para consumo personal y el otro 50% a hechos relacionados con organizaciones narcocriminales. Algo de eso puede verse reflejado en la población penitenciaria.

La cantidad de presos por cometer secuestros también tuvieron un descenso considerable: pasaron del puesto 9 en 2002 al 14 en 2015.

Del total de los detenidos en 2015, cerca del 50% son procesados, mientras que de los condenados son el 49%, esto es una tendencia histórica. Entre los condenados, la mayoría recibió una pena de entre 3 y 9 años de prisión.

Algunas aclaraciones:

Robo: es el delito que se comete al apoderarse con ánimo de lucro de algo ajeno, siempre que se emplee violencia sobre las personas o fuerza en las cosas.

Hurto: tomar con ánimo de lucro elementos ajenos contra la voluntad de su dueño, sin que se incurra en violencia.

Otros delitos contra las personas: puede ser instigación al suicidio, aborto, lesiones, abandono de persona

Delitos contra el honor: calumnias, injurias

Otros delitos contra la propiedad: puede ser extorsión, estafas, usurpación, daños

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas