Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El desempleo bajó a 8,5%, pero aún hay más de un millón de desocupados

La caída se dio en el tercer trimestre contra el segundo, cuando había marcado 9,3%; la explican factores estacionales y una mejora en el interior; sin medición interanual

SEGUIR
LA NACION
Sábado 26 de noviembre de 2016
0

En un contexto de recesión económica, el exiguo número positivo de creación de empleo registrado privado y público que muestran los últimos meses, la mejora de los precios relativos en el campo, el tibio avance de la obra pública y el aumento del trabajo informal le dieron un breve respiro al Gobierno.

El desempleo fue de 8,5% en el tercer trimestre para los 31 aglomerados urbanos que mide el Indec y afectó a 1.069.000 de argentinos. No existe, debido a los datos manipulados de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) de 2007 a 2015, un dato comparable en la medida interanual. Por lo tanto, el único número que sirve de contraste -el del segundo semestre de este año y primero de la nueva gestión- sufre el sesgo de estacionalidad que tiene el mercado de trabajo local.

Con relación con ese período, el desempleo bajó ocho décimas (en el segundo trimestre fue de 9,3%). En ese entonces se registraban 1.165.000 desempleados. No hubo cambios en la tasa de actividad (46%), por lo que la mejora entre ambos períodos se debió principalmente al alza de la tasa de empleo (pasó de 41,7% a 42,1%), algo que sucedió en los últimos cuatro años si se miran comparaciones entre segundos y terceros trimestres. Hubo además una baja de la subocupación y trabajadores que se sumaron a la informalidad, que afecta a un tercio de la población activa (sin contar cuentapropistas).

"Las buenas noticias con respecto al empleo formal y a los datos del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) y el Indec nos señalan que en la Argentina empiezan a haber de nuevo sectores que comienzan a empujar la actividad. Esto se va reflejar en los próximos meses", afirmó a LA NACION el ministro de Trabajo, Jorge Triaca.

Para el Gobierno, más allá de los problemas que crea la estacionalidad y la falta de datos comparables, el número del tercer trimestre muestra que, incluso en la recesión actual, comienza a haber una mejora del mercado de trabajo sobre todo en el interior, donde la quita de retenciones y el avance de la producción de maquinaria agrícola empujan algunas contrataciones. Esto se observa en la última Encuesta de Indicadores Laborales (EIL), que muestra leves avances del empleo en Gran Rosario, Gran Córdoba y Gran Santa Fe. entre otros conglomerados. Un dato refleja este avance a dos velocidades en el empleo: por primera vez en la historia, el auto más vendido del mercado automotor es una pick-up.

En agosto, subieron también los empleos en la construcción (fueron 5000), el sector más golpeado. Esa tendencia mantuvo cierta heterogeneidad en los meses siguientes (leves mejoras desestacionalizadas y fuertes bajas estacionales).

"Hay factores estacionales. No nos extraña que el empleo haya crecido en el interior, donde hubo cambios de los precios relativos", explicó Juan Luis Bour, economista jefe de FIEL. "Hubo en Buenos Aires 115.000 empleos nuevos. No es algo que no pasara en años pasados si se comparan los mismo trimestres", afirmó. El economista señaló que el año pasado, por ejemplo, se crearon 90.000 empleos entre el segundo y tercer trimestre. Sin embargo, sorprendió el alto dato de este año. En el Gobierno lo explicaron diciendo que al mínimo crecimiento del empleo privado registrado en los últimos se sumaron nuevos informales. "Hubo un aumento del empleo de 140.000 nuevos ocupados. En grandes trazos, esto se tradujo en 40.000 nuevas personas que se incorporaron al mercado laboral desde la inactividad y en 100.000 desempleados menos", enumeró el economista de Idesa, Jorge Colina. "Los nuevos ocupados pueden explicarse por un aumento del cuentapropismo que es generalmente informal", afirmó. "Cuando no hay actividad se encuentran trabajos en la informalidad", cerró.

Además, según datos que releva el ministerio de Trabajo, se sumaron más monotributistas, autónomos e independientes al mercado. Por otro lado, para agosto por ejemplo, hubo también nuevos empleos públicos, aunque no al nivel que impulsaba el kichnerismo. Eso compensó las caídas en el sector privado. Ese mes se sumaron 46.697 estatales, 8000 trabajadores menos de los que se fueron del sector privado.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas