Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

CES 2017: Así es el Snapdragon 835, el chip que estará en los smartphones de alta gama este año

Lo diseña Qualcomm y es el sucesor del procesador que fue el corazón de los smartphones más avanzados del año

Miércoles 04 de enero de 2017 • 08:39
SEGUIR
LA NACION
0
En el medio, un Snapdragon 835, flanqueado por un Snapdragon 820 (izq) y un centavo de dólar (der.) a modo de referencia
En el medio, un Snapdragon 835, flanqueado por un Snapdragon 820 (izq) y un centavo de dólar (der.) a modo de referencia.

Qualcomm presentó ayer, en Las Vegas, el procesador Snapdragon 835. ¿Por qué este hecho, asociado al inicio de la CES 2017 -la más reciente edición de la mayor feria de electrónica de consumo del mundo-, tiene interés para el usuario común? Porque este procesador es el que, muy probablemente, estará en el corazón de la mayoría de los smartphones de alta gama que veamos este año; es una forma de ver qué nos depara 2017 en este punto.

A modo de referencia, el Snapdragon 820 (su antecesor) es el cerebro electrónico del Samsung Galaxy S7, del LG G5, del OnePlus 3 (el 3T tiene el modelo siguiente, el 821), del Lenovo Moto Z, HTC 10, etcétera. Así como Apple tiene su propia línea de chips, Samsung desarrolla su línea de procesadores Exynos, Huawei hace lo mismo con los Kirin, y muchos fabricantes usan procesadores MediaTek (para un segmento más económico); pero en el mundo Android todos, en algún modelo, usan un chip de Qualcomm (sea este o uno más modesto). Por su popularidad sirven como una suerte de medida de rendimiento; para que sea considerado un equipo de alta gama, un smartphone de 2017 tendrá que tener ese chip, o uno de otra marca pero que ofrezca una performance similar o superior (como suelen tener los procesadores Ax de Apple y los Exynos más recientes de Samsung).

Más chico, más eficiente

En el caso del Snapdragon 835, lo fabrica Samsung con su tecnología de 10 nanómetros (el primero de su clase; refiere al tamaño mínimo que tienen los elementos dentro del chip), lo que le permite hacer un chip un 35 por ciento más pequeño que su antecesor, el 820 (que usa tecnología de 14 nm); más pequeño implica más lugar para otros componentes o para la batería y, también, mayor eficiencia energética y menor disipación de calor: según Qualcomm, consume un 40 por ciento menos de energía que su antecesor, y logra un rendimiento un 27 por ciento mayor.

Para correr Windows 10

Por supuesto, son números de laboratorio: en la mayoría de las tareas cotidianas, no se notará a simple vista el músculo de los ocho núcleos Kryo 280, cuatro corriendo a 2,45 GHz y otros cuatro a 1,9 GHz, que complementa con gráficos Adreno 540. Pero sí hacen posible correr Windows 10 sobre ARM (algo que Qualcomm y Microsoft anunciaron a mediados de diciembre último) e incluso correr aplicaciones x86, pensadas para chips de Intel, con este procesador, en forma transparente -en teoría, al menos; por ahora hay sólo una demo-. Ese 27 por ciento de mayor rendimiento se notará, sobre todo, en las aplicaciones más "pesadas" (realidad virtual, videojuegos de mucho realismo, en la velocidad con la que procesa una imagen, etcétera).

El primero con Bluetooth 5

El hardware incluye un nuevo módem 4G X16 (esto significa que admite hasta un gigabit de datos por segundo de descarga, una capacidad fenomenal que requiere, claro, que la operadora le permita esa tasa de transferencia de datos; es la primera prueba de Qualcomm de camino al 5G), compatibilidad con el flamante Bluetooth 5 (que tiene cuatro veces más cobertura y el doble de capacidad de transferencia de datos que su antecesor) y mucho trabajo en procesamiento de imágenes, tanto para fotografía -con soporte para cámaras de 32 megapixeles o un sistema de dos sensores de 16 megapixeles, mejoras en la estabilización digital y el posprocesamiento de las fotos- como para videojuegos y realidad virtual: tiene soporte para sensores de 6 grados de movimiento, seguimiento de ojos para saber qué mira el usuario cuando tiene puestos los lentes.

De hecho, el mismo día de la presentación del Snapdragon 835 la firma ODG presentó sus anteojos de realidad aumentada R-8 y R-9, que llevan este chip en su interior, con un precio de unos mil dólares, y que son capaces de detectar no sólo cuando el usuario gira la cabeza, sino también cuando se desplaza; Intel tiene algo similar con su Proyecto Alloy. Los anteojos de ODG estarán disponibles en la segunda mitad del año.

Los anteojos de realidad aumentada de ODG, con un chip Snapdragon 835 en su interior
Los anteojos de realidad aumentada de ODG, con un chip Snapdragon 835 en su interior.

El sistema de ubicación satelital del chip ofrece soporte para el GPS estadounidense y el Glonass ruso -algo usual- pero también para el chino BeiDou, y el europeo Galileo, en funcionamiento desde mediados de diciembre último.

La nueva versión de carga rápida de batería

El nuevo chip también da soporte para Quick Charge 4.0, la tecnología de carga rápida de batería de la compañía (5 horas de uso con 5 minutos de carga, dice Qualcomm, aunque no especifica cómo es ese uso); es compatible con el estándar de carga de USB-C que apoya Google, y es un 20 por ciento más veloz que Quick Charge 3.0, la tecnología que tienen varios equipos disponibles hoy; por ejemplo, el Lenovo Moto Z Play el LG G5, entre otros.

Disponible en los próximos meses

¿Cuándo lo veremos? Teniendo en cuenta la sociedad con Samsung, el Galaxy S8 es un firme candidato, al menos para la versión del teléfono destinada a EE.UU (la firma surcoreana suele hacer dos versiones del equipo); se espera que sea presentado en abril, pero antes, durante el Congreso Mundial de Móviles de Barcelona, en febrero, es probable que otros fabricantes muestren sus smartphones con este procesador.

Para Qualcomm (que por estos días está apelando a una multa del gobierno surcoreano por 835 millones de dólares por prácticas anticompetitivas) el desafío está en lograr que los fabricantes incluyan a este procesador también en tabletas y computadoras convertibles, apostando sobre todo a quitarle mercado a Intel (que escapa hacia segmentos de equipos más caros; ya no hace chips para smartphones o tabletas) y defendiéndose de MediaTek, que tiene una muy competitiva propuesta en el segmento más económico.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas