Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Una app permite reservar el mejor lugar para el amor

Con el celular, es posible chequear disponibilidad y guardar una habitación de hotel durante 15 minutos

SEGUIR
LA NACION
Sábado 10 de diciembre de 2016
Foto: Shutterstock
0

Que la tecnología se ha metido de lleno en la cama de los argentinos no es ninguna novedad. Y que en muchos casos actúa como enemiga del placer , tampoco. Pero en este caso podría decirse que sucede todo lo contrario, porque sin duda la principal función de ReservaTelo, una app recientemente lanzada al mercado, es facilitar encuentros íntimos.

Templo del placer fuera de casa, los amantes furtivos al fin tienen una aplicación para reservar una habitación en albergues transitorios en tiempo real mediante un mapa que geolocaliza todos los hoteles alojamiento y muestra la disponibilidad que hay en ese momento. La principal ventaja es que se puede reservar desde el celular y terminar así con las (incómodas) e indeseadas esperas y con la incertidumbre de saber si ahí, en el "telo" de confianza, habrá o no cama para dos.

Además, la app permite conocer los servicios, las tarifas, las fotos de las habitaciones e incluso la ruta más directa desde la ubicación del usuario, para no perder tiempo, ya que el sistema guarda las reservas por un máximo de 15 minutos, con posibilidad de extenderla 15 minutos más si es necesario. Otra ventaja es el anonimato y la discreción : ReservaTelo es totalmente anónimo y no requiere registro, sino que de cada reserva que se hace se despide un código único que la persona deberá presentar al llegar al lugar para que pueda acceder a la habitación.

Lejos de los estereotipos y prejuicios machistas, el desarrollo de la aplicación, que ya está disponible para Android y iPhone, es un emprendimiento ciento por ciento femenino: fue ideado y llevado a cabo por tres amigas uruguayas: Victoria Ortiz, Ximena Genta y Victoria Suárez, todas menores de treinta años. En el país vecino la app opera desde hace medio año en Montevideo y ya tiene unas 10.000 descargas. "Es una ciudad pequeña, de un millón de habitantes, donde hay 22 hoteles alojamiento. Acá, en Buenos Aires, hay más de 150. Es un salto gigante", define Ortiz, definitivamente instalada de este lado del charco.

Cuando comenzaron con su idea, las chicas, que se conocieron estudiando publicidad en la facultad, empezaron a escuchar quejas e historias frustradas relacionadas con esperas que aplacaban el deseo. "Eran muchas las historias de conocidos que contaban que el «momento» había pasado después de estar dando vueltas y vueltas buscando una habitación -relata Ortiz-. Investigando, notamos que faltaba en el mercado una aplicación que permitiera saber la ubicación y disponibilidad de los hoteles y que, además, diera la opción de hacer una reserva instantánea."

Cambio de cara

Además de la app, las publicistas decidieron acompañar su start up con una fuerte comunicación capaz de refrescar y cambiarle la cara a ese templo de placer fuera de casa. "El desafío fue romper con la idea que uno tiene de un hotel de este tipo -dice Victoria-. Queríamos romper un poco con los esquemas y la idea que se tiene de los albergues transitorios; estamos haciendo un giro importante en la comunicación que nunca nadie había hecho para un rubro como éste. Por eso el foco lo hacemos en los jóvenes, en los millenials, que son los que menos llegada a los telos están teniendo. A ellos no les importa tanto consumir el servicio básico de una cama con dos lamparitas, como se le suele decir, sino experiencias, y para que eso suceda la comunicación tiene que ir necesariamente por ese lado y convertirse en algo más aspiracional", explica Ortiz. En este sentido, la app brinda un plus para sus usuarios con promociones, regalos y beneficios exclusivos para los que la utilicen para consumar sus encuentros íntimos.

La app fue seleccionada entre 4500 emprendimientos de todo el mundo para participar del Global Entrepreneurship Summit (GES 2016), organizado por la Universidad de Standford. Allí, incluso, se dieron el gusto de estrecharle la mano al presidente de los Estados Unidos, Barack Obama. "Fue una sorpresa, recién ahí tomamos dimensión de lo que hicimos", dice Ortiz, orgullosa de su aplicación y de haber contribuido a que la espera no sea más un tema de queja entre sus conocidos.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas