Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El año en que salimos del peligro

Martín Dinatale

SEGUIR
LA NACION
Miércoles 14 de diciembre de 2016 • 19:58
0

Se podrán hacer críticas de las más variadas hacia la política exterior del gobierno deMauricio Macri. Desde la generación excesiva de expectativas finalmente no cumplidas hasta la escasa claridad en los socios elegidos, pasando por los problemas internos de la burocracia del Palacio San Martín. Pero hay un punto en el que coinciden amplios sectores de la diplomacia y de la academia a la hora de realizar un balance del primer año de gestión del Gobierno : 2016 será recordado como el año en que la Argentina salió del peligro.

El peligro de la política exterior encarada por Cristina Kirchner tenía muchas caras de una misma moneda. Un aislacionismo preocupante para la economía del país, el camino hacia una crisis como la de Venezuela, la reiterada retórica confrontativa del ex canciller Timerman, la pelea con socios históricos de la Argentina o el manifiesto acuerdo con países de escasa tolerancia democrática. La llegada de Macri, con Susana Malcorra a la Cancillería, terminó de plano con todo ello. Hay muchos temas por mejorar y ajustar. Pero nadie puede dudar de que la Argentina volvió al mundo y salimos del peligro.

El ex canciller Dante Caputo expresó a LA NACION como positivo: "Volvemos a existir para el resto del mundo. Comenzamos a tener interlocución con países relevantes, dejando de lado los aventureros populistas". Como hecho negativo el ex ministro de Raúl Alfonsín observó que hasta ahora "nadie explica qué objetivos concretos persigue la política exterior. Los cambios y complejidad del actual sistema mundial escapan a quienes definen la política exterior". Además, Caputo teme que quieran "transformar la Cancillería en una suerte de secretaría de comercio exterior".

Por su parte, Marcelo Elizondo, director de la consultora DNI, coincidió con Caputo en que la Argentina regresó al mundo. Y destacó en ello la regularizacion de la deuda en default, la solución a la controversia comercial en al OMC, la normalización de las relaciones con organismos multilaterales, las visitas de los más altos jefes de Estado y el ingreso como miembro observador a la Alianza del Pacifico. Como negativo, Elizondo percibe que "Argentina no ha podido generar aun resultados en materia de inserción comercial (las exportaciones caen 2% y las importaciones 8%), siendo que la Argentina es, de acuerdo al Banco Mundial, uno de los 5 países -de los casi 150 medidos en el mundo- con menos intensidad en sus relaciones comerciales internacionales".

Desde la fundación NPSGlobal, Irma Arguello, experta en política nuclear, cree que hubo desde el Gobierno "la voluntad de reinserción del país en el mundo". Pero destacó como aspecto negativo que ello implicó "intentar hacerlo de cualquier manera sin medir las consecuencias". Arguello dijo a LA NACION que hubo desde la Cancillería una "notoria falta de prudencia con que se han abordado al menos desde lo declarativo determinados temas sensitivos tal como el asunto Malvinas, o el fijar posición previa respecto de la elección en Estados Unidos". También Arguello cuestionó la presentación de Malcorra a la candidatura a la ONU "con todo lo que ello implicó en un momento en que estaba (y está) todo por hacer".

Luis Savino es director del Centro de Estudios Americanos y uno de los que más conoce de los entretelones de Washington. "El gobierno de Macri ha reinsertado el país en el mundo y hubo una mayor apertura de la Argentina al mundo. Se han reconstruido las relaciones bilaterales con muchos países que estaban rotas. Sobre todo en este último punto hay que destacar la reconstrucción de los lazos diplomáticos con Estados Unidos", dijo. Pero también remarcó que "luego de un año de gestión ya es momento de concretar políticas y empezar a mostrar resultados".

Desde el Comité de Asuntos Asiáticos del CARI, Jorge Malena, uno de los mayores expertos en China que hay en el país, evaluó ante LA NACION que lo positivo de la política exterior del actual gobierno con respecto a la región del Asia Pacífico es que "se evidencia un interés por impulsar los lazos con todos los países de esa región, sin existir preferencias en particular". En ese contexto, Malena destacó el relanzamiento del Comité Nacional para el Asia y el Pacífico, espacio de reflexión basado en la participación de representantes gubernamentales, académicos y empresariales, cuyo objetivo es promover de manera coordinada la vinculación de nuestro país con esa región. Pero Malena cree que queda por delante alcanzar un comercio más equilibrado con los países del Nordeste Asiático dejando atrás la primarización de nuestras exportaciones para integrarse a las cadenas productivas.

Resta mucho por hacer. Pero ya nadie duda de que volvimos al mundo y salimos del peligro.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas