Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

González Fraga: "El país necesita un ministro de Economía que hable y que entusiasme"

El ex titular del BCRA evalúa los cambios en el Gabinete y apoya el gradualismo; "Si aplicás una política de shock, el peronismo te voltea"

Sábado 31 de diciembre de 2016
SEGUIR
PARA LA NACION
0

Historia clínica

Javier González Fraga

Edad: 68

Ocupación: Ex presidente del Banco Central

Observaciones: Si bien pertenece a Cambiemos tiene la suficiente distancia y recorrido como para plantear públicamente su acompañamiento pero también sus diferencias

Foto: Archivo

La entrevista con el ex presidente del Banco Central fue telefónica.

-¿Cómo es su relación con Alfonso Prat-Gay y cuánta proximidad tiene con él?

-Mi proximidad fue hace muchos años atrás, cuando era alumno mío en los años 80. Fue uno de los pocos 10 que puse como profesor e inmediatamente se incorporó a mi estudio. Hoy día nos seguimos viendo pero exagero si te digo que este año fueron cuatro veces. Lo considero un economista muy valioso y equilibrado, con una sensibilidad social muy marcada que lo hace distinto.

-Prat-Gay confirmó que se fue por "diferencias de funcionamiento en el equipo". ¿A qué cree que se refiere?

-Creo que el Gobierno pretendía un mayor funcionamiento de equipo. Él tiene una personalidad no siempre fácil de integrarse, es un jugador solitario.

-¿Cómo funciona el "jugador solitario"?

-Quizás elabora sus ideas y en el debate contra otros resulta muy categórico. Me siento identificado porque me criticaban lo mismo. Una vez Felipe Solá me dijo que en política hay que ganar 6 a 4 y no 6 a 0.

-¿Alfonso buscaba el 6 a 0?

-(se ríe) Desconozco, pero podría ser.

-Se habló mucho de un problema de egos.

-Un ego grande a veces te dificulta las cosas, pero también ese ego enorme responde a la capacidad de generar confianza, de ser contundente y convencer. Una personalidad fuerte te ayuda a negociar con los holdouts y que te ofrezcan 68.000 millones de dólares como le ofrecieron en abril.

-Hay otra hipótesis: que Macri quiere ser menos gradualista y para eso necesitaba cambiarlo.

-No creo porque la política fiscal es el resultado de una cantidad de decisiones, no se decide tocando un botón en la secretaría de Hacienda y un señor fija el número. Haber logrado todo un año sin huelgas generales, evitar los saqueos en diciembre y sancionar cien leyes, todo esto no fue gratis. No podemos decir que Prat-Gay es el responsable. Sí es cierto que compartió la política gradualista y lo hizo porque así se logró el objetivo de la gobernabilidad política y de no hacer caer el peso del ajuste sobre los sectores que menos tenían. Si hubiéramos puesto el dólar a 27 pesos como muchos sostenían, por supuesto que hubiera caído el déficit fiscal porque una parte importante de los recursos son en dólares y, ya sea por exportaciones o importaciones, al devaluar en términos reales bajás el gasto público y el déficit. Pero, ¿ cuál hubiera sido el precio de bajar un 30 o 40% el salario real, si habiéndolo bajado un 5% se generaron semejantes críticas diciendo que es un ajustador? A Macri le resultó exitoso mantener el gasto público en niveles altos.

-¿Qué hubiera pasado si se aplicaba una política de shock?

-Si aplicás una política de shock el peronismo te voltea. Los anteriores cuatro presidentes no peronistas como Illia, Frondizi, Alfonsín y De la Rúa fueron volteados por el peronismo en elecciones o en gestiones de golpe de Estado, justamente, porque no se bancaron el ajuste. El peronismo se divide entre los que lo quieren voltear ya y los que lo quieren reemplazar en 2019 o 2023. Hay tres peronismos pero todos agazapados para llegar al poder en distintos tiempos. Además están los gobernadores, los sindicalistas, los diputados y senadores. Son una expresión de poder concreto.

-¿Cómo es eso?

-Siendo parte de Cambiemos, te hablo en primera persona, tenemos que tener claro que la historia dice que nuestra vulnerabilidad es la incapacidad de gobernar con el peronismo enfrente. Nuestro gran desafío no es hacer un ajuste para asegurarnos el retorno del populismo sino provocar un shock de inversión que permita que los obreros sigan ganando lo que están ganando pero aumenten la productividad y puedan hacer eso compatible con una economía en crecimiento.

-¿Usted teme que se pierda el gradualismo?

-Quisiera que me despejen la duda de si se mantendrá el gradualismo. Si se abandona, tengo miedo de que se debilite la fortaleza política que ha tenido el Gobierno en el último año. De todas maneras descuento que no se abandonará. [Nicolás] Dujovne tendrá otras características pero mantendrá un gradualismo a su estilo, no iremos a un shock ortodoxo como algunos pretenden.

-Pero dijo que quiere que le "despejen la duda". Significa que algún temor tiene.

-Sí, tengo un poquito de miedo, aunque espero que en los próximos días se confirme que siguen en el gradualismo. Si no, pondrían en riesgo el resultado electoral de octubre y esa sería la peor amenaza para la economía, el debilitamiento político de Cambiemos.

-¿Qué le falta al manejo de la economía?

-Yo quisiera un ministro que salga a convencer a la gente. A entusiasmar, a generar inversiones, que entusiasme al empresario. Quiero escuchar a alguien convencido del éxito de la política económica nacional para poner en marcha la economía, que el objetivo no sea sólo fiscal o una meta antiinflacionaria.

-Usted quiere un ministro carismático, justo lo que no quiere el Presidente.

-Esperar para ver. Yo no creo que ése sea el rol de Macri sino de un ministro del área económica. Incluso no creo que un presidente tenga todas las herramientas para poder hacerlo de una manera eficaz.

-¿Por qué?

-Hay que hablar con mucha convicción de temas muy complejos y con lenguaje técnico.

-¿Y eso Prat-Gay lo podría haber hecho bien?

-¡Nooo! Alfonso no hacía eso.

-¿Porque no lo dejaban o porque no quería?

-No lo hacía porque él consideraba que no era su tarea. Además, todos en el Gabinete se cuidan de no pisar el área del otro. Hay tan alto cuidado de la quintita del otro que están como autocensurados. Creo que el país necesita que se le hable. Y hasta ahora, durante este año que llevamos, no escuché por parte de Macri o Marcos Peña un discurso económico conclusivo y que entusiasme. Es una asignatura pendiente.

-Dejamos acá.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas