Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cartas de los lectores

Error en el mapa; Un uruguayo aconseja; Preso político; Cuidemos el legado

Miércoles 04 de enero de 2017
0

Error en el mapa

Ante el grave error cometido en la publicación de un mapa de la República Argentina en el que incomprensiblemente no se incluyeron las islas Malvinas y las del Atlántico Sur ni la Antártida Argentina, lo que provocó una justificada ola de críticas desde distintos sectores de la sociedad, el Ministerio de Desarrollo Social sólo atina a aclarar que fue un "error del departamento de diseño". O sea que, nada menos que en un tema de tanta sensibilidad para el pueblo argentino, la ministra Carolina Stanley no asume la responsabilidad que le cabe. Como siempre, la culpa es de otro.

Roberto Carbone

DNI 4.271.723

Un uruguayo aconseja

La agencia Télam enunció una serie de consejos a los argentinos que llegan a veranear al Uruguay. Son bastante discutibles, así que como uruguayo aquí les agrego otros cinco: 1) Disimulen el acento porteño, preferimos mil veces que nos hablen en taiwanés o afgano antes que oír ese acento porteño autosuficiente. 2) Caminen como Dios manda, no con ese pasito cortito y compadrón que tienen y que es inaguantable. Se los ve venir y hasta el barrio en que viven en Buenos Aires parece olerse de lejos. 3) Bajen el tono de voz, ya sabemos que hay porteños por acá, los venimos escuchando desde la Mansa. Hablen más bajo, no es necesario alardear a los gritos. 4) No hagan tantas preguntas al cuete, ésa es otra manera que tienen ustedes de hacerse ver. Preguntan hasta por las obviedades más grandes. Miren que los orientales no venimos al mundo con la misión de evacuarles sus consultas. 5) No nos elogien tanto, no precisamos que nos pasen a cada rato la mano por el lomo. Déjense de jorobar con que aman el Uruguay, nadie ama al Uruguay, ni siquiera nosotros mismos.

Habría más para decirles, pero esto es lo más importante. Disfruten de nuestras costas y vuelvan cuando quieran. Tampoco nos prometan nada, bastante tenemos con verlos llegar cada año y saberlos hermanos (pese a todo).

Enrique Alzugaray

CI 1.598.946-5

Preso político

El 30 de diciembre pasado falleció el coronel (R) Rodolfo Aníbal Campos, preso político desde noviembre de 2006, injustamente privado de su libertad, hecho que asumió plenamente y ajustándose a derecho cada vez que la "justicia" lo requirió. Como soldado de la patria, formado para cumplir órdenes y defender al país, no cuestionó lo que le fue encomendado, sino que lo cumplió con plena libertad y responsabilidad y con la convicción que eran momentos muy difíciles, no para dudar, sino para actuar. El tiempo, la política y los intereses mezquinos hicieron de esta guerra un motivo de revancha, con el único objetivo de destruir la moral de quienes arriesgaron sus vidas para conservar la libertad. Pero ahí estuvo, estoicamente, dando la cara ante quien corresponda, cumpliendo su condena durante 12 años. Como muchos otros, fue marginado, aislado por una sociedad y un poder político que solo busca quedar bien con encuestas, tendencias y superficialidades.

El 31 de diciembre enterramos sus restos en el cementerio de la Recoleta, sin que un solo soldado pudiera estar presente, haciendo sonar un clarín en su memoria y agradeciéndole por todos sus años ofrecidos a la Nación. ¿Qué ejemplo dejaremos para los que vengan?, ¿cuál será el espíritu de nuestro ejército si ni siquiera se permite un último saludo a nuestros combatientes?, ¿quién defenderá a nuestra nación si el día de mañana somos agredidos nuevamente?

¡Argentina, despierta! Con las ideas se vive, pero con las convicciones se muere.

José Julián Carneiro

juliancarneiro@gmail.com

Cuidemos el legado

Los parques Avellaneda, Centenario, Chacabuco, Lezama, Los Andes, Patricios y Pereyra. Las plazas Colón, San Martín y Rodríguez Peña. El legado de Carlos Thays y Benito Carrasco, espacios verdes magníficos y públicos, son el blanco al que apunta la administración de la ciudad para desfigurarlos, en lugar de preservarlos como es su obligación. Según los casos, han perdido en especies, hectáreas y suelo permeable, y se trabaja sin descanso para que ganen a cambio en caminos de cemento, bares y espacios comerciales subterráneos. El espacio público es tomado por asalto, para dejar una impronta de gestión superficial y superflua y, ¿por qué no?, si se puede, ganar algunos metros cuadrados para el mercado inmobiliario. Ahora, la Dirección de Espacios Verdes, con el pretexto de jerarquizar el acceso al Jardín Botánico sobre la avenida Santa Fe, está construyendo en forma ilegal e inconsulta un fenomenal artefacto de fatídica arquitectura, que irrumpe en un monumento histórico sin razón que lo autorice. Es imprescindible que se oiga la palabra de especialistas autorizados, y que la sencilla tarea de ocultar los tableros eléctricos se haga de manera sobria y elegante. No es esto lo que está ocurriendo. La opinión pública, movilizada por el espanto, ha conseguido ya un tibio retroceso, pero no pensemos que se abandonará la idea.

Pedimos que se respete la participación ciudadana y responsabilidad en los funcionarios. No aceptamos ser privados del legado de esos grandes paisajistas, es imperioso que luchemos para recuperar la belleza que nos legaron.

Ana Bas

Basta de Demoler

DNI 4.523.945

En la Red

Facebook

Dujovne: los impuestos al trabajo fomentan la informalidad

"Por fin alguien se da cuenta del tema de la presión tributaria"- Fer Fonte

"Primero quien tiene que dar el ejemplo es el mismo Estado, que paga muchos ítems en negro"- Emilio Federico Cortés

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.aro a la dirección: Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA)

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas