Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Crisis: de la triple fuga a los Panamá Papers y al caso Milagro Sala

Cambiemos resolvió conflictos, pero aún mantiene frentes abiertos

Sábado 10 de diciembre de 2016
SEGUIR
LA NACION
0
Una de las crisis que no parece estar cerca de resolverse en el corto plazo es la detención de Milagro Sala
Una de las crisis que no parece estar cerca de resolverse en el corto plazo es la detención de Milagro Sala. Foto: Archivo / Marcelo Gómez

A dos semanas de haber llegado a la Casa Rosada, la administración de Mauricio Macri fue puesta a prueba con la fuga de los tres condenados por el triple crimen de General Rodríguez de una cárcel de máxima seguridad. Quince días después, con el involucramiento de las fuerzas federales de seguridad y con el Servicio Penitenciario Bonaerense descabezado, Víctor Schillaci y los hermanos Christian y Martín Lanatta ya habían vuelto a estar tras las rejas. El Gobierno mostró el hecho superado de manera victoriosa y el Presidente aprovechó para responsabilizar públicamente al kirchnerismo, al que relacionó con el narcotráfico.

Si bien fue probablemente la crisis más importante que le tocó atravesar al Gobierno este año, no fue la única. También alteró a la Casa Rosada la sospecha de corrupción del jefe de la Aduana, Juan José Gómez Centurión, que fue denunciado por el propio Ministerio de Seguridad por la difusión de una escucha telefónica comprometedora. El Gobierno lo desplazó para dar curso a la investigación y tiempo después volvió a su cargo tras un fallo de la Justicia en el que se estimaba que no había pruebas suficientes que acreditaran que el funcionario había encubierto a una banda de contrabandistas.

Aunque el macrismo salió airoso de algunas crisis, otras de las que surgieron a lo largo de los meses todavía no fueron superadas. Tal es el caso de los niveles de conflictividad social o de los enfrentamientos internos en Cambiemos o entre la diputada nacional Elisa Carrió y el presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti, y de la legisladora con el presidente de Boca, Daniel Angelici, a quien acusa como el “operador político” de Macri.

También está irresuelto el escándalo de Panamá Papers que salpicó al Presidente y tuvo repercusiones negativas tanto dentro como fuera de país, y la sospecha que involucra a Gabriela Michetti por los $ 245 mil y US$ 50 mil que le desaparecieron de su casa el mismo día que ganaba las elecciones junto a Macri. La Justicia busca determinar si el dinero estaba declarado. Según ella, el monto robado se dividía entre dinero de su Fundación, SUMA; un préstamo de su novio, Juan Tonelli, y efectivo para remodelar su casa.

Por último, una de las crisis que no parece estar cerca de resolverse en el corto plazo es la detención de Milagro Sala. En las últimas semanas, resurgió la polémica por la investigación contra la líder de la Túpac Amaru en Jujuy. Varios organismos internacionales de envergadura, como la ONU y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), pidieron al Gobierno que la dirigente barrial fuera liberada por considerar que su detención fue arbitraria. A pesar de las gestiones para evitar que el caso se convierta en un escándalo internacional –con el envío del secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, a Nueva York, por ejemplo–, los reclamos se mantienen. Aún así, la justicia jujeña ratificó que Sala, que es investigada por numerosas causas penales graves, continuará presa.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas