Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Facundo Pieres: "Estoy molesto, se nos fueron por desconcentración"

De gran actuación, el N° 1 de Ellerstina destacó el juego de su equipo y lamentó el quedo en el 7° chukker; habló de reforzar la caballada

Domingo 11 de diciembre de 2016
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Facundo Pieres habló de reforzar la caballada
Facundo Pieres habló de reforzar la caballada. Foto: Mauro Alfieri

Los ojos vidriosos, la mirada perdida y el semblante serio. La frustración se plasma en cada gesto de los jugadores de Ellerstina. Se ven cansados y agobiados. No es para menos: jugaron en alto nivel y lideraron el score en un buen tramo del partido, pero un bache en un momento clave terminó inclinando la balanza para que La Dolfina festeje una vez más.

Dentro del corralito que arma el personal de seguridad conviven las dos caras de la moneda. De un lado, La Dolfina festeja, esperando la ceremonia de premiación; el centro de atención es David Stirling, la figura de la final. A pocos metros, los Pieres son testigos del regocijo del mejor equipo de la actualidad, que logró su 10° trofeo en Palermo.

Facundo Pieres aún mastica la bronca de una nueva definición perdida. "Estábamos jugando bien al polo y no sentía que nos estuvieran dominando. Estoy bastante molesto porque en el séptimo chukker se nos fueron por desconcentración. No merecíamos estar así como ahora", le dice a LA NACION.

Tirado en el pasto, Gonzalo deja pasar el tiempo con Indalecio, su hijo y fiel compañero en cada visita a la caballeriza. "Estoy un poquito caliente de haber perdido. Vinimos a ganar y parecía que se iba a dar. Fue el séptimo chukker el que marcó la diferencia", suelta el N° 3. Probablemente, el cuarteto de la Z va a tener pesadillas con ese penúltimo chukker. Habían llegado igualados en 11, pero La Dolfina clavó un parcial de 3-0 que sentenció la historia. "Estamos con bronca, estuvimos todo el año esperando esto. Ahora a esperar otro año que se hace largo, pero hay que levantar la cabeza y meterle para adelante". Coincide Mariano Aguerre, su coach: "Nos vamos con la frente en alto".

El detrás de escena de la premiación parece transcurrir en cámara lenta. Nicolás Pieres, el menor del equipo, se refugia en el carrito para jugar con Félix, su hijo de ocho meses. El más inquieto es su primo Pablo, que camina de un lado a otro, mientras se pasa la mano por la cara para disimular las lágrimas. "No quiero decir nada", dice, y acto seguido se disculpa.

La incorporación de Polito Pieres en 2015 no sólo significó para Ellerstina sumar un 10 goles, sino convertirse en una formación 100% familiar. A eso apunta Gonzalo: "Estamos jugando contra un La Dolfina que se armó en 2011 y donde se juntaron casi los mejores que había. Ellos no son familia. Nosotros vamos de a poco, pero en el buen camino. Lo que viene va a ser mejor".

Rendidos a la hegemonía de La Dolfina ("hoy son superiores a nosotros", admiten), los Pieres tendrán un año para pensar alternativas que achiquen la brecha. Facundo hace hincapié en sumar más caballos a la ya enorme organización: "Somos un equipo familiar y jugamos caballos de nuestra cría. No es fácil montar a cuatro jugadores. Tenemos que ponernos más las pilas en eso".

Ya pasaron los discursos, los trofeos y el baño de champagne. El corralito desaparece y hay una invasión de fanáticos. Selfies, firma de remeras y hasta celulares. Por primera vez desde que sonó el campanazo del último chukker, los jugadores sonríen. El carrito se los lleva a los palenques, donde los espera un poco de intimidad con su entorno. En el camino, nace una ovación para el cuarteto de Ellerstina. Su última imagen.

Se pasó rápido: Una final que no se extendió: duró 1h48m

Con la nueva tendencia de los referís a dejar jugar, sin ser tan rigurosos con algunas acciones, la final tuvo ritmo y velocidad. Duró menos de dos horas (108 minutos) y sólo se sancionaron 18 infracciones. Hubo una sola caída: de Polito Pieres, en el primer chukker.

am/gs

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas