Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Dentro y fuera de la cancha: todos los detalles de la gran fiesta del Abierto de Palermo

La Dolfina y Ellerstina volvieron a mostrar por qué en Argentina está el mejor polo del mundo; juego de lujo, looks que marcan tendencia y un after que se extendió hasta pasada la medianoche cerraron la temporada

Jueves 15 de diciembre de 2016 • 00:15

cerrar

Hay deportistas que son excelentes en sus disciplinas. Pero hay otros que logran lo que muy pocos consiguen: traspasar las fronteras de su deporte. Eso es lo que ha logrado Adolfo Cambiaso en el polo. Y pese a que ya podría darse por satisfecho con toda la gloria que conquistó, Olimpia de Oro incluido, sigue acumulando títulos. Así fue como con La Dolfina, el club que creó en 1995, ganó su décimo título de Palermo al vencer a su rival de los últimos tiempos, Ellerstina, por 16-12, para quedarse por cuarto año consecutivo con el máximo trofeo de polo.

Como sucede año tras año, el Campo Argentino de Polo se viste de gala para celebrar la final del mejor torneo del mundo. Un espectáculo que reúne condiciones únicas reservadas para los grandes acontecimientos deportivos del mundo. Cerca de 15.000 personas colmaron la capacidad del estadio para presenciar este gran partido, que tuvo todo lo esperado: calidad, emoción e incertidumbre en el resultado hasta último momento.

Hasta el sexto chukker se trató de un encuentro parejo con leve dominio en el marcador de Ellerstina. Llegaron al comienzo del séptimo período igualados en 11, y ahí el campeón apareció en toda su dimensión: se impuso 3-0 para ponerse 14-11, y en el final manejó los tiempos del partido para quedarse con la gloria.

La Dolfina campeón de Palermo por cuarto año consecutivo festejó junto a su familia.
Con una ubicación de privilegio, los clientes de HSBC disfrutaron de la gran final.
Adolfo Cambiaso, a los 41 años, demostró que sigue siendo el mejor jugador de polo del mundo.
Catarina Spinetta fue la dj de lujo en la casa HSBC.
Mona Gallosi fue la encargada de hacer los tragos en la casa HSBC una vez terminado el partido.

Cambiaso se dio un gran gusto: además de sumar otra Copa a su completa vitrina, utilizó seis clones de su yegua más famosa, Cuartetera, en un paso delante de la ciencia aplicada al deporte. El lado emotivo estuvo en el festejo de los cientos de uruguayos que cruzaron el río para acompañar a su figura, David Stirling, que fue elegido como el mejor jugador del partido.

Por supuesto la jornada en Palermo no se acabó cuando el campeón se bajó del podio. El post-partido, como ya es costumbre, fue una fiesta de música y buen clima en todo el predio. La casa HSBC, banking partner de la competencia, se convirtió en el centro de la celebración con Catarina Spinetta como DJ y destacados bartenders, entre ellos Mona Gallosi, que convertían sus tragos en manjares para el paladar. Siempre con buena atención para los clientes que la marca recibe y agasaja todas las primaveras, cuando comienza a rodar la bocha en la Catedral del polo.

Festejo de La Dolfina. Más gloria para Adolfo Cambiaso,David Stirling,Pablo Mac Donough y Juan Martín Nero. Festejo para el polo: terminó con éxito el 123º Campeonato Argentino Abierto HSBC.

En esta nota:
Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.