Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Microsoft reinventa su cultura en busca de recuperar el liderazgo tecnológico

Domingo 18 de diciembre de 2016
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Satya Nadella ha tratado de abrir más el enfoque de Microsoft
Satya Nadella ha tratado de abrir más el enfoque de Microsoft. Foto: Reuters

El retiro anual de Microsoft Corp. es una oportunidad poco común para que unos 180 altos ejecutivos hablen de estrategia y socialicen con los jefes que aprueban los proyectos y deciden sobre los avances de sus carreras.

Satya Nadella decidió sacudir el statu quo. En la reunión del año pasado, la primera que planificó por completo luego de asumir la presidencia ejecutiva en 2014, rompió con una tradición interna al invitar a los jefes de las empresas adquiridas recientemente, según un ejecutivo que asistió al encuentro.

Algunos se quejaron, diciendo que los nuevos ejecutivos no tenían ni los pergaminos ni la antigüedad para asistir al evento de dos días y que su presencia violaba el protocolo establecido por los dos ex presidentes ejecutivos de la compañía, Bill Gates y Steve Ballmer.

"Hacemos esto debido a las ideas que [estos nuevos ejecutivos] traen", replicó Nadella, un veterano de 24 años de Microsoft, a uno de los críticos.

El objetivo de Nadella era claro. La tecnología ha dejado atrás a las computadoras de escritorio que usan el sistema operativo de Microsoft y el gigante de software de 41 años debe despojarse de sus prejuicios hacia lo que no es inventado en la compañía y su abrumador enfoque en la ingeniería.

Bajo la tutela de Nadella, Microsoft se está convirtiendo en el único gigante tecnológico anterior a internet capaz de eludir la decadencia de su producto de legado -el sistema operativo Windows para PC- y surgir como uno de los líderes de la nueva era de la computación en la nube.

En Microsoft, el paso de la vieja a la nueva cultura no ha sido fácil. Algunos veteranos decían que se estaba despreciando el legado de la compañía.

Una atmósfera insular solía ahogar la iniciativa de los nuevos talentos provenientes de otras compañías. Hoy, los presi-dentes ejecutivos de las empresas adquiridas por Microsoft tienen libertad para señalar estrategias fallidas y dictan talleres de innovación para otros ejecutivos.

"No hicimos todo bien en cuanto a nuestra cultura, especialmente en relación a aprender de otros", reconoció Nadella en una entrevista. "De lo contrario, ¿por qué no detectamos las grandes tendencias?".

Entre los 36 nuevos ejecutivos contratados por Nadella en sus primeros dos años y medio como presidente ejecutivo (casi el triple de las contrataciones hechas por su predecesor, Steve Ballmer) se cuentan Javier Soltero, del creador de la aplicación de email y calendario Acompli; Chad Fowler, de la aplicación de gestión de tareas Wunderlist; y Nat Friedman, de Xamarin, firma de herramientas de desarrollo de software de código abierto.

La historia de la compañía está repleta de adquisiciones que fracasaron porque estaba más interesada en promover sus productos que en ofrecer lo que sus clientes querían. El negocio de teléfonos móviles de Nokia, que Microsoft compró para impulsar su sistema operativo móvil, o el gigante de la publicidad digital aQuantive son ejemplos.

Microsoft, una firma con profundas raíces en la ingeniería, se acostumbró más a construir productos que a adquirirlos. "Cuando compraba algo, era un reconocimiento a regañadientes de que estaba rezagada en alguna tecnología", cuenta Ray Ozzie, que fue arquitecto jefe de software de Microsoft después de que el gigante comprara su startup de software colaborativo en 2005.

Durante la gestión de Ballmer, entre 2000 y 2014, las ganancias anuales se dispararon de US$9.420 millones a US$22.960 millones. Sin embargo, las ventas anuales del sistema operativo Windows, que en 2002 representaban 33% de los ingresos totales de la compañía, disminuyeron constantemente, hasta llegar hoy a menos de 20% de las ventas.

"Una crisis absoluta y total es una herramienta mucho más fácil de usar para galvanizar el cambio", dijo Nadella.

Además de Apple y Google en la computación móvil, Microsoft debió enfrentar la competencia de Salesforce.com Inc. y Amazon Web Services, pioneras de la computación en la nube, el acceso a software a la carta y potencia computacional. Los servicios basados en la nube amenazan a los productos de legado de Microsoft, que los clientes pagan para instalar en sus computadoras.

Nadella compró Revolution Analytics y Metanautix para ayudar a los clientes de la computación en la nube a entender la enorme cantidad de datos que acumulan. Compró Sunrise Atelier y VoloMetrix para agregar funciones de calendario móvil y herramientas de análisis de correo electrónico a Office 365, un producto basado en la nube, y reforzó las ofertas de seguridad de Microsoft con Secure Islands y Adallom.

Azure, el servicio de computación en la nube de Microsoft, más que duplicó las ventas en su último año fiscal cerrado el 30 de junio, pero aún es una quinta parte del tamaño de Amazon Web Services, según la firma de investigación Gartner Inc.

Alimentado por la venta de servicios basados en la nube como software de procesamiento de textos, correo electrónico, hoja de cálculo, y otras aplicaciones de colaboración como SharePoint y Lync, el segmento de negocios de Office ha crecido en importancia a medida que Windows ha decaído y en el último año fiscal representó casi 28% de las ventas. Además, los productos y herramientas de servidor, que incluyen Azure y otras aplicaciones corporativas, generaron más de 22% de la fac-turación total.

"En tres años, han pasado de la retaguardia al primer plano de la Tecnología de la Información", dijo Aaron Levie, director ejecutivo de la empresa de almacenamiento en la nube Box Inc., que se asocia y compite con Microsoft.

Otro ejemplo del cambio es Acompli, que desarrolló una aplicación de correo electrónico y calendario para usuarios de Microsoft Outlook en teléfonos inteligentes que utilizan el iOS de Apple y las plataformas Android de Google. En el pasado, Microsoft se negó a usar estos sistemas e intentó construir una versión móvil de su propio sistema operativo Windows.

Nadella dejó al jefe de Acompli, Soltero, a cargo de todo el negocio de Outlook, uno de los productos más utilizados de Microsoft. El mes pasado, lo ascendió de nuevo para supervisar la estrategia de producto para el grupo de Office, que incluye Word, Excel y PowerPoint, así como los servicios de colaboración de mensajería Skype y los servicios colaborativos Yammer.

"En el pasado, Microsoft suponía que uno tenía que pasar en la empresa 10 o 20 años antes de desempeñar un papel de liderazgo", dijo Scott Guthrie, vicepresidente ejecutivo del Grupo de Microsoft de la Nube y Empresas, que se unió a la compañía en 1997.

A mediados de los años 2000, según la firma de investigación Radicati Group, Microsoft Outlook tenía más de 60% del mercado de correo electrónico corporativo, que desde entonces ha migrado a servicios basados en la web. "Si continuamos en nuestro actual curso y velocidad actual, nos convertiremos en ésto", dijo Soltero en una presentación a sus empleados, mientras les mostraba el logotipo de Lotus Notes, el difunto programa de correo electrónico que dominó en la década de 1980.

"Hay una línea delgada entre la soberbia y la confianza", dijo Nadella. "Quiero que estemos más en el lado de la confianza".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas