Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Reinvención de la Bonarda

Sábado 31 de diciembre de 2016
SEGUIR
LA NACION
0

Justo cuando parecía que pasaría a la historia sin pena ni gloria, la bonarda dio el batacazo: los productores pegaron un volantazo en su estilo y terminó en 2016 con un arco insospechadamente amplio en materia de sabor y precio. A la fecha, hay bonarda cancheras y seductoras, serias y solemnes, otras más bien desenfadadas y jocosas, y hay, también, Bonarda desde el piso de la góndola a los estantes más altos.

Para un observador, sin embargo, la novedad tiene sólo dos caras. Los estilos cada vez más ligeros, en modo refresco, por un lado, y el giro de prestigio y precio, por otro.

La cosa es así. Mientras que se intentó hacer de la bonarda un Malbec -maduro, carnoso y con cuerpo- no tuvo otro lugar que el de suplente. Pero ahora en la vinoteca es posible encontrar estilos propios, tan frutados, frescos y ligeros como atractivos, de los que conviene probar Colonia Las Liebres (2015, $ 137), Vía Revolucionaria (2016, $ 190), Paso a Paso (2015, $ 150) o Cara Sur (2015, $ 315). Desenfadados, el truco es que quitan la sed. A ellos se suma el más serio Emma Zuccardi (2014, $ 540), que emplea uvas de Paraje Altamira y Tupungato y ofrece frescura y complejidad a un precio elevado.

Es justamente en materia de precio donde la variedad afianzó un sentido de prestigio. Con uvas del este de Mendoza, una región que hasta ayer estaba como caída del mapa, el que marca un nuevo hito es Nicola Catena Parcela (2013, $ 900), tinto que rinde homenaje al fundador de la saga de los Catena y quien plantara el viñedo allá a principios del siglo XX en Rivadavia. El vino es maduro y fresco, de jugosa elegancia y vistosa etiqueta. También destaca Gran Dante Bonarda (2013, $ 565), que mezcla uvas de Santa Rosa con Luján de Cuyo, y el imperecedero Nieto Senetiner Edición Limitada Bonarda (2012, $ 500), que aligera el paso cosecha a cosecha, con un 2014 por venir para agendar.

En la onda potente y con cuerpo, conviene probar tres vinos: Lorenza (2014, $ 367), Durigutti Reserva (2014, $ 300) y Paz (2014, $ 216). Entre ellos y los frescos, todo un mundo para descubrir.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas