Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Carlos Araujo: "El argentino es exitista, necesitamos cuatro o cinco años para crecer"

El presidente de la Unión Argentina de Rugby (UAR) está convencido de que se necesita tiempo para que los Pumas y los Jaguares estabilicen su juego y sus resultados

SEGUIR
LA NACION
Jueves 29 de diciembre de 2016
Carlos Araujo, presidente de la UAR
Carlos Araujo, presidente de la UAR. Foto: Archivo
0

No fue sencillo el año del rugby, en especial porque las expectativas eran mucho más grandes que lo que finalmente se logró en cuanto a resultados. Carlos Araujo, presidente de la Unión Argentina de Rugby (UAR), toma con calma el análisis y admite que tiene mucho de cierto, aunque está convencido de que el futuro será mejor. Pide, eso sí, que el "exitismo" de los argentinos se permita esperar cuatro o cinco años más hasta que el trabajo rinda sus frutos. ¿Será así? Araujo se explica durante una extensa entrevista con la nacion para el ciclo Conversaciones en LN+.

-Si 2015 se terminó con cierta euforia, el 2016 no termina igual. ¿Hay cierta decepción en término de resultados?

-El público argentino es exitista, nosotros venimos de un mundial en el que salimos cuartos y este año empezamos a desarrollarnos siendo terceros en un mundial juvenil, lo que habla de un futuro mejor. A su vez, los resultados no se dan porque la realidad es que los equipos con poca experiencia necesitan un período de adaptación en una categoría como el Super Rugby. Te digo un dato no menor: Greg Peters, CEO de la UAR (ver aparte su desvinculación) , también fue CEO de Hurricanes, que tardó 21 años en ser campeón del Super Rugby y tenía dos All Blacks. Los argentinos queremos las cosas de hoy para mañana. y los procesos deportivos duran años.

-Entre Pumas y Jaguares sumaron ocho victorias y 20 caídas este año. ¿No te decepcionaron, era lo que esperabas?

-Esperaba un poco más, hay que ser sincero. Nosotros teníamos una expectativa mayor en el Super Rugby, los jugadores también. Ya lo decía la vez pasada Conrad Smith, que es uno de los grandes jugadores de los All Blacks: "lo de Argentina es muy duro en cuanto a la adaptación de viajes, equipo nuevo". Es lógico que los tiempos de adaptación te llevan a los resultados importantes.

-Hay gente que sostiene que la estructura del rugby argentino se queda corta para tanta exigencia. ¿Coincidís?

-Estamos para lo que estamos haciendo: un equipo en el Super Rugby. Y te digo, ya que me lo preguntás: yo formo parte de la Sanzar junto con Agustín Pichot, somos ocho, ellos ven el proceso argentino como muy bueno, ellos, no nosotros. Y cuando dicen "ché por qué no metemos una segunda franquicia", le decimos que por más que tengamos el dinero, no tenemos el volumen de jugadores como para poder abastecer dos franquicias. O sea que nosotros sabemos que no podemos crecer hasta que no pase un período de cuatro o cinco años para meter una segunda franquicia. Ojalá que todos los jugadores que están en el hemisferio norte que quieran jugar en los Pumas pudieran jugar en otras franquicias.

-A eso quería ir, cómo ampliar la base de jugadores. ¿Hay alguna posibilidad de revisar esa situación de que los que juegan en Europa no formen parte?

-Tenemos dos procesos para aumentar la base. Uno es natural, en 15 años 4500 chicos fueron preseleccionados. Por un lado estamos creciendo en tratar de que esos chicos lleguen a un mundial juvenil de M 20 y de esos que queden dos o tres, como ha sido la estadística. Yo les digo a los chicos que no se hagan expectativas con el rugby profesional, porque es para muy pocos. Se los dije en una práctica de M 17 de Pumitas y ellos se sorprendieron, y me decían que los estaba desalentando, pero no, los estaba alentando a que vivan cada etapa del desarrollo deportivo con gran alegría y sin frustraciones. Nosotros insistimos con que estudien, trabajen, que no descuiden sus horarios.

-Hablabas antes de Greg Peters, que hace unas semanas se mostró con Juan Imhoff. ¿Eso significa algo?

-Ya lo explicó mejor que yo Daniel Hourcade. Si el jugador dice "yo voy a jugar las 13 fechas que tenemos en 2017", bueno, podemos entrar en consideración. Pero no hay ningún club europeo que te dé a este jugador con 13 fechas, porque juegan 28. Le sacás 13 y no juegan nada. Entonces estamos en esa etapa, preferimos apostar a lo nuestro que traer un jugador por una fecha que no nos va a solucionar la definición de un partido que perdimos justo por milímetros.

-Mencionaste a Daniel Hourcade, que una de las cosas que tiene es que habla muy claro. Hace unos días habló y dijo: "Pensábamos que íbamos a pelear por un lugar en los playoffs, a ganar dos partidos de Rugby Championship y a ganar tres partidos en la ventana de noviembre. ¿Vos pensabas eso también?

-Hay una realidad: nosotros no estamos separados del pensamiento del grupo que conduce el rugby argentino. Tenemos todos los lunes reuniones del comité ejecutivo con gerentes, el rugby funciona también administrativamente como un equipo. Es muy difícil que un entrenador diga una cosa y yo otra.

-Dice también Hourcade que "hubo una sumatoria de decisiones equivocadas, tenemos que ver qué hemos hecho mal para ver que los jugadores lleguen cansados a noviembre".

-Podemos discutir toda la noche con Hourcade. Para mí ellos llegan cansados porque partidos que podían haber ganado los perdieron en el último minuto. Eso, a un jugador de rugby... Cuando estás ganando la cosa es "poneme partidos, haceme jugar", pero cuando te toca una racha que no la terminás de embocar por detalles, es lógico que el equipo parezca cansado. Pero un jugador europeo juega la misma cantidad de fechas que un jugador argentino, que suma los viajes, que esto sí es cansador. Entonces pensamos que estos jugadores nuevos se tienen que acostumbrar a que para ir a buscar la competencia en el hemisferio sur tenemos que cruzar al otro lado del mundo. Es mi visión.

-Más que cansancio lo ves como un golpe anímico entonces.

-Yo lo veo como que si hubieran ganado un par de partidos hubieran estado con más ánimo al final. El rugby es mucha cuestión de emoción. Vos te das manija, hacés un esfuerzo bárbaro durante la semana, vas a jugar un partido, por ahí perdés como el de Escocia, o el de Gales, y te sentís frustrado. Entonces, cuando el entrenador trabaje en algunos defectos, va a corregir detalles porque todos dicen que estamos dando el nivel. Si no estuviéramos dando el nivel tendríamos que corregir todo, porque nos estaríamos comiendo 70 con cualquiera. Ahí estaría preocupado. Bueno, si no bancamos que el equipo está haciendo un gran desarrollo, que está en la competencia nueva, que tenemos jugadores nuevos... Y no son excusas, son realidades. Cualquiera que quiera discutir de rugby en detalle tendrá que discutir de esas cosas.

-Tercera frase de Hourcade: "Tenemos que ampliar la base porque no podemos llegar así a 2019, fundamentalmente faltan pilares".

-Sí, realmente es correcto lo que está viendo, nosotros tenemos suponete dos pilares que parecieran que son titulares y después hay pilares jóvenes. ¿Cuál es el tema? Si esos jóvenes llegan al Mundial en desarrollo, porque tenés que adquirir experiencia, va a ser fantástico. Pero hoy estás jugando con nueve pilares contratados. Nosotros tenemos 57 jugadores contratados; para un solo equipo, jugaron el Championship y la ventana 37 jugadores, y 41 rugbiers jugaron en total entre Jaguares y el Championship. Entonces, la cantidad de jugadores estaría bien y por ahí es lógico que para determinados puestos necesito seguir trabajando con varios jugadores. Este año vamos a contratar 13 jugadores más a prueba, a verlos, entonces nos iremos a 70 jugadores. Y es lógico que sea así porque el entrenador lo pide. Por la duda esa que tienen de si el jugador llega cansado o no, que para mí, repito, es anímico y se da por una serie de resultados.

-La última y cuarta frase de Hourcade es sobre un tema complejo: jugar en el extranjero. Dice que "si los jugadores quieren, que se vayan, si a un chico le ofrecen un millón de euros, y, hermano, te acompaño, no te podés enojar con el jugador, que se vayan no lo podés estar negociando y renegociando todos los días".

-Nosotros tenemos períodos de negociación con los contratos, después los jugadores también son conscientes de que si tienen una oferta mejor la pondrán arriba de la mesa, y si nosotros estamos en condiciones la podemos igualar o mejorar. Si no, le damos la mano. Pero para los jugadores no todo es dinero. Primero que pagamos como los cuatro mejores clubes de Francia, no es que nosotros estamos lejísimos: el que se quiere ir, lo piensa dos veces.

La salida del CEO Greg Peters

Por razones personales y familiares, según el comunicado de la UAR, Greg Peters no continuará como CEO de la entidad. "Lamentamos la partida de Greg, que nos ayudó con su experiencia en este gran paso que decidió dar el rugby argentino al crear la franquicia y disputar el Super Rugby. Le agradecemos todo lo realizado y el conocimiento que transmitió a nuestra estructura", lo despidió Carlos Araujo en el comunicado.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas